jueves, 21 de julio de 2016

MI RECUERDO ES MÁS FUERTE QUE TU OLVIDO (PALOMA SÁNCHEZ-GARNICA)

Mi recuerdo es más fuerte que tu olvido
Paloma Sánchez-Garnica



FICHA TÉCNICA

Título: Mi recuerdo es más fuerte que tu olvido
Autor: Paloma Sánchez-Garnica
Editorial: Planeta, 2016
Encuadernación: Tapa dura
Páginas: 480
PVP: 21,90 €






martes, 19 de julio de 2016

ENCUENTRO CON FIONA BARTON

El pasado 29 de junio tuvo lugar en el hotel AC Recoletos de Madrid un encuentro con Fiona Barton, autora de L, un thriller diferente que nos muestra la otra cara de un matrimonio, la de una mujer cuyo marido ha sido acusado de ser el responsable de la desaparición de una niña.

Fiona nos hablaba en inglés, todo hay que decirlo, con un acento que hacía fácil su entendimiento, pero de todos modos, contábamos con una traducción simultánea que permitió que todo el encuentro fuese muy ágil.
Comenzó con la presentación de los presentes (en la que por cierto no estuve presente, porque cuando tienes una cita con un médico de la seguridad social, no siempre puedes salir a la hora prevista, como fue el caso).

jueves, 14 de julio de 2016

NOVEDADES DE BOLSILLO 2016/9

Para los que preferís leer en papel, pero la economía no la tenéis muy boyante, las ediciones de bolsillo son, bibliotecas aparte, la mejor alternativa.

Por eso os traigo algunas novedades de bolsillo. Hay más, pero las que os traigo os permiten acceder a la reseña de la misma (basta con pinchar en el título) para orientaros mejor.


miércoles, 13 de julio de 2016

martes, 12 de julio de 2016

EL ÁNGEL PERDIDO (JAVIER SIERRA)

El ángel perdido
Javier Sierra



FICHA TÉCNICA

Título: El ángel perdido
Autor: Javier Sierra
Editorial: Planeta, 2011
Encuadernación: Tapa dura
Páginas: 544
PVP: 21,90 €








Editorial: Planeta, 2016
Encuadernación: Tapa dura
Páginas: 592
PVP: 6,95 €






JAVIER SIERRA

La editorial nos cuenta del autor:

Tras el éxito internacional de novelas como El ángel perdido, La dama azul o La cena secreta —publicadas en más de cuarenta países—, decide embarcarse en el titánico proyecto de desvelar el «arcanon» secreto del Museo del Prado. Una de las colecciones de pintura, dice, con más misterios del mundo. Iniciado en edad muy temprana en la tarea de contar Historia —e historias— en los medios de comunicación, Sierra lleva más de dos décadas empeñado en hallar respuestas a las grandes incógnitas que nos rodean y compartir sus descubrimientos a través de la literatura. «Una de las pocas invenciones humanas capaz de trascender el tiempo y las fronteras culturales», asegura. En la actualidad vive en Madrid y El maestro del Prado es su décimo libro.






¿Perdido quién? ¿El ángel, el autor o el lector?



ARGUMENTO de EL ÁNGEL PERDIDO

Sinopsis tomada de la editorial:

Mientras trabaja en la restauración del Pórtico de la Gloria de Santiago de Compostela, Julia Álvarez recibe una noticia devastadora: su marido ha sido secuestrado en una región montañosa del noreste de Turquía. Sin quererlo, Julia se verá envuelta en una ambiciosa carrera por controlar dos antiguas piedras que, al parecer, permiten el contacto con entidades sobrenaturales y por las que están interesados desde una misteriosa secta oriental hasta el presidente de los Estados Unidos.






EL ÁNGEL PERDIDO

Se ha comparado a Javier Sierra con Dan Brown, con la diferencia de que Javier es español y los temas están más cerca de nosotros. De él he leído un par de cosas, aunque la última realmente me gustó mucho. Se trata de La cena secreta en que con el cuadro de Leonardo bien presente (afortunadamente viene la reproducción del mismo en el libro), Javier Sierra hace gala de una imaginación desbordante para darnos una sorprendente interpretación a todas y cada una de las figuras del famoso cuadro así como de los objetos que en él aparecen. El cuadro de La última cena de Leonardo da Vinci es el punto central de este libro. Precisamente fue este libro el que llevó a la comparación con el famoso escritor norteamericano.
Frente a tales acusaciones (como tal considero yo que a alguien lo comparen con Dan Brown) yo decía: Ya quisiera Dan Brown escribir la mitad de bien y con la misma coherencia que nuestro Javier Sierra. Pero me temo que las críticas han hecho mella en Javier Sierra que sin poderlo evitar se ha convertido efectivamente en el nuevo Dan Brown, éxito de ventas incluido, pues este libro estuvo varias semanas entre los libros más vendidos en nuestro país e incluso ha llegado al número tres en Estados Unidos.
Y no será por prisas, que ha tardado nada más y nada menos que ocho años en volver a publicar después del inesperado éxito internacional de ventas de La última cena. Ocho años que dice haber empleado en investigar y documentarse para su novela para terminar contándonos que Noia es la última ciudad del camino de Santiago.
O sea, que toda la investigación se le ha ido en documentarse sobre leyendas como el diluvio. Una leyenda que es de carácter universal, porque se cuenta en todos los pueblos del mundo, aunque cambien los protagonistas. Según el relato del diluvio universal, los dioses (o el Dios en caso de los judíos) se enfadó con la maldad del hombre y decidió aniquilarlo mediante un gran diluvio. Solo se salvó un puñado de hombres protegidos de los cielos, que por obediencia construyeron una gran embarcación (de iguales características en todas las culturas) con la que sobrevivieron ellos y todas las especies que introdujeron en esta construcción. Nosotros lo que conocemos por nuestra cultura es el Arca de Noé. Pero en cualquier caso, la historia siempre acaba con la barca varada en lo alto de un monte y el hombre que se ha salvado, dando un nuevo inicio a la humanidad.
Y entre diluvio y el Libro de Enoc, van transcurriendo las primeras páginas del libro, mientras el autor trata de que entremos en materia angelical. Sí, porque en el Libro de Enoc se describe como los ángeles del cielo terminaron por unirse a las bellísimas mujeres de la tierra, lo cual trajo como consecuencia una degeneración de la raza humana, que crecía en inteligencia pudiendo asemejarse a los mismos dioses, motivo por el que estos deciden eliminarlos enviándoles el diluvio.
Diluvio del que unos pocos seres se salvaron. Pero esa relación con los ángeles no quedó rota, pues para comunicarse con ellos, los hombres disponían de unas piedras, aparentemente vulgares piedras, pero que tenían un poder especial que permitían la comunicación con los ángeles.

Este tema tan angelical requiere una localización adecuada. Bien hubiera podido valer el conjunto de piedras de Stonehenge, pero como Javier Sierra es español, ha elegido una ubicación mucho más nuestra como es Santiago de Compostela, cargada de misterios y leyendas, comenzando por su propio nombre, ese Compostela o Campo de estrellas, con todo lo que eso tiene de toque misterioso. Y junto a la ciudad, la joya de la misma, la Plaza del Obradoiro y como no el Pórtico de la Gloria la obra cumbre del románico que hace tiempo que no puede verse debajo del andamiaje que tiene puesto para su restauración (aquejada la piedra de un misterioso mal como si las fuerzas telúricas y sagradas la estuviesen destruyendo.
La verdad es que el Pórtico de la Gloria podría dar muchísimo juego, porque todo él está cargado de personajes simbólicos que podrían dar pie a múltiples juegos e interpretaciones, un poco como hizo el autor en La cena secreta, pero debe ser que la investigación en este campo no le llegó a tanto y decidió seguir por los trillados caminos de la fantasía desbordada.
Y puestos a enredar la cosa, nada mejor que mezclar dos grandes mitos como el de Noé con el de Santiago. Todo a partir del escudo de Noia, que es el mismo arca de Noé:
«La presunta ruta de Santiago cubre un territorio sembrado de topónimos vinculados a Noé. No se trata solo de Noia, sino de Noain en Navarra, Noja en Sntander, Noenlles en La Coruña, el río Noallo en Orense. (...) Si el camino de Santiago muere en la tumba del Apóstol, el camino noético desemboca...
¿¿En la tumba de Noé??» (Página 208)

No acaban aquí las alusiones bíblicas, porque estas piedras con poder comunicativo están presentes a lo largo de toda la Biblia. Así las tablas de la ley de Moisés, serían piedras de este tipo, como también lo fue la piedra sobre la que Jacob recostó la cabeza para dormir y le permitió en sueños subir la célebre escalera que le llevó hasta Dios. E Isaías gracias a estas piedras se comunicaba con Dios antes de escribir sus profecías.
De lo que se trata en la novela es de como distintos grupos están persiguiendo esas piedras para ponerse en contacto con los dioses. ¿Para acabar con el mundo o para salvarlo? Esa es la incógnita.
Porque los dioses andan nuevamente cabreados con nosotros. Están indignados con el comportamiento dela humanidad, pero en lugar de acampar en la Puerta del Sol como buen demócrata, se comportan como los más exaltados y violentos de los antisistema y amenazan a cargarse a toda la humanidad como ya hicieron en otras ocasiones.
Por eso si nadie lo remedia, vendrá el día grande y terrible. Aquí Javier Sierra se pone más que al día, y en lugar de mandarnos un apocalipsis de fuego que llueve del cielo, con lo que amenaza a la humanidad es con un brutal
cambio climático. Que no otra cosa fue el diluvio universal que a punto estuvo de arrasar a la humanidad si no hubiese sido porque algún dios disidente avisó a algunos humanos para que se salvasen.
Me pregunto entonces si no será este un libro patrocinado por la industria petrolera y algunas de las industrias más contaminantes del planeta, porque resulta que el cambio climático no es cosa de un aumento de la polución por exceso de emisiones de anhídrido carbónico, ni de que estemos talando nuestros árboles. No, todo se debe a un incremento de las fuerzas magnéticas del mundo provocadas por unos dioses indignados con los humanos.




PERSONAJES

A todo esto, tenemos una protagonista española, Julia Álvarez que en breves líneas nos permite darnos cuenta de que la profundización psicológica en los personajes no va a ser ni mucho menos el fuerte de esta novela.
A pesar de que buena parte de la novela está narrada en primera persona, pues todo lo que atañe a esta conservadora española, amante de la historia, nos lo cuenta ella misma (aparte de esa narración, el resto de la misma se nos narra con un narrador omnisciente), poco más podemos saber de esta mujer, que se ha casado locamente enamorada (porque lo cuenta el autor, no porque te lo puedas creer) de un hombre que apareció en el Camino de Santiago. Un hombre del que poco más sabemos, aparte de que es un ex agente de los servicios secretos americanos y que anda por el mundo con dos de esas famosas piedras que todo el mundo quiere. Su relación con Julia parece una pura pantomima para utilizarla como médium con las piedras pues sabe (¿cómo lo sabe?) que tiene un don que permite activarlas. Y Julia se deja utilizar hasta que se cansa y prefiere quedarse en Santiago analizando el Pórtico de la Gloria que acudir a otro de esos viajes a los que su marido la lleva tras las piedras.
Y si ese es el único personaje medianamente definido, imaginaos los demás, que un póster tiene más relieve que estos personajes planos hasta la exasperación de los que buscamos algo más en la lectura.






IMPRESIÓN PERSONAL

El libro se lee en un suspiro, de cortos que son los capítulos y lo esquemático del lenguaje y de los personajes. Pero hacía bastante tiempo que no leía algo tan malo y tan decepcionante. Porque hay que distinguir entre fantasía, que es una cosa y falta de credibilidad, porque en ningún momento puedes llegar a creerte lo que te están contando. Sumadle a eso la ausencia de unos personajes mínimamente trazados y ¿qué tenemos? Nada, por muy rápido y muy bien que pueda leerse este libro.
De ahí mi sorpresa en comprobar cómo sigue en puestos muy altos de la lista de libros más vendidos, porque todavía no he encontrado a nadie que me haya hablado bien de este libro.

Allá por la página doscientos (que ya está bien), decidí mandar el libro a paseo, o mejor dicho, a la biblioteca, que hay lista de espera detrás mío para poderlo leer. Pero comentando con alguien lo malo que era me preguntó: ¿Llegaste al desembarco de los americanos en Galicia?
Glubs, eso hay que leerlo, porque debe figurar en los anales de la literatura. Así que ya puestos, seguí adelante, que leyendo muy rápido me iba a enterar de todo y no me iba a llevar tanto tiempo. Y sí, leí como un grupo de operaciones especiales desembarcaban en Galicia dejando un reguero de muertos y destrozando nuestro patrimonio nacional en forma de iglesias y tumbas como si de un decorado de cartón piedra se tratase.

Para remate, el final está a la altura del libro, o sea, con tal derroche de imaginación que resulta totalmente increíble. Un final que lleva el libro no a una calificación de deficiente, sino de muy deficiente.
Lo único interesante, también entre las páginas finales, es la comparación del camino de Santiago como el de la vida misma, con ese inicio por los Pirineos frondosos, adentrándonos en la madurez de la vida en las tierras fértiles de La Rioja, para llegar a la vejez en la sequedad del camino al entrar en Castilla. Y la etapa final, la del Paraíso al entrar en Santiago, con la visión del Pórtico de la Gloria.


Demasiado poco para un libro, lo peor que he leído en el año 2011.




VALORACIÓN: 3/10


           


domingo, 10 de julio de 2016

Analytics