martes, 21 de octubre de 2014

HIJOS DE ATENEA (MERCEDES PINTO)

El último esclavo




FICHA TÉCNICA

Título: Hijos de la libertad
Autor: Mercedes Pinto Maldonado
Editorial: Autoeditado en Amazon
Páginas:
PVP








MERCEDES PINTO MALDONADO

Poco sé de Mercedes Pinto, una autora perteneciente a la llamada generación Kindle y que tiene ya a sus espaldas unos cuantos libros publicados y que podéis encontrar en Amazon. Una escritora de la que solo se hablan maravillas en los blogs y que cuando me decidí a comenzar con una novela suya tras haber leído un relato breve que me dejó emocionado, ella misma me recomendó que empezara por La vuelta del scaife.

Esto es lo que de ella se nos cuenta en su libro:
Mercedes Pinto Maldonado nació en Granada, pero actualmente vive en Málaga. Cursó estudios de Medicina en las universidades de Granada y Málaga, pero abandonó la ciencia para dedicarse de lleno a la pintura y la literatura. Ha realizado varias exposiciones de pintura y desde hace diez años se dedica de lleno a escribir.

Ha publicado cinco novelas
-  El talento de Nano, novela juvenil cuyas ilustraciones son de la propia autora
- La última vuelta del scaife, novela histórica ambientada en el periodo entreguerras.
Maldita, novela romántica
Pretérito imperfecto, novela dramático romántica.
El fotógrafo de paisajes, un thriller psicológico
-  Hijos de Atenea: Novela histórica

Actualmente tiene varias novelas a la espera de publicación y está trabajando en su nuevo reto. Se define como una escritora humanista para la que el escenario de sus obras puede ser cualquier género. 

Mantiene contacto con sus lectores desde hace años en su blog:
http:// mercedespinto.wordpress.com/


También puedes seguirla en Facebook:
https:// www.facebook.com/ mercedespintomaldonado Y en Twitter: https:// twitter.com/ 






ARGUMENTO

Me llamo Bahati, y mi nombre significa «suerte».

Nacido libre en la sabana de Angola, curioso por naturaleza, es educado por un misionero blanco que le enseña a leer y escribir y despierta en el un ansia de conocimiento.
Capturado por unos esclavistas, es llevado en barco a Cuba. Él es el último hombre esclavo que desembarcó en la isla y esta es su historia.








HIJOS DE ATENEA

El libro comienza con una cita:
A todos los hijos de Atenea, hombres y mujeres que escogieron el camino del conocimiento y la sabiduría para luchar por la justicia y la libertad.

Atenea, la diosa de la lucha y la sabiduría. Porque de lucha y de amor al saber y a la libertad va a tratar esta novela.


Esta es mi historia, la de un hombre nacido entre las gentes más parias del planeta y vendido a los esclavistas, que gracias a su suerte y curiosa e impar educación siempre se sintió libre.

Así comienza esta singular historia. Quizás de entrada, viendo el argumento te quedes un poco dubitativo y sin atreverte a comprar y leer esta novela. Tal vez te ocurra como a mí, que aunque al final te terminen encantando, las novelas que tratan sobre campos de concentración o esclavitud, las dejas para un momento en que tu ánimo esté alto por lo duras que suelen resultar.
Eso era lo que yo esperaba en esta novela, un retrato muy duro de la esclavitud. Sin embargo Hijos de la libertad resulta una lectura muy ligera, porque incluso en lo más duro de la novela que es el viaje en barco hasta Cuba con todos los esclavos hacinados en una mínima bodega,por encima de ese sentimiento de horror, figura el del amor, que es de tal magnitud que hace que todo lo demás quede minimizado. Es ese sentimiento el que hace sobrevivir a Bahati en la travesía y es el que permite al lector sobrellevar estas páginas sin tener que parar a cada rato horrorizados.

AMOR, así, con mayúsculas. Ese es el sentimiento y la sensación que en todo momento alimenta y hace avanzar a la novela. Nada mejor que esta cita del libro para centrarnos:
Has de saber que nada en este mundo es para siempre más que el amor que dejamos tras marcharnos.

El amor adopta muchas formas: el amor de Bahati por el misionero que le forma, por el bebé que le toca en suerte cuidar, por el amo que le salva de una dura vida en el ingenio o el amor que siente por . Amor, amor, amor. De él está lleno el libro, de amor desbordan sus páginas.
Sí, así es el amor, sorprendente, caprichoso y magnánimo con lo que toca.

Y como no, amor por el conocimiento, por el saber:
Esta es la lucha del señor Washington: hacer entender a nuestra raza la importancia de la educación para conseguir que se haga justicia.

Un planteamiento que coincide plenamente con una novela que he leído y de la que os he hablado recientemente: La camarera de Bach, de Antonio Gómez Rufo. En ambas se nos habla de la importancia del conocimiento para salir de la pobreza, para alcanzar una vida mejor y más digna. De nada le sirve al esclavo alcanzar su libertad si no tiene unos conocimientos básicos que le permitan sobrevivir en su nueva condición de hombre libre. O dicho de otra manera, la ignorancia es la que nos termina haciendo esclavos.

Inevitablemente la libertad es el otro gran tema que trata esta novela. Porque la libertad no es sólo un papel firmado que le permitía a un hombre poder pasearse como libre. Es algo mucho más profundo, que está en el corazón.

Y en esas seguimos, buscando la libertad.








IMPRESIÓN PERSONAL

No ha resultado ser Hijos de la libertad como yo esperaba. Mejor. Mucho mejor. Porque en lugar de ser una durísima novela sobre las condiciones de vida de los esclavos, es un alegato por la libertad y por el saber. Una novela en la que como os decía lo importante es el amor, aunque invitablemente como dice Joaquín Sabina, las grandes historias de amor han de ser tristes. Y en muchos momentos la historia de amor que encontraremos en Hijos de Atenea lo es.

Hijos de Atenea es también, como ya sucediera en La última vuelta del scaife, un canto a la igualdad entre los hombres, por encima de razas, de colores de piel o de religiones. Así el motor de la historia es el amor que une a unos hombres, por otra parte muy diferentes, por la sabiduría, por el conocimiento.

En Hijos de Atenea vuelve Mercedes Pinto a crear unos personajes entrañables y llenos de sensibilidad, de esos que es difícil no enamorarse, no empatizar con ellos y gozar y sufrir con las vicisitudes que la vida va poniéndoles por delante.
No os achantéis a la hora de comenzar esta novela pensando que es una historia muy dura, porque se lee con facilidad y la lagrimita, que seguramente a más de uno le caerá, se deberá más bien a la sensibilidad que tiene toda la novela. Aunque ya puestos, mucho más dura es Maldita.




VALORACIÓN: 8/10



Si quieres conocer más novedades 2014, pincha AQUÍ



Si quieres conocer más reseñas de novela histórica, pincha AQUÍ



lunes, 20 de octubre de 2014

AVANCE DE LA SEMANA (69)



Esta semana va a ser muy negra, porque arrancará con la historia del último esclavo negro que llegó a Cuba, continuará con una revisión del género negro a cargo de autoras españolas y terminará en las playas de Galveston con un matón al que un cáncer ha condenado a muerte.


El martes os presentaré la última novela autopublicada de Mercedes Pinto Maldonado, que nos narra la historia del último esclavo que arribó a las cosas de Cuba. Una vida que no sólo será la de su lucha por la libertad, sino la lucha por conseguir conocimiento. Se llama Hijos de Atenea.






El miércoles una colección de relatos que lleva por título Fundido en negro, en el que se nos presentarán relatos de género negro escritos todos por mujeres. No abundan autoras femeninas en este género (a las que se da un repaso en la introducción) y las que aquí se nos presentan merecen la pena.










El jueves el debut en la novela de Nic Pizzolatto, que quizás solo os suene a los seguidores de la serie True detective, pues es el guionista de la misma. Lleva por título Galveston y merece sin duda la pena. 

domingo, 19 de octubre de 2014

LA ENTREGA (DENNIS LEHANE)

El camarero silencioso







FICHA TÉCNICA

Título: La entrega
Autor: Dennis Lehanne
Editorial: Salamandra (2014)
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 192
PVP: 15,00 €







DENNIS LEHANE Y SU OBRA

A este autor llegué gracias a un compañero internauta cuando me descubrió Shutter Island, que leí antes de su estreno cinematográfico.

Una de las características de las novelas de Dennis Lehane es que son muy cinematográficas. A la espera de que su última novela (Cualquier otro día) sea llevada este año 2.010 a la gran pantalla, tres son las novelas adaptadas pava el cine, todas ellas con una característica común: Han sido buenas o muy buenas películas:

-Mystic river: Dirigida por Clint Eastwood y con un reparto de lujo (Sean Penn, Tim Robbins. Kevin Bacon)

-Desapareció una noche con un Ben Affleck que resulta mucho mejor director que actor.

-Shutter Island una de las mejores películas del año, dirigida por Martin Scorcese y con la actuación estelar de Leonardo Di Caprio.

-La entrega, película estrenada en España en 2014.

Otra característica común es que la acción de sus novelas transcurre en Boston, bien mostrándonos cómo era la ciudad a finales de la Primera Guerra Mundial (Cualquier otro día), en la isla situada frente a él (Shutter Island) o en el Boston menos glamouroso de sus barrios bajos como son las novelas de la pareja de detectives: Patrick Kenzie y Angela Genaro.
Patrick y Angie son los protagonistas de las primeras novelas de Dennis Lehane:
1994 -Un trago antes de la guerra (A Drink Before the War). RBA Serie Negra, España.
1996 -
Darkness, Take My Hand (aún no publicada en español)
1997 -
Sacred.
1998 -
Desapareció una noche (Gone, Baby, Gone). RBA Serie Negra, España.
1999 -
Plegarias en la noche (Prayers for Rain). RBA Serie Negra, España.

El resto de sus novelas son:
2001 -Mystic River(Mystic River o Río místico). RBA Serie Negra, España.
2003 -
Shutter Island (Shutter Island). RBA Serie Negra, España.
2008 –
Cualquier otro día(The Given Day). RBA Serie Negra, España
2013 -Vivir de noche. RBA Serie Negra, España
2014 -La entrega. Salamandra


Otra característica de la obra de Dennis Lehane es que se trata de novela negra, negra muy negra como una noche sin luna en el caso de Desapareció una noche y toda la serie de la pareja de detectives, o siendo solo un componente más dentro de una novela mucho más compleja en su penúltima obra (Vivir de noche).






ARGUMENTO

Bob Saginowski es un pacífico y anodino camarero que lleva ya dos décadas trabajando tras la barra del Cousin Marv´s, un bar en unz zona obrera de Boston que es utilizado por la mafia chechena dentro de su red de negocios como punto para la entrega del dinero de las apuestas.
Una noche todo va a cambiar para Bob, pues va a encontrar un cachorro de perro maltratado dentro de un contenedor y conocerá a Nadia, una enigmática mujer con una extraña cicatriz en la garganta. El problema es que tras ellos, surgirá también Eric Deeds, un psicópata recién salido de prisión que reclamará al perro y a la chica como parte de su propiedad.






LA ENTREGA

No necesariamente las grandes novelas han de ir unidas al volumen de la misma, a su número de páginas (dentro del género negro El cartero llama siempre dos veces es un claro ejemplo de gran clásico en pocas páginas). Ese es sin duda el caso de La entrega, que en algo menos de doscientas páginas consigue todo un ejercicio de concisión al servicio de una narración en la que la acción y los personajes son la clave de la misma.
Pese a ser una narración con un gran ritmo narrativo y una acción e intriga que van in crescendo, no está poblada de muchos personajes: Bob, Nadia, Marc el primo de Bob y antiguo dueño del bar que lleva su nombre, Eric Deeds el psicópata que aparece en la vida de Bob con el propósito de complicársela, Evandro Torres que fue inspector de homicidios y ahora se ocupa de investigar los atracos... Pocos más
Pero todos ellos dibujados de un modo magistral. Por más disparatado que pueda parecer alguno de ellos como Eric el psicópata, perfectamente creíbles. Consigue además crear una atmósfera de misterio en torno a ellos, pues al margen de lo que nos cuenta, aquello que por todos es conocido de sus personajes, intuimos que hay algo más en ellos, una parte que oculta cada uno de ellos y que terminará saliendo a la luz en un momento dado de la novela.

La figura principal es la de Bob Saginowski, un personaje aparentemente anodino pero que encierra secretos en su pasado que poco a poco iremos descubriendo.
Bob, el camarero raro y solitario. Un buen tipo con quien se podía contar para que quitara la nieve del camino o invitase a una ronda, un tío legal, pero tan tímido que la mitad de las veces ni siquiera oías lo que decía, así que desistías, asentías educadamente y te volvías para hablar con otro.
Bob sabía lo que decían y no podía reprochárselo. Era capaz de mirarse desde fuera y ver lo mismo que ellos: un don nadie fracasado. (Página 19)



La entrega está nuevamente ambientada en Boston y en la actualidad. No en el Boston glamouroso, sino en uno de sus barrios obreros. Un Boston en blanco y negro, casi como la fotografía de la portada (la original, no la que viene ahora en la sobretapa que le han puesto y que es el cartel publicitario de la película). Pese a que la acción tiene lugar en la actualidad, es fácil pensar en ella como en una de aquellas películas de género negro sin color.
Un paseo por el Boston católico, con la Iglesia en crisis económica. Una crisis provocada por las millonarias indemnizaciones que han de pagar a las víctimas de los abusos pederastas cometidos por algunos de sus sacerdotes.
Esta referencia al catolicismo en la reseña no es casual, pues tanto Bob como el policía que investiga el atraco en el bar en el que Bob trabaja, coinciden en la misma iglesia, una iglesia que va a cerrar. Y en ellos está presente el sentimiento de culpa y redención que han mamado de las enseñanzas de la iglesia desde pequeños.







IMPRESIÓN PERSONAL

Cada nuevo libro que leo de Dennis Lehane me confirma que es un maestro del género. La entrega es una nueva muestra de su gran talento narrativo. Si hay algo importante en una novela de intriga es el perfecto encaje de todo el entramado de la acción. Y eso es algo que Dennis Lehane domina a la perfección. No quedan cabos sueltos. Es más, a lo largo de La entrega, va dejando pequeñas pistas para los lectores atentos que al final permiten entender el por qué de todo. No hay conejos sacados de la chistera para justificar nada. Es la propia personalidad de los personajes y un guión perfecto el que nos lleva a un final que, pese a todo, no deja de ser sorprendente.

Si a ese guión le sumamos unos personajes perfectamente trazados, llenos de luces y de sombras, creíbles en todo momento y una perfecta ambientación, en la que el autor ha sabido crear una atmósfera densa en la que sus personajes se mueven como en tinieblas, nos lleva a una gran novela que sin duda hará las delicias de los aficionados al género negro.

La entrega es sin duda una buena oportunidad para empezar a conocer a Dennis Lehane aquellos que todavía no habéis leído nada suyo. No hay excusas. La duración de la novela no te va a robar mucho tiempo para acometer luego esas muchas otras “lecturas pendientes”.




VALORACIÓN: 10/10








Si quieres conocer más reseñas de novela negra, de misterio o policiaca, pincha AQUÍ




Si quieres conocer más novedades 2014, pincha AQUÍ







LA PELÍCULA

Las novelas de Dennis Lehane parecen pensadas para ser llevadas al cine, algo que ya ha ocurrido en varias ocasiones. Este es el caso de La entrega, la última novela del autor publicada en España y que ha sido estrenada en nuestro país en septiembre del 2014.
Cuenta con el aliciente de que el propio Dennis Lehane se ha encargado de escribir el guión con la adaptación de la novela







Os dejo el booktrailer de la película.





viernes, 17 de octubre de 2014

GANADOR SORTEO LA MARCA DE LA LUNA


Queríamos agradeceros a todos la amplísima participación de este sorteo, señal inequívoca del gran interés que despierta La marca de la luna, una novela que no os defraudará.





Y ya sin más la persona afortunada por random ha sido:





Marilú CuEnTaLiBrOs



Tienes 48 horas para mandarme tus datos postales a pedroesantos@yahoo.es. La editorial será la responsable de mandarte el libro



Quienes no habéis tenido la fortuna de ganar, en Un lector indiscreto sortean tres ejemplares de La marca de la luna hasta el 31 de Octubre.

Las bases AQUÍ

jueves, 16 de octubre de 2014

MUCHACHAS (KATHERINE PANCOL)

Historia de un maltrato





FICHA TÉCNICA

Título: Muchachas
Autor: Katherine Pancol
Editorial: La esfera de los libros, 2014
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 416
PVP: 19,90 €






KATHERINE PANCOL

Nació en Casablanca y se trasladó con su familia a París cuando tenía cinco años. Cursó estudios literarios y se doctoró en letras modernas. Trabajó de profesora de francés y latín antes de comenzar una larga trayectoria profesional como periodista en publicaciones como “Paris Match” o “Cosmopolitan”. Ha publicado más de una decena de libros y el éxito le llegó en 2006 de la mano de Los ojos amarillos de los cocodrilos, del que se han vendido más de un millón de ejemplares en Francia, novela por la que también recibió el premio “Maison de la Presse” en 2006 y fue galardonada como mejor autora por Gorodets Publicaciones.
Ha sido traducida a varios idiomas, entre ellos, ruso, chino, ucraniano, vietnamita o coreano.


Las dos continuaciones El vals lento de las tortugas yLas ardillas de Central Park están tristes los lunes" han sido también un éxito de ventas.






ARGUMENTO

Stella es hija de madre maltratada. Pero ella tampoco salió bien librada, pues su propio padre abusó de ella hasta que tuvo el valor de irse de casa.
Esta es la historia de su lucha diaria para salir adelante, en un pueblo en el que su padre es un héroe local que además tiene a todos dominados.






MUCHACHAS

Hay varias cosas que debes saber antes de comenzar a leer Muchachas. La primera de ellas es que se trata de una trilogía, del que este ejemplar es el primero en haber visto la luz, si bien es verdad que el lector no va a tener que esperar mucho para leer la continuación, pues para cuando leas esta reseña habrá salido ya a la venta.

La segunda es que como acabo de decir, el segundo libro es la continuación, pues la historia del primero no queda en absoluto cerrada. Simplemente se acaba el capítulo, se llega a la página 400 y... a comprar el siguiente si quieres saber como acaba (o no) todo.

La tercera y no menos importante, es que más te vale haber leído la trilogía anterior o no te enterarás de nada en algunos capítulos, porque al margen de la historia principal que es la que resumía en el argumento, la autora retoma los personajes de Los ojos amarillos de los cocodrilos y su evolución hasta Las ardillas de Central Park están tristes los lunes, para hacer dos capítulos completos con ellos (y en esta novela los capítulos no son cortos precisamente).


Es cierto que yo he leído los tres libros anteriores y pese a mi memoria de pez, no he tenido ningún problema en identificar los personajes y seguir la historia. Pero mi hija que sólo había leído el primero, me tuvo que hacer preguntas para poder entender lo que pasaba. Y si no has leído ninguno, me temo que vas a estar más perdido que un gusano en una manzana de plástico. No vas a entender nada, porque no sabrás quién es quién.


La novela comienza retomando uno de los personajes de la trilogía anterior, concretamente el de Hortense, la insoportable hija de Josephine, intentando triunfar en el mundo de la moda en Nueva York.
El segundo capítulo es en el que empieza la trama propiamente dicha de esta novela, que nos meterá de lleno en el mundo del maltrato, al narrarnos la historia de una mujer maltratada por su marido ante la pasividad del pueblo entero, que no quiere ver nada, o no se atreve a hacer frente a su marido que es el héroe local. Héroe y matón, porque tiene a medio pueblo adorándole y al otro medio temiéndole.
Un maltrato que no termina en ella sino que se hace extensivo a su propia hija, maltratada por el padre sin que ella haga nada por evitarlo. Es para ella la única manera que ve de que ambas puedan sobrevivir.
Es Muchachas un realista retrato del mundo del maltrato:
Stella paseaba los dedos sobre el brazo de su madre. Acariciaba los moretones que le ennegrecían la piel, como para sanar su carne tumefacta. Tenía ganas de preguntar: ¿por qué se llaman moretones si son amarillos, violeta, rojos y negros? Pero no se atrevía. Pensaba que si la acariciaba su piel volvería a ser sonrosada y tersa. (Página 86)

En él podemos ver cómo puede ser una mujer destruida, no solo a base de golpes, hasta que no solo queden sus huesos rotos sino su alma destrozada y su autoestima sea inexistente. Mujeres maltratadas que se creen merecedoras de lo que está pasando pues para nada sirven y no están a la altura de lo que su maltratador demanda de ellas.

Se irán alternando los capítulos con la nueva historia con otros en los que irán apareciendo las historias de los personajes de la trilogía anterior. Se ampliará así la historia de Josephine y de su hija pequeña Zoe.






IMPRESIÓN PERSONAL

A pesar de que ya iba algo avisado porque mi hija se había leído antes que yo la novela y ya sabía lo que me esperaba, no he podido dejar de sentir que Muchachas es una falta de respeto al lector. En ningún sitio se avisa al futuro lector de dos detalles fundamentales: que se retoman los personajes de la trilogía anterior, ni de que la novela queda inconclusa.
Ni siquiera ocurre como con Ruiz Zafón y su “El prisionero del cielo”, que queda sin rematar para concluir en el siguiente libro (algo que en su día también dije que no me parecía bien) pero por lo menos deja parte de la historia resuelta. Aquí la historia se acaba cuando acaba el capítulo. Igual que podía haberse acabado treinta páginas antes o cincuenta después. No es un fin en el que se remata buena parte y se crean intrigas para el libro siguiente (algo que utilizan muchas trilogías o sagas). No, aquí se acaba porque sí.

Huele todo a jugada comercial, (aunque puede salirles el tiro por la culata) a intentar que los lectores de la trilogía anterior (se habla de un millón) se apunten sí o sí a leer esta. Pero pillando por el camino a nuevos lectores que quedarán totalmente desconcertados.
Por más que la autora intente justificarse diciendo que los viejos personajes se introdujeron en esta historia sin que pudiera evitarlo, la realidad es que, sin hacer spoilers, la justificación para su intervención está traída por los pelos. Es innecesaria. La historia sería la misma sin necesidad de su presencia.

Personalmente me da mucha rabia, porque la historia nueva, la del maltrato de Stella, tiene mucha fuerza. La suficiente como para realizar una novela completa con ella, sin necesidad del relleno de historias añadidas que no vienen a cuento. Porque lo cierto es que las historias de los personajes de la trilogía anterior, no solo sirven para romper el ritmo de la narración, sino que no aportan nada a la historia de la trilogía. Si los leyéramos de un tirón, podremos ver que no se sostienen, que no tienen fuerza, que no tienen intriga, que difícilmente podrían sostenerse por sí mismos en una nueva novela.



Mis consejos:

-Si no has leído la trilogía, sáltate directamente esos capítulos. Si la has leído, sáltatelos igualmente y léelos luego por separado.
-Si tienes el libro y aún no lo has empezado, espérate a tener el siguiente para leerlos uno detrás de otro.




Y con Muchachas, por primera vez en la historia de este blog, llego a una extraña calificación:

VALORACIÓN: SIN CALIFICAR

No puedo calificar un libro que está incompleto, porque en ese caso sería sin duda un suspenso. Tendré que esperar a acabar la presunta trilogía para valorarla en su conjunto.
Eso sí, tampoco será fácil porque de sobresaliente podría juzgarse la historia de Stella y de suspenso la de Josephine y compañía.





Gracias a Editorial Esfera de los libros por facilitarme un ejemplar de Muchachas para su lectura y reseña.


 
 ebook       Tapa blanda

miércoles, 15 de octubre de 2014

LAS ARDILLAS DE CENTRAL PARK ESTÁN TRISTES LOS LUNES (KATERINE PANCOL)

No solo las ardillas están tristes los lunes




FICHA TÉCNICA

Título: Las ardillas de Central Park están trises los lunes.
Autor: Katherine Pancol
Editorial: La esfera de los libros
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 808
PVP: 21,90 €.








KATHERINE PANCOL

Nació en Casablanca y se trasladó con su familia a París cuando tenía cinco años. Cursó estudios literarios y se doctoró en letras modernas. Trabajó de profesora de francés y latín antes de comenzar una larga trayectoria profesional como periodista en publicaciones como “Paris Match” o “Cosmopolitan”. Ha publicado más de una decena de libros y el éxito le llegó en 2006 de la mano de Los ojos amarillos de los cocodrilos, del que se han vendido más de un millón de ejemplares en Francia, novela por la que también recibió el premio “Maison de la Presse” en 2006 y fue galardonada como mejor autora por Gorodets Publicaciones.
Ha sido traducida a varios idiomas, entre ellos, ruso, chino, ucraniano, vietnamita o coreano.


Las dos continuaciones El vals lento de las tortugas y “Las ardillas de Central Park están tristes los lunes" han sido también un éxito de ventas.


Con Las ardillas de Central Park están tristes los lunes llega a su fin la trilogía que Katherine Pancol ha escrito sobre la vida de Josephine y su familia.¿He dicho fin? Si, eso es lo que yo creía cuando comencé a leer este libro, pero acabo de ver que la autora yase ha embarcado en una nueva entrega de las aventuras de sus personajes.
"No quería en absoluto continuar. Pienso que son los personajes los que deciden, son ellos los que vuelven. El escritor no decide", señala Pancol (Casablanca, Marruecos, 1954) en una conversación telefónica desde su casa en París. (Publicado en Diario de Navarra)

No quiere decir esto que la historia que hoy me ocupa no quede conclusa, pero evidentemente con tanto protagonista, y con la vida que continúa evolucionando, no es nada descabellado continuar con las aventuras de semejante tropa de personajes. Unos personajes a los que Katherine Pancol le debe su éxito literario.
No es esta trilogía lo primero que ha escrito Katherine Pancol, que ya lleva publicados un total de catorce libros, pero sí la que la ha permitido alcanzar la fama y los primeros puestos en las listas de ventas.






TRES LIBROS, TRES REFLEXIONES

Tres son los libros que componen la trilogía, llamada trilogía animal

LOS OJOS AMARILLOS DE LOS COCODRILOS
No somos tan diferentes los seres humanos de los cocodrilos que, como los reptiles, cambian de piel en el trascurso de sus vidas. Por eso los personajes del libro irán mudando su piel y su vida, para poder sobrevivir.

EL VALS LENTO DE LAS TORTUGAS
La vida es un baile, como un vals que puede sonar lento o rápido, que podremos bailar solos o en compañía, que alguien nos enseñará a bailar o aprenderemos solos a base de errores, en el que podremos perder el paso, tropezar y caernos, en el que recibiremos pisotones, Un baile en el que con suerte encontraremos nuestra pareja ideal para bailarlo hasta el final, o en el que cambiaremos constantemente de pareja. Un baile obligatorio en el que no podremos quedarnos sentado contemplando cómo son los demás los que bailan, mientras permanecemos ajenos sentados al borde de la pista sin participar.

LAS ARDILLAS DE CENTRASL PARK ESTÁN TRISTES LOS LUNES
Tristes se quedan en Central Park las ardillas los lunes al volver a su soledad. Pero la vida sigue con su día a día. Sigue con sus alegrías, sigue con sus tristezas, en busca de una compañía que nos aleje de la soledad.








ARGUMENTO

Da igual que la acción transcurra en París, Londres o finalmente Nueva York como ocurre en la tercera entrega, porque lo que se nos narra, bien podría pasar en Madrid o en cualquier otra gran ciudad de España. No voy a detallar mucho el argumento, porque si no habéis leído las dos primeras entregas, algo que os recomiendo e imprescindible para llegar a esta tercera, os chafaría completamente su lectura.
Para los que como yo tenemos memoria de pez, es muy útil a la vez que muy curioso, como entre las páginas 36 y 39 de este libro, por boca de una vecina la autora nos hace un resumen de lo ocurrido en las dos entregas anteriores.

He aquí, sin destripar nada, mi resumen:
Josephine, una madre de casa con dos hijas, se ve de la noche a la mañana abandonada por su esposo, que se marcha con una mujer más joven a instalar una granja de cocodrilos en África. Ella, que en el fondo es un ratón de biblioteca, se ve obligada a enfrenarse a la vida. Por si no fuera su situación suficientemente complicada, su hermana Iris la embarca en otra aventura: escribir un libro, aprovechando los conocimientos que tiene sobre el siglo XII.
A pesar de que su marido fue dado por muerto tras ser devorado por sus cocodrilos, vuelve a dar señales de vida. Pese a haber triunfado profesionalmente, Josephine sigue tan insegura como siempre. Se ve envuelta en un caso policíaco: un asesino en serie está atacando en el barrio al que se ha trasladado a vivir.
Josephine se enfrenta a una grave depresión tras los acontecimientos vividos en el segundo libro. Incapaz de agarrar la vida por los cuernos y decidirse a vivir el amor, presa de unos remordimientos y un sentimiento de culpabilidad que la tienen inmovilizada.
De esta inmovilidad intenta sacarla su editor, que la invita a escribir un nuevo libro. El problema para Josephine es encontrar una idea que la motive a enfrentarse con la escritura de un nuevo libro, que no deja de ser otra manera de enfrentarse a una vida que se le está yendo de las manos, con sus hijas cada vez más grandes e independientes.






LAS ARDILLAS... EL LIBRO

En cierto modo, Las ardillas de Central Park están tristes los lunes es una vuelta al origen de la trilogía. Porque en el principio, tramas sentimentales al margen, el eje central del primer libro era la escritura de un libro.
Al igual que hay películas sobre la preparación y rodaje de una película (cine dentro del cine lo llaman), junto a la historia central se desarrolla la confección de un libro, desde la pregunta inicial que se hace su autora por boca de Josephine:
«¿Existe un libro que ofrezca recetas para escribir? Medio kilo de amor, trescientos gramos de aventuras, seiscientos gramos de referencias históricas, un kilo de sudor... Déjese cocer a fuego lento, en horno caliente, saltear, remover para que no se pegue, evítense los grumos, déjese reposar, tres meses, seis meses, un año.» (Los ojos amarillos de los cocodrilos, página 237)



Podremos ver cómo se elabora el libro, desde una idea inicial que va desarrollándose desde los conocimientos de Josephine en el siglo XII, personajes que va tomando de los que tiene alrededor y que no pueden dejar de influenciarle en lo que está escribiendo. Y una vez acabado, hay que vender el libro. Pero no siempre quien escribe bien, puede vender bien, y se nos muestra esa cara de la venta del libro en la que más que el contenido, importa el show que se monte alrededor.
En Las ardillas de Central Park... los libros vuelven a estar muy presentes, salvo que en esta ocasión Josephine no quiere remontarse al siglo XII sino narrar algo más actual. Y es así como va a encontrar por fin, de un modo casual, una historia que le apasiona: el amor que un joven siente por la famosa estrella Cary Grant cuando estuvo en Francia para rodar una película.

Pero sobre todo, está presente el espíritu de superación, de lucha, de no dejarse abatir por los acontecimientos:
«Recuerda nuestra conversación, el otro día, sobre el hecho de que nosotras las mujeres, dudábamos siempre de nosotras mismas, que pensábamos que no valíamos, que éramos incapaces de hacer nada.Pues bien, estaba pensando que si nosotras dudamos, si pensamos siempre que no lo vamos a conseguir, ¿cómo van a confiar en nosotros los demás.» (Las ardillas de Central Park... Página 571)



Un curioso tìtulo. Curiosos son los nombres que la autora ha puesto a los libros de esta trilogía. Más aún si cabe en esta tercera entrega. Al igual que los cocodrilos tenían una acción, aunque fuera indirecta en la primera novela, aquí las ardillas tienen un papel relevante porque son la obsesión de uno de los personajes: Gary. Por ello se hace a las mismas varias referencias a las mismas durante la novela, aunque no todas sean positivas, porque uno de los protagonistas las ve como ratas voladoras.
El pasaje del que está tomado el título es el siguiente:
«La ardilla está sola durante la época más fría. La ardilla está triste en el gran parque... Sobre todo los lunes, cuando toda la gente del fin de semana se ha marchado. Cuando ya no le tiran cacahuetes ni avellanas, se encoge de hombros y espera al sábado siguiente... o a la primavera.» (Las ardillas de Central Park... Página 214)





IMPRESIÓN PERSONAL

Tengo la impresión de que es en el campo de la literatura donde la autora se siente más cómoda, donde vuelca sus vivencias. Porque ese modo en que va preparando el esquema del libro, sus anotaciones, el cómo toma palabras y conversaciones prestadas de uno y otro sitio, por fueza han de ser un trasvase de su propia manera de escribir.
Y en realidad hasta que se centra un poco en esa idea, el libro tengo la impresión de que va vagando sin un rumbo fijo. Bien es verdad, que este es también el más coral de todos los libros, porque las hijas de Josephine ya no son unas niñas y adquieren una entidad propia, con unas historias casi tan importantes como las de su madre, de ahí que la autora tenga que atender numerosos frentes a la vez, por lo que en algunos momentos, sobre todo al principio, iba un poco perdido. Al margen de que cuando más interesante se ponía esa historia, la cortaba y saltaba en busca de otra, con lo que tenías que esperar unas cuantas páginas hasta que volviera a tener continuación.
Del libro que escribe vamos a tener una idea mucho más precisa, pues lo hace a partir de u, cuaderno que encuentra casualmente en el cubo de la basura, por lo que esa interesante historia, también está presente en el libro. (No descubro gran cosa contándoos esto, porque es algo que te imaginas en cuanto rescata dicho cuaderno de la basura)

Es un libro ante todo optimista. Ya se que hay mucha gente, entre la que no me incluyo, para la que los lunes es un día terrible (y no estaba pensando en los protagonistas de "Los lunes al sol"). Gente que como esas ardillas, está muy triste los lunes al acabarse el escape de la realidad que supone el fin de semana.
De ahí la importancia de una literatura que nos invita a ser felices, a romper los miedos que nos atan en impiden ir en busca del amor o de nuestros proyectos personales. A romper con nuestra rutina y ser felices los lunes también.


Todo con la colaboración de Josephine, un carácter que no toma en cuenta el mal y el daño que le hacen los demás:
- «Pero ¿cómo lo haces?
- ¿Cómo hago qué?
- Para vivir,simplemente. Quiero decir..., si nadie le dice que es formidable, de dónde saca la energía para...
- Es que... estoy acostumbrtada... Siempre ha sido ásí.»
 (Página 142)



Al margen de la literatura hay otro tema que inevitablemente termina ocupando un gran espacio e importancia en el libro: el mundo de la moda. Un mundo que he de deciros que a mi me trae sin cuidado y del que lo desconozco todo, pero que sin embargo está tan bien tratado y dibujado en el libro, que me ha resultado muy interesante, no se si porque al no conocer nada del mismo me ha resultado muy formativo, o porque Pancol es muy hábil a la hora de captar la atención del lector, en este caso mi atención.

Si has leído los dos libros anteriores, no te defraudaré el remate que aquí se le da a la historia. Aunque probablemente el remate no sea tal y haya continuación. Te mantendrá atado a los problemas y vicisitudes de esta mujer y sus hijas, de esta Josephine que se hace querer aún más por todos los que hemos leído el libro.


Si no has leído los dos anteriores, no se te ocurra empezar por éste, porque aunque el resumen de cuatro páginas que se hace de los mismos es útil para hacerte una idea de la historia previa, más que nada su función es la de refrescar la memoria a aquellos como yo con memoria de pez. Puede por tanto enterarte de la historia pero te perderás algo fundamental para degustar el libro, y es la de disfrutar con la evolución de sus personajes, empezando por la propia Josephine que, pese a ser ya una mujer adulta no se queda estancada en la vida, pasando por sus hijas que de niñas pasan por la adolescencia hasta convertirse en mujeres.



Lectura facilitada por la Biblioteca Municipal de Móstoles.




VALORACIÓN: 8/10







PERSONAJES

He dejado este capítulo para el final, casi como si de un anexo se tratase, porque probablemente sólo sea aconsejable su lectura para los que hayan leído los dos libros anteriores, porque aunque haya evitado destripar el argumento (eso que se ha dado en llamar spoilers, una palabra que como se lo que quiere decir pero no lo que significa, lo dejo como “destripar”), es inevitable que de unas cuantas pistas, que no todos podéis querer leer.

A pesar de contar con un personaje central como Josephine, que podría ser capaz de eclipsar por su fortísima personalidad literaria a todos los demás, es ante todo una novela coral, poblada de multitud de personajes, cada uno de ellos con su historia que va creciendo conforme van transcurriendo las páginas de esta novela.
Seguramente ahí reside el mayor mérito de El vals lento de las tortugas, en ser una historia de historias, todas girando en torno a Josephine pero al mismo tiempo con su propia autonomía. Un hecho que va reforzándose en las sucesivas entregas hasta llegar a Las ardillas de Central Park están tristes los lunes, donde cada personaje y su historia alcanza una fuerza tan importante que cada una de sus historias es una novela en sí misma.

He aquí una parte de esos numerosos personajes que podemos encontrar, y que continúan evolucionando desde la primera novela de la trilogía:


¡MEJOR SOLO PARA LOS QUE HAYAN LEÍDO LOS DOS LIBROS ANTERIORES!



Josephine:
Una mujer a la que terminas queriendo, que poco a poco va descubriéndose a si misma:
«Esa Josephine buena, razonable, dulce, que se había casado de blanco, había criado a dos hijasque trataba de hacerlo lo mejor posible, siempre justa, siempre razonable». (Los ojos amarillos de los cocodrilos, página 335)

Que ha de bregar con los problemas de dos hijas acercándose a la adolescencia. Es ese camino de crecimiento el que nos muestra el libro: 
«He comprendido que la felicidad no es una vida pequeña sin embrollos, sin cometer errores ni moverseLa felicidad es aceptar la lucha, el esfuerzo, la duda y avanzar, avanzar franqueando cada obstáculo». (Los ojos amarillos de los cocodrilos, página 349)

Con todo lo que ha conseguido superar en su vida, con el éxito que ha conseguido, podría suponerse que tendría que ser una mujer mucho más fuerte, más segura de sí misma. Pero no es así, el pasado la sigue marcando, la falta de cariño en su niñez y, sobre todo, aquella escena de su infancia en la que cuando estaba a punto de ahogarse su madre prefirió salvar a su hermana a ayudarla a ella.
Por eso no se precipita, prefiere avanzar lentamente, paso a paso, como las tortugas de las que nos habla el título:
«Para una mujer es duro vivir solaHay que ser firme, enérgica, decidida y ese no es exactamente mi casoYo soy más bien lenta, muy lenta...
¿Una tortuguita?
¡Una tortuguita que avanza a dos por hora y que se muere de miedo!
A mi me gustan mucho las tortugas, son animales muy afectuosos¿sabe? muy fieles... Que merecen realmente nuestros cuidados»
. (El vals lento de las tortugas, página 418)

Pero si hay algo que caracteriza a Josephine es la capacidad de amar que tiene, un amor que derrama sobre todos los que se acercan a ella. Una persona a la que todos nos gustaría tener por amiga, que antepone siempre las necesidades de los demás a las suyas propias. Para muchos podría ser una "tonta" por sus actitudes. Pero ¡mucho mejor iría el mundo con muchos tontos como ella!
Una bondad que es natural que le sale del fondo de su corazón, sin esfuerzo:
«Quizás tienes razón y solo el amor te llena de verdadPero ¿cómo aprender a amar? ¿Lo sabes tú? Todo el mundo habla de ello pero nadie sabe lo que esTu repites continuamente que hay que amar, amar, ¿pero eso se aprende? Dime.
Olvidándose de uno mismo»
. (El vals lento de las tortugas, página 379)

Pero como su propia hija descubre, sus dificultades vienen siempre del mismo lado, de que no actúa con la cabeza, sino bajo los dictados de su corazón:
«Ese era el problema de su madre. La emoción la enturbiaba la vista». (El vals lento de las tortugas, página 215)

Algo en lo que el tiempo no la hace cambiar, pues pese a ver la realidad en los demás, pese a ser una gran consejera para todos, es incapaz de hacer nada práctico en materia de sentimientos en su vida:
«Hortense y yo (Shirley) vivimos en la realidad. ¡Tu vives en tus sueños! En tus sueños el príncipe azul te lleva volando en sus brazos; en la vida cotidiana está casado, jura que ya no se acerca a su mujer y que duerme en el salón, y te da plantón continuamente.» (Las ardillas de Central Park... Página 509)


Pero ante todo, para bien o para mal, es una mujer de una gran sensibilidad.
«Cualquier cosa la hería o la hacía feliz. Cualquier cosa la abatía o levantaba en ella una oleada de esperanza y calor. Soy un inmenso papel secante. Un inmenso papel secante lleno de manchas.» (Las ardillas de Central Park... Página 579)



Hortense
Es la hija mayor de Josephine y el contrapunto a ella. No soporta a una madre a la que ve ñoña, tonta de tan buenaza como es, sin algo que ella estima por encima de todo: la elegancia y el glamour. Tiene una visión radicalmente distinta de la vida, piensa que su madre no se da cuenta de la realidad: Hoy día sólo importa el dinero.
El siguiente párrafo la describe perfectamente: 
«¡Me niego a ser pobre, me horrorizan los pobres, la pobreza apesta! ¡La única cosa que importa a la gente es el dineroYo soy como todos, salvo que no me avergüenza decirlo!» (Los ojos amarillos de los cocodrilos, página 71)

Hortense es un personaje que crece mucho en la segunda novela, tanto en personalidad como en importancia. Es un contrapunto a su madre. Como dice en la contraportada es una adolescente mucho más enterada que su madre. Un contrapunto de eficacia frente al caos emocional de su madre:
«No te preocupes, Hortense sobreviviráHortense sobrevivirá a todo, incluso podría ser su lema». (El vals lento de las tortugas, página 215)

A pesar de su corta edad, desde muy pequeña se ha trazado unas metas en su vida y como si fuese un tanque, pasa por encima de cualquier dificultad que se ponga delante de ese camino que se ha trazado hasta la meta. Ella quiere diseñar y trabajar en el mundo de la moda, y a ello se dedica en cuerpo y alma:
«Nadie ha conseguido desviarme ni un centímetro porque yo he decidido que nadie lo haríaMe fijé un objetivo, es muy sencillo ¿sabes? Cuando decides hacer algo de verdad, lo consigues siempreBasta con estar convencido de ello y convencer a los demás». (El vals lento de las tortugas, página 209)

Si importancia tenía en el segundo libro, en Las ardillas de Central Park... llega a tal punto su papel, que sólo con él se hubiera podido escribir una novela más larga que muchas de las que por ahí están a la venta. A fin de cuentas ya no es una niña, y aunque dependa de una pequeña asignación que le ha pasado su madre,vuela ya con rumbo propio, allí donde su ambición de triunfar en el mundo de la moda le lleve ya sea Londres o Nueva York.
Además el amor entra en su vida. Y por más que quiera controlarlo y fijarlo entre sus objetivos de batalla, eso no es siempre posible.




Zoe
Es la hermana pequeña, poco más que un crío en el primer libro, pero que inevitablemente crece y empieza a entrar en la difícil etapa de la adolescencia, con todo lo que eso conlleva de descubrir nuevos sentimientos y enfrentamientos al poder establecido, en este caso a su madre. Un enfrentamiento que se ve reforzado por la creencia de que su padre sigue vivo, de la negativa a enterrarlo definitivamente.
En el último libro, evidentemente no es ya la niña pequeña del principio, sino que tiene quince años, con lo que las hormonas están en pleno apogeo. Las hormonas y el amor que siente por uno de sus jóvenes vecinos.



Iris
Es la hermana rica de Josephine, guapa y admirada. Pero su vida está vacía y ella lo sabe. No solo está vacía, sino que está apoyada en la mentira, en la impostura, algo que está dispuesta a repetir, tomando la autoría de un libro que obliga a escribir a su hermana.
Como todas las mentiras al final se descubren, Iris cae en una tremenda depresión tras el éxito de la novela. A lo que hay que añadir la ruptura sentimental con su marido, lo cual la deja huérfana de afecto y, sobre todo, de protección.



Antoine
Es el marido, siempre con grandes proyectos, pero falto de autoconfianza para llevarlos a cabo. Su último proyecto le lleva a África, un lugar en el que se sintió grande y feliz, para hacerse cargo de una granja de cocodrilos, montada por un grupo chino.
El personaje se resiste a desaparecer y, aunque todos le dábamos por muerto, su familia comienza a recibir cartas escritas por él en las que dice que está vivo y pronto se pondrá en contacto con ellos.



Marcel Grobtz
Es el padrastro de Josephine, de profesión "liquidador de empresas". Toda la fuerza que tiene en la mesa de negociaciones, se diluye como un azucarillo en el agua ante su mujer, una mujer que lo desprecia por su falta de clase, que solo quiso de él su dinero y que incluso se negó a darle un hijo.
Inevitablemente se buscará la vida fuera del hogar mientras busca las fuerzas y la manera de empezar una nueva vida sin su mujer.
No va a tenerlo fácil en este nuevo libro Marcel, que se ve enfrentado a la enfermedad de su amante, con la que ha empezado una nueva vida rompiendo con su mujer, que pese a todo se niega a divorciarse de él.

En este tercer libro tiene un papel menos relevante, pues cobra mayor importancia su pequeño hijo Junior, un superdotado.




VALORACIÓN: 8/10



Analytics