lunes, 1 de septiembre de 2014

AVANCE DE LA SEMANA (62)


Se acabó agosto, el mes que más he leído en mi vida (infancia aparte en la que me leía un libro al día) con un total de catorce libros. Lecturas muy variadas como podréis ver a lo largo de septiembre según vaya poniendo las reseñas.

Y empiezo con una semana muy peculiar, porque será la semana kindle, con tres libros autopublicados. Y los tres son buenos.




El martes comenzaré con Antonio Lagares y su Bobo, una novela que deja atrás el terror psicológico de La rastreadora para presentarnos un thriler muy emotivo en algunos momentos sobre un preso que va a ser ejecutado y cuenta a un periodista su vida.







El miércoles La Alejandría olvidada, en la que Almudena Navarro nos traslada siglos atrás para presentarnos una de las ciudades fundadas por Alejandro Magno, olvidadas y perdidas hoy en el polvo del desierto.





El jueves es el turno de Isabel Mata con Maldito poder (Nuestro futuro) un libro que autopublicó a finales del año pasado y que tratándose de una fantasía ha terminado siendo una profecía cumplida. Solo por eso ya merece la pena leerlo.

viernes, 29 de agosto de 2014

LA PENA MÁXIMA (SANTIAGO RONCAGLIOLO)


Asesinato en el Mundial





FICHA TÉCNICA

Título: La pena máxima
Autor: Santiago Roncagliolo
Editorial: Alfaguara (2014)
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas:385
PVP: 18,50 €






SANTIAGO RONCAGLIOLO

De él nos dice la editorial en la solapa interior del libro:

Santiago Roncagliolo (Lima, 1975) escribe novelas de humor como Pudor, Memorias de una dama y Óscar y las mujeres, y de suspense como Tan cerca de la vida y Abril rojo.
Además ha publicado crónicas periodísticas sobre dos fascinantes personajes latinoamericanos: el terrorista Abimael Guzmán (La cuarta espada) y el poeta camaleónico Enrique Amorim (El amante uruguayo)
Escribe para El País semanal.
Reside en Barcelona






ARGUMENTO

Con las calles de la ciudad desiertas pues se va a celebrar el Perú-Escocia, primer partido de la selección peruana en el mundial Argentina-78, un hombre deambula por ellas para entregar el peligroso paquete que le han encomendado. No podrá llevar a cabo su misión, pues es finalmente asesinado.
La investigación de dicho asesinato terminará recayendo sobre Chacaltana, un joven funcionario que era su amigo.






LA PENA MÁXIMA

El título de la novela es un juego de palabras que hace referencia al máximo dolor que puede sufrir un ser humano y al penalty, la pena máxima en el fútbol.
Cartel del Mundial Argentina 78
Porque La pena máxima es una novela con referencias futbolísticas.
No son muchas las novelas que tengan que ver con el mundo del fútbol, a pesar de ser uno de los deportes más populares a nivel mundial. Podría citar la magnífica Saber perder de David Trueba (que tiene a un jugador de fútbol como protagonista) o La simetría del deseo de Eshkol Nevo.
Con esta última tiene una particularidad común, pues en La simetría de un deseo un grupo de amigos se reúne para ver juntos los mundiales de fútbol. Y La pena máxima transcurre durante un mundial de fútbol: el de Argentina 1978. No preocuparos aquellos que no sois aficionados a este deporte, porque el mundial no es más que una referencia, un modo de encuadrar la historia, que comienza con un asesinato que tiene lugar mientras las calles están desiertas, encerrados todos en sus casas para ver el primer partido de la selección peruana, y termina con la final de dicho mundial jugada por Argentina y Holanda. De hecho, al protagonista ni le gusta el fútbol ni entiende nada de él. Aunque la realidad del fútbol y la pasión que despierta es igual en cualquier país:
-¡Yo no quiero democracia, carajo! -gritó uno desde un Volksvagen escarabajo- ¡Yo quiero ver el Mundial! (Página 181)

Bandera de Perú
Eso sí, para los aficionados al fútbol, hay un aliciente literario especial, pues se intercalan en la novela momentos de la narración radiofónica o televisiva de dichos encuentros. El lenguaje de dichas retransmisiones es muy peculiar, de ahí que sea muy curioso leerlas con giros peruanos e incluso argentinos (uno de los partidos de Argentina el protagonista se encuentra en dicho país). Si a eso le sumáis que han pasado más de treinta años, he de reconocer que me ha resultado muy entretenido detenerme en estos pasajes, ver cómo ha cambiado el concepto del juego o de la transmisión del mismo. Un ejemplo:
-¡Pena máxima! -decía el narrador, en ese y todos los televisores de Perú-. ¡Penal a favor de Escocia! Héctor Chumpitaz ha parado un ataque de Rioch y el árbitro ha señalado el punto de castigo. Oblitas y Toribio Dñiaz protestan, pero el referee es inflexible. Masson se prepara para patear. Lanza el disparo yyy... ¡lo tapa el portero! ¡Un heroico Quiroga bloquea el penal! (Página 13)

Si a ti no te atraen, no hay problema en saltarse esos breves textos intercalados en la narración y que en nada afectan al desarrollo de la misma.


El mundial de fútbol es parte del contexto, porque además es un momento histórico concreto en Perú, que después de años de dictadura militar va a celebrar nuevamente elecciones democráticas. Y esa situación política es también parte del trasfondo en el que discurre la novela. En un momento en el que los servicios secretos de varios países americanas colaboran entre sí entregándose a fugitivos de la represión, en lo que se denominó operación Cóndor.


Selección peruana
Pero por encima de todo, destaca la singular figura de su protagonista: Chacaltana. Un joven funcionario encerrado en el más oculto de los archivos donde va archivando metódicamente todo lo que a él llega. Un metódico del orden, que cree en la justicia y en la misión que está cumpliendo, dominado por una madre estricta y cuyo único amigo aparece asesinado. Es Chacaltana un buen hombre cuya ingenuidad está a punto de saltar por los aires cuando le toca investigar los oscuros entresijos del poder que él ansía defender.






IMPRESIÓN PERSONAL

La pena máxima es una novela que me ha sorprendido muy gratamente, que con el fútbol como excusa nos muestra la situación de Perú allá en el año 1978. Un Perú convulso aún en la transición de la dictadura a la democracia.
El lenguaje apenas usa giros extraños (salvo en las retransmisiones deportivas) por lo que no es en ningún momento una dificultad a la hora de leer la novela.
Una historia que en cierto modo podríamos definir como de iniciación, aunque dicha iniciación consista en abrirse a la cruda realidad de la vida más allá de la ingenuidad inicial de su personaje, que por momentos roza lo cómico.
Una intriga muy bien urdida y muy bien medida en sus tiempos (todo un hallazgo el enmarcar los capítulos con los partidos de Perú en dicho mundial) que obliga a leerla de un tirón por la capacidad que tiene de atrapar.
Aunque no es tanto el enganche a la intriga, como el que provoca su personaje principal y la evolución que va surgiendo a través de las páginas de la novela, aquellas que le llevan a ver el lado más siniestro del poder, aquel al que quiere servir para conseguir un estado mejor desde su humilde puesto de funcionario.

No rechacéis La pena máxima aquellos a los que no os gusta el fútbol. Tampoco le gusta a Chacaltana.






Gracias a Editorial Alfaguara que me ha proporcionado un ejemplar de La Pena máxima para su lectura y reseña







VALORACIÓN: 8/10




Si quieres conocer más novedades 2014, pincha AQUÍ









jueves, 28 de agosto de 2014

CALENDARIO DE RESEÑAS DE LA ÚLTIMA VUELTA DEL SCAIFE (SEGUNDA ENTREGA

miércoles, 27 de agosto de 2014

SEPTIEMBRE MES GUERRERO

Guerrero, muy guerrero viene el mes de septiembre. Y no por la vuelta al trabajo, ni por las facturas de las vacaciones o el comienzo del curso escolar con sus matrículas, libros, uniformes, etc, etc.

No. Septiembre viene muy guerrero por culpa de Libros que hay que leer, que nos propone su mes guerrero en el que hay que leer libros ambientados durante un conflicto armado.


Si quieres conocer las bases pincha AQUÍ


Además para aquellos que se apunten se sortean cinco ejemplares digitales de La pintora de estrellas de Amelia Noguera, de próxima publicación en Suma de letras.

martes, 26 de agosto de 2014

ANTES DE LOS 16 (LORENZO SILVA)

Dos nuevos casos de Bevilacqua





FICHA TÉCNICA

Título: Antes de los dieciséis/547 amigos
Autor: Lorenzo Silva
Editorial: Destino
Encuadernación: Tapa dura
Páginas: 94









LA SERIE BEVILACQUA

Las novelas que componen hasta ahora la serie son las siguientes:

-El lejano país de los estanques (1998). Premio El Ojo Crítico 1998.
-El alquimista impaciente (2000). Premio Nadal.
-La niebla y la doncella (2002).
-Nadie vale más que otro, cuatro asuntos de Bevilacqua (2004).
-La reina sin espejo (2005).
-La estrategia del agua (2010)
-La marca del meridiano (2012) Premio Planeta
-Los cuerpos extraños (2014)


Una serie que va cambiando permanentemente de escenarios. Comienza El lejano país de los estanques en Mallorca para pasar luego a una España rural (creo recordar que la acción transcurría en Guadalajara) en El alquimista impaciente, a viajar a las Islas Canarias (Tenerife y La Palma) en La doncella y la niebla, a los paisajes urbanos de Madrid en Nadie vale más que otro o a Barcelona en La Reina sin espejo y posteriormente volver allí en La marca del meridiano. Quedan muchos lugares de España por recorrer y ha sido la costa levantina el lugar elegido por el autor para Los cuerpos extraños.
En Antes de los dieciséis nos traslada a la costa asturiana y en 547 amigos, aunque transcurre en Madrid, el cadáver se encuentra en la provincia de Segovia.






ARGUMENTO:

Antes de los dieciséis

Una joven aparece muerta a los pies de un acantilado. Comienza la investigación en su entorno de amigos.


547 amigos

En un área de descanso de la autopista de Madrid a Segovia, aparece muerto el cadáver de una adolescente. ¿Quién pudo llevarla hasta allí y asesinarla?







ANTES DE LOS DIECISÉIS/547 AMIGOS

Al comprar en El corte Inglés Los cuerpos extraños, la última novela de Lorenzo Silva, venía de regalo este pequeño libro con dos relatos de la serie Bevilacqua que no estaban publicados.
Relatos que son más breves que aquellos que en su día publicó bajo el título Nadie vale más que otro, cuatro asuntos de Bevilacqua. A pesar de estar escritos con bastante tiempo de diferencia (547 amigos es del 2010 y Antes de los dieciséis es del 2013), la temática es común, pues nos presenta el asesinato de dos adolescentes, aunque la coincidencia va más allá de ese hecho, pues nos muestra un mundo de adolescentes en el que las redes sociales son parte consustancial a sus vidas:
Otra cosa que añoro son los tiempos en que una persona sólo era sus llamadas telefónicas y sus papeles, si los tenía. Cuando no había que fisgar en sus trescientos canales de comunicación con el mundo para decir siempre lo mismo, casi nada de interés (Página 15)

Son dos relatos que, aunque breves, reúnen todas las características de sus hermanos mayores. Incluso aquí se verbaliza un pensamiento que creo es común entre los seguidores de la serie, pues es a través de las novelas de la serie Bevilacqua donde muchos hemos aprendido que la Guardia Civil es mucho más que esa pareja de motoristas que está en la carretera:
Yo creía que vosotros solo estabais para vigilar la carretera y el campo, que de estas cosas se ocupaba la policía científica. (página 7)

Cómo no, también aprovecha para ir añadiendo pequeños datos sobre Bevilacqua:
Iba a contar que ese mar era gris o marrón según el día, y que lo llamaban Río. De la Plata, para más señas. Pero a quién le importa todo eso. Quizá ni a mí, que desde que me alejaron de allí, con siete años, no he hecho el esfuerzo de volver y he aprendido a conformarme con otros mares, otros colores, otras gentes. Con esto de los muertos. (Página 53)


Y por supuesto, no faltan esos toques de humor que caracterizan los libros de la serie:
-¿Están cooperando los proveedores de Internet?
-No tanto como con Barack Obama -se dolió la sargento.
-Es que a nosotros no nos han dado el Nobel de la Paz.
-Será eso. (Página 16)

-Eso, Pandora. Nunca terminaré de manejarme bien con a onomástica actual. En mi época solo podía ponérsele cualquier nombre a un perro, los de personar eran los que eran. (Página 15)






IMPRESIÓN PERSONAL

No son dos relatos imprescindibles, pero sirven para deleitar a los seguidores de la serie al reunir, aunque en un número menor de páginas, todos los elementos que aparecen en la serie de Bevilacqua.
Evidentemente la brevedad hace que las historias estén menos desarrolladas, sean menos complejas, pues han de resolverse en pocas páginas. Pero es también posible gracias a que los personajes de la trama son viejos conocidos.

Si eres seguidor de la serie, disfrutarás con estos dos relatos.








VALORACIÓN: 8/10




Si quieres conocer más reseñas de novela negra, de misterio o policiaca, pincha AQUÍ





lunes, 25 de agosto de 2014

AVANCE DE LA SEMANA (61)

Se acabó lo bueno, que como siempre dura poco o por lo menos nos lo parece, y de nuevo a la carga. Así que para empezar os dejo una imagen de mis vacaciones, en la que pese a que ha habido mucha montaña, también hemos bajado al mar en busca de faros. Por eso os dejo esta imagen de un faro al atardecer




Aunque haya estado con el blog casi cerrado (realicé una entrada para hablar del decreto del gobierno contra las bibliotecas que puedes ver AQUÍ), no quiere decir que no haya leído. Es más, ha sido un agosto muy lector con once novela leídas hasta ahora.
Por otra parte, el que no haya publicado reseñas no quiere decir que no las haya hecho, sino que no las he editado, porque de hecho arranco el nuevo curso con ocho reseñas ya escritas, de las que esta semana os traigo dos, porque en realidad hasta la semana que viene no vuelvo a la completa normalidad con mi conexión a Internet en condiciones.





El martes os traigo dos relatos de la serie Bevilacqua que venían de regalo al comprar en El corte Inglés Los cuerpos extraños de Lorenzo Silva. Se trata de Antes de los dieciséis y 547 amigos.








El jueves es el turno de un autor que no conocía de nada pero que me ha gustado mucho: Santiago Roncagliolo. Se trata de La pena máxima, una novela ambientada en Perú durante los mundiales de fútbol Argentina-78

lunes, 11 de agosto de 2014

¿ADIÓS A LAS BIBLIOTECAS? CON VACACIONALIDAD ALEVOSÍA

Estaba yo tan tranquilo con el blog cerrado por vacaciones, cuando me llegó una entrada de Teresa de Leyendo en el bus (ver AQUÍ) donde nos comunicaba que el gobierno había vuelto a actuar con vacacionalidad y alevosía (hay que reconocer que es una herencia recibida de todos los gobiernos anteriores que aprovechan siempre los periodos de vacaciones para publicar sus decretos más controvertidos o antipopulares) publicando un nuevo decreto (ver AQUÍ)

Bajo la excusa de conseguir “el desarrollo reglamentario del derecho de remuneración a los autores por los préstamos de sus obras en determinados establecimientos abiertos al público” lo que termina diciendo es que se crea un nuevo pago a las bibliotecas (exentas las de instituciones de enseñanza y las de pueblos de menos de cinco mil habitantes) por el préstamo de libros.
Es la propia biblioteca la que tiene que atender al pago de dicho canon. Un canon que varía en función del número de usuarios efectivos y de las obras que tengan a disposición de los mismos. O dicho de otra manera, aquellas bibliotecas que hayan realizado bien su labor, tengan un elevado número de usuarios y un fondo bilbiográfico más amplio (al usar sus fondos para comprar libros y no para gastarlo en eventos sociales) serán las que más tengan que pagar.

A las bibliotecas no les van a quedar más que dos opciones: o repercutir dicho coste en sus usuarios (cobrando por el préstamo de libros o por la inscripción en la biblioteca) o aminorar sus costes por otras vías (despedir empleados o comprar menos libros)
El resultado en cualquier caso será el mismo: un empobrecimiento de las mismas, o incluso el cierre de algunas.

Hay que dejar claras algunas cosas: No es algo que el gobierno se haya sacado de la manga, sino que viene (más o menos impuesto desde Bruselas). Ahora bien, el gobierno podía haber optado por ser el mismo el encargado de pagar dicha cifra dentro de sus presupuestos.
No hacerlo supone un apretón más a los delicados presupuestos de muchos municipios (que suelen ser finalmente los que tienen a su cargo las bibliotecas).

¿Os extraña? A mi personalmente no, porque el tema viene de más atrás. La alcaldesa (no electa) de Madrid hace ya un año a propósito de la no apertura de una biblioteca en Madrid por falta de personal para atenderla, ya dijo que algunos servicios públicos podrían ser atendidos por personal voluntario. Para a continuación rematar el tema diciendo que había que conseguir que los servicios públicos (y hablaba de bibliotecas), fueran rentables.
¿Que se entiende por rentable? ¿Dar beneficios? ¿Qué tipo beneficios? Porque se entiende que el beneficio de una biblioteca es conseguir que la población tenga mayor cultura y conocimientos. Pero mucho me temo que este gobierno solo habla de beneficios económicos.
Siguiendo ese razonamiento ¿también tienen que conseguir beneficios algunos servicios públicos como los bomberos o la policía (preparémonos en ese caso para pagar multas permanentemente con la que financiar dicho cuerpo)?


Si en algunos casos este gobierno pretende hacernos retroceder a finales del siglo XIX, en este caso parece que el salto es aún más atrás, hasta la Edad Media, en la que el saber estaba en manos de unos pocos: la Iglesia y la nobleza. El pueblo permanecía sin formación, el mejor sistema para mantenerlo dominado.
¿Conseguirá su propósito este gobierno? ¿Alguien se cree que ese dinero será repartido justamente entre los autores? ¿Acaso quieren los autores, presuntos beneficiados de este decreto, recibir dinero a costa de sus lectores? ¿Tendrán que crearse bibliotecas como si de una ONG se tratase para que la cultura se siga transmitiendo?

Permaneceré atento a las propuestas que en la red (hoy por hoy el gran enemigo de los que quieren abusar de su poder) para manteneros informado y ver la manera de que no se perpetre este disparate.


Y ya, sin más, vuelvo a mis vacaciones blogueras hasta la última semana de agosto.

(Nadie como el gran dibujante Quino para resumir algunas situaciones)



Analytics