domingo, 28 de abril de 2013

LA SOLEDAD DE LOS NÚMEROS PRIMOS (PAOLO GIORDIANO)



La vida es un número




FICHA TÉCNICA


Autor: Paolo Giordiano
Título: La soledad de los números primos
Editorial SALAMANDRA (2009)
Encuadernación: Tapa blanda
288 páginas
PVP: 16 €







Aunque sólo fuera por unir los números con la literatura, este libro sería ya merecedor de cinco estrellas. Bueno, por eso y porque consigue crear dos personajes muy difíciles de olvidar: Mattia y Alice.

De números voy a hablar. Si, porque la gente de “letras”, que normalmente odia los números (no es culpa suya sino de un profesor que de pequeños no le enseño a amarlos igual que a las letras), considera muy difícil que una mente matemática pueda gozar con la literatura.
Falso, números y letras no son dos conceptos incompatibles. Ambos son representaciones. En apariencia tangibles los números, y mucho más etéreas y conceptuales las letras. Y sin recurrir a conceptos como la numerología que atribuye a cada número un significado, lo cierto es que nuestra vida no deja de ser números.


Número desde el momento en que naces, que lo primero que dicen no es Ana, sino 3 kilos 500 gramos, 50 centímetros de altura, puntuación 9 en el test de Apgar.
Números que siguen marcando tu vida: el número de tomas, el peso, la altura, el percentil en que estás. Números, números y más números.
Cuando creces la cosa no cambia tanto, porque con la edad adulta comienzan a lloverte los números: el DNI, más tarde si ha lugar el NIF, el número de afiliación a la seguridad social, el número de tu puerto IP para identificarte en internet. Para tu empresa eres poco más que un número (en mi caso algo más porque delante de los números que me identifican hay tres letras)
Números que indican el lugar que ocupas en esta vida y que te marcan. No es igual ser el mayor (el número 1) que el segundo (el número 2) en una familia.

Números a los que en muchos casos le damos nombre como el 15 que es la niña bonita, o al que damos un contenido que no tiene como al 69 (sin comentarios)

Números binarios, el cero y el uno que rigen no solo los ordenadores sino nuestra vida, que no deja de ser otra cosa que decisiones: Un No o un Si, 0 ó 1.Números pares que implican pareja (al ser divisibles por dos) o impares también llamados nones, que parecen indicar soledad. Números primos los que solo son divisibles por sí mismos y claro, menos el dos, todos son impares.
Pero esa soledad es aún mucho mayor en los llamados números primos gemelos, pues su soledad se ve incrementada al no estar ni siquiera junto a otro número primo, pues entre ellos siempre se interpone un número par. Así ocurre con el 11 y el 13, el 17 y el 19, el 41 y el 43…
Están al lado, casi rozándose, pero sin llegar nunca a rozarse siquiera.


Preciosa metáfora esta, que une por fin los números y la literatura, para mostrarnos el amor imposible entre Mattia y Alice, dos seres extraños, solitarios no siempre a su pesar, en realidad hechos el uno para el otro, pero a los que su propia incompetencia o quizás sería mejor decir su propia condición, les impide juntar sus vidas. Uno junto a otro, apoyándose, guiándose, pero sin poder fundirse en un mismo número, en un mismo ser.



ARGUMENTO

Esta es la historia de Mattia y Alice, dos seres únicos, marcados desde su infancia por una tragedia. Alice por un accidente de esquí que la dejará coja de por vida. Mattia por abandonar a su hermana gemela. Alice no come, es anoréxica. Mattia se autolesiona. Mattia, un genio matemático. Alice, sin una vocación definida.

Seres diferentes, muy diferentes a todos los que les rodean y eso sólo puede determinar una cosa; que sean rechazados (que crueles son los críos rechazando a los que no son como ellos) y que ellos mismos rechacen el mundo que les rodea:«Pasaron los años del instituto como de puntillas, rechazando él el mundo, sintiéndose ella rechazada por el mundo, lo que a fin de cuentas terminó pareciéndoles lo mismo. (Página 111)

El azar decide juntar a estos dos seres, tan inseguros en sus relaciones con los demás, tan infelices, tan indecisos:
«¿Te gusto?.
No lo sé.
¿No lo sabes?.
No, no lo he pensado .
Esas cosas no se piensan.
Yo si no pienso no comprendo.»
 (Página 88)

Una relación que desde su primer contacto en el instituto, va avanzando a lo largo de su vida adulta, siempre adelante y atrás, a punto de cruzar y unir sus caminos, pero sin terminar de conseguirlo. Porque Mattia fuera de la racionalidad e los números, no es capaz de madurar como persona, de tener fe en sí mismo:
«Al contrario de lo que les sucede a las personas normales, que ganan confianza según envejecen, el confiaba en sí mismo cada vez menos.»(Página 206).




OPINIÓN PERSONAL


No me atrevo a afirmar que sea un libro con el que he disfrutado, porque al margen de mostrarnos sobre todo al principio unos comportamientos crueles, tanto más crueles cuanto más reales son, no deja de ser una historia muy triste.
Una historia que cuando termina te deja sobrecogida el alma, aún flotando en los amores de estos modernos amantes, que se aman sin saberlo y sin consumar su amor.


No he podido identificarme a lo largo de la historia con Alice, quizás porque nunca he terminado de entender ese mecanismos que mueven a algunas personas a negarse a alimentarse, en ver la alimentación como un suplicio y los alimentos como la muerte.
Pero en cambio si me he visto muy retratado en Mattia, en su amor por los números, en esa inseguridad en sus relaciones con los demás. Incluso en ese no creer en sí mismo. 

La diferencia es que la vida a veces te da oportunidades que cambian tu destino, tu personalidad y tu forma de relacionarte con los demás. Yo tuve la música. Mattia sólo tuvo los números y los números, fríos e implacables no sirven para romper barreras físicas ni emotivas, no sirven para relacionarse.

Cuando un libro al terminarlo te deja varios días pensando en él, cuando los personajes te han llegado a las entrañas, solo puede merecer el calificativo de cinco estrellas.

Un libro que recomiendo a todos aquellos que busquen una historia que derroche sensibilidad, una historia de las que perdura en tu interior y difícilmente podrás olvidar.


Lectura facilitada por la Biblioteca Municipal de Móstoles 
  


VALORACIÓN: 9/10





LA PELÍCULA

Acaba de estrenarse en España la versión cinematográfica de La soledad de los números primos, pese a que en Italia se estrenó hace tres años.

Nada puedo deciros de la película puesto que no la he visto.

Os dejo el trailer de la misma




        Domingos de cine (11)





20 comentarios:

  1. Lo tengo en la estantería pendiente de lectura... debería hacerle un hueco ya antes de lanzarme a la película.
    Muchas gracias por tu genial introducción y reseña! besos

    ResponderEliminar
  2. Pedro coincido contigo. Es cierto, solo somos números. En cuanto al libro, cinco estrellas le doy también. Y también te doy la razón cuando dices que te deja pensando varios días. Yo lo leí hace dos años y si te digo la verdad es un libro que recuerdo de vez en cuando. Nada en concreto. Solo su existencia. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Leí el libro hace tiempo, y aunque me gustó creo que me resultó incómodo. Me dejó un sabor agrio, aunque pensándolo bien, así tenía que ser.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Leí el libro hace tiempo, y aunque me gustó creo que me resultó incómodo. Me dejó un sabor agrio, aunque pensándolo bien, así tenía que ser.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Leí el libro hace tiempo, y aunque me gustó creo que me resultó incómodo. Me dejó un sabor agrio, aunque pensándolo bien, así tenía que ser.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. A mi no me impactó tan positivamente esta historia como lo ha hecho contigo. Es un libro bien escrito, pero no logré conectar con la historia ni con los personajes, aunque pueda entender el por qué de sus actitudes. Será porque, a pesar de todas las pruebas, indicios y bonitas metáforas, me niego a creer que seamos un simple número sobre la faz de la tierra... Ilusa de mí! 1beso!

    ResponderEliminar
  7. A mí me pasó un poco como a ti, lo acabé de leer y seguí pensando en lo que había leído. Yo creo que para un escritor eso es casi lo mejor que se le puede decir.
    Y sobre números, matemáticas y filosofía están cogidas de la mano, y te lo digo desde la experiencia de mi profesión.
    Buena reseña y me alegro un montón coincidir contigo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Guardo un recuerdo un poco menos grato que el tuyo. No le pondría un sobresaliente, pero sí un notable. Una novela original.

    PD:¿Y del autor qué fue?

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acaba de publicar El cuerpo humano. En un mes podréis leer la reseña en este blog

      Eliminar
  9. Que ganas tengo de coger este libro! Gracias por la reseña

    ResponderEliminar
  10. Lo tengo en casa, esperando turno.
    Y creo que ya estoy tardando!! Me lo han recomendado un montón de veces! =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  11. Yo leí este libro muy ilusionada y me llevé un chasco. No me gustó la historia nada. Si te gusta mezclar letras y números, te recomiendo La fórmula preferida del profesor. Es uno de mis libros favoritos de los últimos años (y mira qué están siendo fructiferos, literalmente hablando).

    ResponderEliminar
  12. Este libro lleva tiempo en la estantería esperando su turno y con tu reseña me dejas con ganas de cogerlo en seguida, a pesar de que yo soy de letras puras :-)

    Un beso shakiano!!!!

    ResponderEliminar
  13. Me gustó mucho. Es una historia triste, que parece que no llega, pero que cuando cierras el libro, se queda unos días ahí en la cabecita...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  14. El libro lo leí y no le puse sobresaliente, pues me pareció que lo que me enganchaba era la tragedia, que no es una idea original, sino una descripción de tantas vidas que malviven por ahí.
    Me gusta tu entrada, eso sí que me gusta. Pero... los bebés no son peso y talla, no son Apgar, ahora se les está dejando ser mamíferos que tal como salen del vientre materno ponen en marcha todos sus reflejos para llegar al pecho materno, para conseguir que ese vínculo entre madre y bebé sea irrompible, para que esa infancia sea puro disfrute sin ninguna medida. Las madres no pueden saber el numero de tomas, ni el rato de las mismas, da lo mismo lo que gane un bebé si él y su madre están satisfechos.
    ME gusta esa canción de Serrat, Cada loco con su tema, allí hay un verso donde dice "Prefiero disfrutar a medir".
    Ya sé que la música puede estar súpermedida, toda metidita en sus compases y sus tiempos; pero un músico todo lo mide se convierte en un gimnasta de la música (como me dice mi profe de flauta travesera), y no en un músico global.
    Abrazos (para que no lo puedas cuantificar), jeje.

    ResponderEliminar
  15. Leí el libro hace unos años, me lo dejó Laky precisamente. Pero no me apasionó la historia, así que la película, si lleva tres años estrenada en Italia, puedo esperar otros tres años para verla en español. O si no, verla en italiano :)

    ResponderEliminar
  16. Estoy contigo en que no es que con el libro se disfrute sin embargo sí que es una historia tierna en algunos puntos. La película supongo que acabaré viéndola. Bicos.

    ResponderEliminar
  17. Últimamente ya llevo leídos unos cuantos libres tristes, así que éste me lo reservo para más adelante.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Hola
    Acabo de terminarme el libro y me ha encantado. ¿Alguien podría decirme cuales son las canciones que salen en él?. ya que he tenido que devolverselo a su dueño y no me he quedado con los titulos.

    ResponderEliminar
  19. Me acabo de terminar el libro y no me ha gustado. Demasiada tristeza. Demasiada soledad.

    ResponderEliminar

Analytics