sábado, 6 de febrero de 2016

RETO LIBROS AUTOEDITADOS 2016

Francisco desde su blog Un lector indiscreto nos propone un interesante reto al que me apunto de antemano sabiendo que voy a cumplirlo, porque consiste en leer y reseñar  seis libros autoeditados durante el año.



Teniendo en cuenta que he vuelto a subirme a la bici estática, que allí leo en el Kindle (precisamente libros autoeditados) y que ya llevo dos (uno aún por reseñar) a estas alturas del año…


Para saber más y apuntarte, las bases AQUÍ




Mis lecturas




viernes, 5 de febrero de 2016

ENCUENTRO LITERARIO CON ÁLVARO ARBINA (LA MUJER DEL RELOJ)



El pasado miércoles 3 de febrero y organizado por Ediciones B, tuvo lugar una tertulia literaria, la primera de la que esperan sea una larga serie de ellas. Por ello el lugar elegido fue el Café Gijón, un lugar con amplia tradición de tertulias literarias y en cuyas sillas se han sentado numerosos y famosos escritores.
La idea es muy buena. El lugar no tanto, porque  aunque sea muy bonito, con un grupo de catorce personas, la acústica no era tan buena  como para que pudiéramos entendernos bien.
                                       
Los asistentes con ´Álvaro Arbina y Lucía Luengo
El fondo de esta primera reunión era charlar con Álvaro Arbina, autor de La mujer del reloj y con Lucía Luengo su editora, que era la encargada de llevar la dirección del encuentro, que comenzó por su presentación del autor, un jovencísimo talento (demasiadas veces son las que se nos habla de un joven autor que anda rondando los cuarenta años) que no llega a los veinticinco años y que un día con toda su ilusión mando su escrito como tantos otros lo hacen a una editorial y que tuvo la fortuna de caer en buenas manos y estar ahora publicado. Para Lucía Luengo, Álvaro Urbina es el descubrimiento del año.
Para los que hemos leído, probablemente también lo sea y más después de conocer al autor que a mí personalmente me dejó impresionado, una impresión compartida con algunos de los compañeros de tertulia con los que pude hablar.

Álvaro Arbina y Lucía Luengo
La mujer del reloj es una novela que como decía Lucía Luengo, reunía muchas cosas, pues es una novela de iniciación, un thriller, una novela de misterio y una novela histórica que nos lleva durante la guerra de Independencia española a un viaje a través de la península, desde Vitoria, pasando por Madrid hasta Cádiz con sus Cortes Constituyentes o la isla de la Cabrera.

El autor nos comentó que lleva escribiendo desde la adolescencia y que fue en una conversación en la que decidió rescatar uno de esos personajes que tenía escritor para hacer con él una novela.
Aunque empezó sin grandes pretensiones, se fue sumergiendo en la historia hasta quedar atrapado en ella como espera que le pase a sus lectores.
Comenzó a escribirla cuando cursaba quinto de Arquitectura (los dibujos que aparecen en la novela son obra suya). Durante todo el día estudiaba, antes de cenar iba a correr para liberar energía y tras la cenase encerraba en su habitación para escribir la novela.

En cuanto a su formación como escritor, Álvaro Arbina es autodidacta. Al escribir, comenzó a leer mirando los libros de otra manera, buscando su estructura interna, esa que permite mantener la tensión, crear personajes, hacerlos avanzar… La escritura para él no es tan diferente a la arquitectura, no solo porque ambas sean un arte, sino porque se trata de lo mismo, de buscar la estructura para poder construir el edificio, que sea bello y que no se derrumbe, o en el caso de una novela, para que la historia no chirrie.
Hay otra similitud entre arquitectura y 3scritura y es que es un trabajo creativo que te acompaña en todas tus situaciones, en la que no puedes parar de pensar e imaginar cómo seguir adelante.

¿Por qué eligió el siglo XIX? Porque por una parte es una época no tan distanciada de nosotros como para que sus elementos sean demasiados diferentes a los actuales, pero por otra parte lo suficientemente distante como para que merezca la pena tratarlo, máxime cuando la Guerra de la Independencia el parece un periodo muy relevante de nuestra historia a pesar de lo cual, ha sido poco tratado en nuestra literatura.

En cuanto a la documentación necesaria para escribir esta novela, reconoce que leyó bastantes documentos, pero siempre intentando no irse por las ramas, algo a lo que está acostumbrado gracias a su carrera, en la que cada dos o tres semanas hay que empezar y terminar un proyecto nuevo, lo cual impide irse por las ramas. Hay que ir a lo concreto, a lo que en su caso pensaba que podía serle útil para la novela.
E importante era recrear el ambiente de un lugar como Vitoria, una comarca en la que podían vivir unos seis mil habitantes cuando ocurrieron los hechos que nos narra y que, de repente, se encontraron con ocho mil soldados acantonados allí y a los que había que proveer de todo.
Nos habló también del episodio de la isla de la Cabrera, que le llamó la atención desde que lo encontró, aquella isla utilizada como prisión de los soldados franceses capturados (en principio los de la batalla de Bailén). Entraron once mil prisioneros de los que al final solo sobrevivieron tres mil.
También nos habló de Cádiz, de la Constitución que allí se creó y de la que el estudió las actas de lo que estuvieron hablando en la misma durante el periodo que los protagonistas allí pasaron.

Para él su mayor reto y dificultad fue el cómo hilar la multitud de géneros que podemos encontrar en la novela: histórica, thriller, misterio, de iniciación, en cómo conseguir que una novela histórica en la que hay que ir describiendo la época y el ambiente en que se movían los protagonistas, dicha descripción no haga perder el ritmo de la novela. Un ritmo (agrego yo) que es trepidante, que no pierde fuerza durante toda la novela.



Quiero comentaros ahora mi impresión personal sobre el autor, porque he de reconocer que me dejó fuertemente impresionado. No es para menos, porque con los pocos años que tiene, es toda una locura embarcarse en una novela de casi setecientas páginas que requiere una profunda documentación. Cmo nos dijo, en el fondo era un iluso cuando comenzó a escribir esta novela, sin saber dónde se estaba metiendo.
Pero no sólo con ilusión se escribe. Requiere una tenacidad a prueba de bombas (escribir al mismo tiempo que se estudia no es tarea sencilla). Requiere una capacidad de síntesis y un cerebro poco común, para poder plasmar toda esa información y transmitirla al lector cargada de entusiasmo y de sentimientos que hacen que el lector tenga que engancharse irremediablemente a la novela.
Y por si fuera poco, hacerlo en un plazo de solo dos años sin dedicación exclusiva… una obra titánica.

Por eso te recomiendo que pongas La mujer del reloj entre tus novelas favoritas y la leas cuanto antes. No te arrepentirás.



Si quieres leer más sobre la novela pincha AQUÍ para ver mi reseña.






FICHA TÉCNICA

Título: La mujer del reloj
Autor: Álvaro Arbina
Editorial: Ediciones B, 2016
Encuadernación: Tapa dura
Páginas: 696
PVP: 19,50 €
Ebook: 8,49 €








jueves, 4 de febrero de 2016

CONTROLARÉ TUS SUEÑÓS (JOHN VERDON)

Controlaré tus sueños
John Verdon




FICHA TÉCNICA

Título: Controlaré tus sueños
Autor: John Verdon
Editorial: Roca, 2015
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 429
PVP: 19,90 €







JOHN VERDON

Se dice que la jubilación es el comienzo de una nueva etapa en la vida. Algunos se lo toman muy a pecho como John Verdon, para el que su jubilación supuso el comienzo de una nueva carrera, en ese caso como escritor. Un caso que no es único, pues aquí en España tenemos también el caso de Chufo Llorens, un autor que ha vendido cientos de  miles de ejemplares de sus novelas (Te daré la tierra es la más vendida), pero que tampoco comenzó a escribir hasta que le llegó su jubilación.

Muchas similitudes hay entre el protagonista de sus novelas Dave Gurney y él mismo, pues después de toda una vida viviendo en Nueva York, al jubilarse se trasladó al campo, a más de dos horas de la ciudad para vivir una vida distinta. Lo mismo que hace su detective al retirarse.
Y al igual que él, es una persona muy reflexiva y que no puede permanecer demasiado ociosa, por más que le encante contemplar las estrellas por la noche. Así que cuando no está escribiendo esas seis  horas que le dedica al día, tres a primera hora de la mañana y tres a última hora de la tarde la, está cortando leña o haciendo sus propios muebles de madera. Con un lema: 
«Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes.»

Cinco son las novelas que ha escrito hasta ahora, protagonizadas por el policía retirado Dave Gurney:

-Controlaré tus sueños







El caso del hipnotista


ARGUMENTO

«Así que aquí está: Dave Gurney, detective de primer grado, Departamento de Homicidios de la Policía de Nueva York, el agente más condecorado de la historia del departamento, planeando vigilar a un puercoespín. Un cerebro apto para enfrentarse a las mentes criminales más formidables del planeta, concentrado en una puta bola pinchada en un árbol.» (Página 29)

Dice el refrán que «cuando el diablo no tiene nada que hacer, con el rabo mata moscas.» Y algo semejante le ocurre a Dave Gurney, que a falta de otro enigma mejor, se dedica a curiosear sobre las curiosidades de un puercoespín, para lo que solicita a su amigo Hardwick una cámara de vigilancia.
Y Hardwick accede, solo que junto a la cámara le lleva un caso ante el que no podrá resistirse: el de cuatro hombres que pese a no conocerse de nada han tenido un mismo sueño, una terrible pesadilla, tras lo cual se han suicidado.
La policía descubre que tenían dos puntos en común: haberse alojado en un hotel en un recóndito lugar en las montañas Adirondack y haber asistido a terapia con un mismo hipnotista.









CONTROLARÉ TUS SUEÑOS

Quinta entrega de Dave Gurney, que por mucho que se empeñe en investigar la vida de un puercoespín, no se ha transformado en un amante de la naturaleza:
«Aunque oficialmente Dave ya no era el detective de Homicidios que había sido durante veinte años, había quedado claro que no iba a transformarse en un amante de la naturaleza, las bicicletas y el kayak, como había esperado ella.» (Página 12)

Quinta entrega decía porque, pese a estar oficialmente retirado, ya se ha visto involucrado en la resolución de cuatro difíciles casos que incluso han podido costarle la vida:
«Desde que había dejado el Departamento de Policía de Nueva York, tras aceptar su pensión después de veinticinco años en el trabajo, le resultaba difícil descubrir su estatus. Madelaine comentaba con frecuencia que el término “retirado” difícilmente encajaba con un hombre que se había sumergido en cuatro grandes casos de asesinato desde que había dejado el departamento de manera oficial». (Página 100)

Al igual que en los casos anteriores, se enfrentará a una situación que parece imposible e inexplicable:
«Otra señal de que, es este caso, no hay nada simple. La mayor parte es estrambótica o imposible.» (Página 199)

En este caso nos enfrenta a la posibilidad de que un hipnotista tenga el poder de conseguir que la gente se suicide. Algo hay claro, no se trata de una persona cualquiera, pues su capacidad para cambiar los comportamientos ajenos son los que le proporcionan una clientela de lo más selecta:
«Richard tiene un poder extraordinario para cambiar el comportamiento de la gente de la noche a la mañana. Es una sensación de empatía intensa. Es una conexión que le permite motivar a sus pacientes en el nivel más profundo. (…) Richard reajusta la forma en que la gente ve las cosas. Suena mágico, pero es totalmente real.» (Página 32)

Más no es él el que acude en solicitud de ayuda, sino su hermana, porque pese a su gran habilidad para con los demás, no es capaz de defenderse a sí mismo en muchas circunstancias de la vida diaria:
«Lo que estoy diciendo es que tiene profundos altibajos. La gran ironía es que es un hombre que puede ayudar prácticamente a todos los que acuden a él, pero, cuando se trata de sus propios demonios, es impotente.» (Página 36)


Adirondack
Para dar algo más de misterio a la acción, esta transcurre en su mayor parte en un paraje aislado en las montañas de Adirondack. Un aislamiento que se ve en algunos momentos más opresivo por culpa del mal tiempo que hace que entrar o salir del lugar no sea algo sencillo.



Al igual que ocurre en entregas anteriores, no es necesario haber leído ninguna novela más con Gurney como protagonista para coger el hilo a la historia, pues son muchas las pistas que se nos dan para conocerlo a lo largo de la novela, para saber quién es(ya he puesto alguna cita en esta entrada) o qué es lo que pretende:
«¿Qué quiere de verdad Dave Gurney? Es una pregunta interesante. Tiene un gran imperativo en su vida. Quiere comprender. Quiere conectar los puntos. Su personalidad se construye en torno a ese deseo central, un deseo que percibe como necesidad.» (Página 124)

Un personaje que no está solo, pues junto a él está siempre su esposa y la relación que con ella mantiene, pues la personalidad de Gurney hace que no siempre sea fácil la relación con él:
«Había un fondo de verdad en sus palabras: en su día a día, siempre estaba eso del yo contra el nosotros. El detective frente al marido.» (Página 370)

Y hablando de Madelaine, su esposa, en este libro hay una evolución en la historia, pues conoceremos parte de su pasado, un pasado en el que también hay viejos fantasmas escondidos en su armario.






IMPRESIÓN PERSONAL

En esta quinta entrega, John Verdon vuelve a oscilar más hacia la novela de misterio que hacia la novela negra, hacia la que estaba derivando poco a poco la serie. Y es que no hay como un caso complicado y estrambótico para sumergirnos en una historia con ciertos toques de misterio a lo Agatha Christie, como ocurría con la que inició la serie (Sé lo que estás pensando), en la que se nos plantea una situación que parece más cosa de magia que de realidad.
Hace que la novela se lea con mucho interés, más aún para los que hemos seguido sus entregas anteriores, cuando el personaje de Madeleine evoluciona de un modo espectacular, revelándonos un personaje muy apartado de esa aparente seguridad en sí misma que hemos podido ver hasta ahora.

Probablemente te de pereza pensar en un total hasta ahora de cinco entregas, pero no te lo pienses mucho y si puedes, hazte con esta novela, porque puede leerse de un modo totalmente independiente de las anteriores.
Una novela para pasar un buen rato de lectura e intentando ver por dónde va a salir el autor para desenredar la compleja madeja que crea en su trama.




Gracias a Editorial Roca que me ha facilitado un ejemplar de Controlaré tus sueños para su lectura y reseña




VALORACIÓN: 8/10




Si quieres conocer más reseñas de novela negra, de misterio o policiaca pincha AQUÍ


Si quieres conocer más novedades editoriales 2015, pincha AQUÍ


miércoles, 3 de febrero de 2016

GANADOR DE UN EJEMPLAR DE "EL GRAN LEO" (MARIO REYES)

Ya tenemos ganador del sorteo de un ejemplar de El gran Leo de Mario Reyes.




Lo primero el listado definitivo de participantes


PARTICIPANTEPUNTOSSORTEO
1Isabel161-16
2Kelika2317-39
3La isla de las mil palabras2140-60
4Ana1461-74
5Tamara López1275-86
6Yurika1587-101
7Irunesa20102-121
8Quilu28122-149
9Ana Mº García12150-161
10Erianed19162-180
11Inquilinas Netherfiel15181-195
12Fesaro21196-216
13Isaura BP14217-230
14La menina entre libros9231-239


Y el ganador es:


Fesaro

El libro lo mandamos nosotros por correo ordinario. Manda tus datos postales a pedroesantosh@yahoo.es


Gracias a todos por vuestra participación.

martes, 2 de febrero de 2016

EL HOMBRE QUE MATÓ A MESSI (EMMA RIVEROLA)

El hombre que mató a Messi
Emma Riverola



FICHA TÉCNICA

Título: El hombre que mató a Messi
Autor: Emma Riverola
Editorial: Edhasa, 2015
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 281
PVP: 15,00 €








EMMA RIVEROLA

De ella nos cuenta la editorial en la solapa interior del libro:

Emma Riverola nació en Barcelona en 1965. Esta es su tercera novela después de Cartas desde la ausencia (2008) y El amuleto de papel (2004)

En la actualidad es columnista en El periódico de Catalunya y la revista Woman. También ha publicado artículos en El País y en el suplemento Yo, dona de El Mundo.






Es usted, ¿verdad?


ARGUMENTO

«Es usted, ¿verdad?»

Así comienza la novela, con una pregunta aparentemente inocua pero de la que Jaro lleva huyendo años, desde que en un salto por un balón dividido, mató a Messi, el ídolo de la afición, buscando un anonimato y un olvido que parece negársele. Ahora parece que ha encontrado por fin un refugio que le protege del mundo exterior.
«Allí, no era el asesino de dios. En aquel rincón incomprensible del mundo, la muerte de Messi no había generado la colosal locura que había provocado en el resto del planeta.» (Página 28)

Gaia lleva años en busca de respuestas y de un olvido imposible, desde que siendo ella muy pequeña, su madre murió en el atentado que ETA perpetró en el Hipercor de Barcelona.

Dos soledades que van a colisionar entre sí.







EL HOMBRE QUE MATÓ A MESSI

Es El hombre que mató a Messi una novela que por su título puede llevarnos a engaño y buscar en ella lo que seguramente no encontremos o rechacemos suponiendo que es otra cosa y entonces nos la perderemos.
Porque lo primero en que nos invita a pensar dicho título, por otra parte muy llamativo, es que nos encontramos ante una novela que gira en torno al mundo del fútbol. Y nada más lejos de la realidad, aunque evidentemente dicho mundo, especialmente en la primera parte tiene que aparecer, más que nada con una serie de reflexiones acerca del mismo. Por ejemplo:
«Cuando la pelota entra en el arco, todos metemos el gol. Nos abrazamos, lloramos… Es un momento mágico. ¡Una catarsis!... ¿Sabes lo que es una catarsis? Es una especie de purificación, de liberación. Ese gol es el grito del vencedor del duelo, del ejército victorioso, del cazador ante la bestia. Todos marcamos.» (Página 41)

No es en absoluto un obstáculo para los que no os gusta dicho deporte, ni tenéis que saber nada acerca del mismo (por otra parte ¿quién no conoce aunque sólo sea de nombre a Messi?)

Tampoco es una novela negra que gire en torno a un asesinato. No hay tal. Es un encontronazo como tantos otros que puede haber en un partido, pero que en este caso acaba con la muerte del gran ídolo de la afición, de Messi. Y ahí comienza la cuesta abajo para un hombre que hasta ese momento era también el ídolo de su afición, un hombre que venía de un pequeño pueblo, ascendiendo de la nada hasta ser un astro. Una vida que ahora ve desaparecer para convertirse en nada. O en algo peor que nada: en alguien odiado por todos:
«Sentía rabia. Y desesperación. No podía vivir sin el fútbol. Del mismo modo que ya no podía vivir sin despertar admiración. Se sentía desnudo sin esas voces que le adulaban a todas horas, que le proclamaban amor incondicional, que le hacían sentir el más fuerte, el mejor.» (Página 22)


¿Qué es entonces El hombre que mató a Messi? Es en primer lugar una historia sobre la culpa. La culpa del que, aunque sea de modo involuntario se ha convertido en verdugo, la culpa por otra parte del superviviente, de esa hija que ha perdido a su madre en un atentado.
Una culpa que lleva a los dos protagonistas a una huida. Es también pues, la historia de dos huidas en las que por motivos diferentes, ambos protagonistas, Jaro y Gaia terminan solos.
Dos soledades que terminan coincidiendo en un remoto paraje de Barcelona. Dos personalidades que nada tienen que ver entre sí, dos visiones de la vida completamente diferentes:
«-Ésa es la diferencia entre tú y yo. Tú te aferras a lo malo y te empeñas en tratar de convertirlo en bueno.
-Tú huyes y lo malo te persigue. No creo que tu plan sea mucho mejor.» (Página 232)

Es también una reflexión sobre la culpa, sobre esa línea a veces más difusa de lo que parece que separa víctimas de verdugos
«Preferiría que no hubiera ocurrido, pero pedir perdón sería admitir una culpa. Y yo no soy culpable de nada. Es más, ¡me siento una víctima! Messi murió en el campo y a mí me mató el mundo.» (Página 163)


Finalmente, es también una historia de amor, un amor entre dos seres opuestos pero que encuentran un punto común: el de un mundo cargado de fantasía como son los cuentos que inventa Gaia, algo que hacía ya desde pequeña con su madre:
«¿Qué, Gaia, qué cuento inventarías ahora para mí? Un gato. Éste es el cuento de un viejo y asqueroso gato callejero que nació sin corazón. Vivía pero era incapaz de amar. En su brillante vida pasó de ser el niño de pueblo triste a convertirse en el príncipe rebelde del reino deslumbrante del fútbol. Pero en un choque, murió por primera vez.» (Página 173)


Solo un apunte más, muy personal por otra parte, para terminar. Jaro y yo tenemos algo en común, que no es la práctica del fútbol, por cierto, sino el amor por una película, la única que lleva con sigo huida tras huida: Johnny Guitar.
Los que hayáis visto esta película, tendréis con ello una buena pista de por dónde va la compleja personalidad de Jaro, que elige una película que no es precisamente un prodigio de acción, con dos protagonistas que en cierto modo son unos perdedores y de la que en los libros de cine ha quedado su famoso diálogo, el que encierra una historia de amor singular:
«-Engáñame. (…) Dime que aún me quieres como yo te quiero
-Aún te quiero tanto como tú a mí.»






IMPRESIÓN PERSONAL

Para nada ha sido El hombre que mató a Messi la historia que yo esperaba. Pero ojalá tuviera yo a lo largo del año sorpresas tan agradables como la que ha supuesto la lectura de esta novela que desde aquí recomiendo a todos. ¡Dejad atrás prejuicios futboleros!
Esta historia es mucho más que eso, porque lo que prima por encima de todo es la sensibilidad de Emma Riverola para narrarnos el sufrimiento de dos personas incapaces de superar sus traumas personales, de aceptar su realidad, de aceptarse como son.

Una sensibilidad que aparece también en esos pequeños cuentos narrados por la protagonista que van salpicando el relato. Un relato que va creciendo en intensidad a medida que pasan sus páginas, conforme sus protagonistas, aunque sólo sea levemente van abriendo sus caparazones y dejando que el otro penetre en su interior.

Sé que esta no es una novela que haya tenido mucha publicidad ni presencia en la red, de ahí mi especial insistencia en que no la dejéis pasar de largo, que historias como ésta, no son frecuentes en la literatura.






Gracias a Editorial Edhasa y a Emma Riverola que me han proporcionado un ejemplar de El hombre que mató a Messi para su lectura y reseña





VALORACIÓN: 9/10



Si quieres conocer más novedades editoriales 2015, pincha AQUÍ





lunes, 1 de febrero de 2016

AVANCE DE LA SEMANA 128/5



Comienza hoy mismo el segundo mes del año, que nos trae un día más de regalo para que podamos disfrutar de más lecturas. Como las que vengo a proponeros esta semana.



El martes  una novela de la que no podéis fiaros del título: El hombre que mató a Messi, porque no se trata de una novela sobre el fútbol ni de una novela negra, sino una historia sobre víctimas y verdugos, sobre el sentimiento de culpa y que además esconde una buena historia de amor escrita por Emma Riverola.






El miércoles conoceremos al ganador de un ejemplar de El Gran Leo, el libro de Mario Reyes que sorteamos en el blog.






El jueves un intrigante caso e Controlaré tus sueños, la quinta y de momento última entrega de los casos de Dave Gurney, el personaje creado por John Verdon.









El viernes os traeré el resumen de Enero, un mes que resultó muy completo.




El domingo os contaré el encuentro con Jon Arretxe que nos habló de su última novela: Juegos de cloaca.








¿Qué estoy leyendo?



Durante esta semana visitaré Santiago de Compostela de la mano de Fran Zabaleta, que nos transporta a mediados del siglo XV con su novela En tiempo de halcones








Analytics