martes, 15 de octubre de 2013

ATOMKA (FRANCK THILLIEZ)


Una novela atómica

FICHA TÉCNICA

Título: Atomka
Autor: Franck Thilliez
Editorial: Destino
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 556
PVP: 21,00 €

Editorial: Booket
Encuadernación: Rústica sin solapas
Páginas: 560
PVP: 9,95 €



FRANCK THILLIEZ



Franck Thilliez,(Annecy, 1973) es ingeniero de nuevas tecnologías. Algo que probablemente influya en sus novelas, porque pese a ser su obra novela negra, hay un cierto componente científico en ellas, por lo menos en las tres últimas que son las que he leído.


Es autor de varios libros. Entre otros:
-Train d´ener pour Ange rouge (2003)
-Las chambre des morts (2005)
-Deuils d miel (2006)
-La forêt des ombres (2006)
-La mémorie fantôme (2007)
-L´anneau de Moebius y Fractures (2009)
-El síndrome E (Destino 2011)
-Gataca (Destino 2011)
-Atomka (Destino 2013)





ARGUMENTO

«Un caso sin resolver de hace diez años. Una periodista de investigación que no daba señales de vida y cuyo apartamento había sido puesto paras arriba. Otro periodista que exhumaba los casos de esos falsos ahogamientos y moría en el fondo de un congelador. Un chaval errante traumatizado. ¿Qué unía todos esos hechos?.» (Página 84)

Con estas palabras tomadas del propio texto, podría resumirse el argumento de la novela. Pero es más, mucho más que eso, porque el pasado se hace presente en la vida de Sharko, acorralándolo junto a su pareja en una mortal partida de ajedrez.
«Un embudo mortal los comprimía y los obligaba a avanzar, a adentrarse por un camino oscuro, cuyas dos salidas estaban cerradas.
Tras ellos el asesino.
Y al frente, la locura humana.» (Página 437)




FRANCK SHARKO Y LUCIE HENEBELLE

Atomka es el tercero de una serie protagonizada por los policías Franck Sharko y Lucie Henebelle compuesta de momento por los siguientes libros:-El síndrome E
-Gataca
-Atomka

La serie propiamente dicha tiene dos títulos más, a los que por cierto se hace mucha referencia en esta novela. En ellas el único protagonista el Franck Sharko.
Dichas novelas son:
-El ángel rojo
-Luto de miel


Franck Thillliez ha creado una pareja de protagonistas muy originales.

Por una parte
Franck Sharko, conocido por todos como Shark (tiburón). No he conocido en todas mis lecturas de novela negra un personaje tan peculiar como éste. Apoyado por un jefe que le hace volver al trabajo, la personalidad de Shark es única. ¿Cuantos inspectores esquizofrénicos conocéis? Porque aquí vais a encontrar uno, al que ni siquiera la medicación consigue frenarle sus alucinaciones que se concretan en la figura de una niña Eugénie, con la que no sólo habla sino que le obliga a comprar castañas confitadas o salsa de cóctel«Armado de su licenciatura en psicocriminología y de la experiencia de veinte años sobre el terreno, Sharko, policía esquizofrénico paranóico, había llevado a cabo otro tipo de investigación sin pisar la calle.» (El síndrome E; página 309)

No es Shark un “héroe” corriente. No es la personificación del bien. En un momento dado no tiene ningún problema en convertirse en ejecutor, en tomarse la justicia por la mano.«Con las mandíbulas apretadas provisto de una navaja, grabó en la corteza un palo vertical junto a los otros siete. Ocho cabrones que ya no le harían daño a nadie.» (El síndrome E; página 308)

¿Héroe o superviviente?
«Levallois lo consideraba un superviviente nato, uno de esos héroes caídos a los que solo cabe admirar o detestar. De momento el joven teniente aún no sabía por qué decantarse. Solo tenía una certeza: Sharko había sido un buen investigador.» (Gataca; página 37)

En Gataca, intentando exorcizar sus demonios personales, aquellos que creía estar enterrando pero que tras los hechos acontecidos al final de El síndrome E han vuelto a la carga, Sharko decide sumergirse de nuevo en la sordidez de la investigación en la calle
«Tras solicitar ser destinado a un grupo de la criminal, ya no tenía de comisario más que el mote con el que algunos se dirigían a el: “¿Qué tal, comisario?”» (Gataca; página 29)

Un policía que gracias a su constancia (¿o habría que llamarlo cabezonería) consigue sacar adelante los casos en los que interviene:
«Eres el poli más tarado y el mejor que conozco. Jamás has soldado presa y menos un caso que acabas de empezar.» (Atomka; página 74)


Junto a él como contraste la figura de
Lucie Henebelle, madre de dos hijas gemelas y escarmentada de las relaciones con los hombres. Una vida familiar difícil, pues la resolución de los casos hacen difícil el cuidado de sus gemelas.«¿Cómo a una joven atractiva como usted le dio por perseguir a criminales?
Probablemente sea una cuestión de escalofríos. A fin de cuentas, ambos tratamos de arreglar lo que no funciona.»
(El síndrome E; página 83)

Pese a lo duro de su carácter, pese a su férrea voluntad de seguir adelante, el tiempo no deja su huella en vano hasta el punto de comenzar a replantearse si merece la pena la vida que está llevando:
«Hubo un tiempo en el que podía afrontar cualquier cosa, un tiempo en el que la oscuridad de los casos criminales la excitaba más que cualquier cosa. Había dejado de lado incluso a sus propias hijas, su vida amorosa, sus deseos de mujer. Ahora todo era tan diferente...» (Página 76)






ATOMKA

El mal vuelve a estar muy presente en Atomka. En El síndrome E se planteaba si el MAL podía ser algo contagioso. En Gataca si el MAL era algo que podía ir impreso en nuestro código genético.
En Atomka el mal se manifiesta de dos modos diferentes: por una parte a través de unos personajes dispuestos a cualquier cosa con tal de conseguir unos avances científicos. Por otra, y esta es la parte más terrorífica de la novela por cuanto es demasiado real, del invisible, pero no por ello más mortífero, poder destructivo del átomo.


Se dan cita además en esta novela los personajes de las dos primeras entregas, aquellas en las que el único protagonista era Sharko. Parecen volver del pasado para destruir la vida de Sharko a través de un heredero espiritual:
«Ese ser abominable era la figura de lo peor que pueda imaginarse en un ser humano. Vicio, barbarie, sadismo... Era alguien que uno no se atreve a imaginar que pueda existir, un individuo nacido para... para hacer el mal. Justo antes de morir, me confesó que alguien había seguido de cerca su rastro de sangre. Una sombra la que cobijó bajo su ala y a la que inició en la perversión.» (Página 303)

Pero siendo muy interesante toda la acción, es la última parte de la novela la que más me ha sobrecogido por lo mucho que tiene de real. Nos cuenta el autor en una nota final que el accidente nuclear de Fukushima ocurrió cuando llevaba ya escritos varios capítulos de esta novela, lo cual hizo que inevitablemente tuviera que citarlo.
Solo citarlo, pero sin querer consigue aterrorizar mucho más. Porque parte de la historia tiene mucho que ver con Chernobil, con el desastre que allí ocurrió, con todo lo que se ocultó y con las terribles consecuencias que décadas después sigue padeciendo la población próxima al lugar, expuesta a unas radiaciones que durante muchísimos años seguirán presentes en sus tierras, en sus aguas y por tanto en sus alimentos.
¿Cuánta información se nos estará ocultando de Fukushima? Porque cada día que pasa, da la impresión que el supuesto control sobre la radiación de la central, es pura fantasía.




IMPRESIÓN PERSONAL

No es la novela que más me ha gustado de las tres de la serie. De hecho el principio es un tanto lento, si bien comparte como podéis ver en el resumen del argumento con las dos anteriores, una concatenación de hechos aparentemente muy dispares pero que confluyen en un único caso.
Pero es la sobreposición de historias, del asesinato que inicialmente investigan junto con la desaparición de la periodista, del acoso que empieza a sufrir Sharko por parte de su pasado con la historia final en Chernobil, la que hace que la historia vaya de menos a más hasta un final que me ha dejado con muy buen sabor de boca.

Eso sí, me he dado cuenta de la necesidad de leer los dos primeros libros de esta serie, aquellos que tienen a Sharko como protagonista único. De hecho, si aún no has leído ninguno de estos libros de Franck Thilliez, te recomiendo que empieces desde el principio, desde El ángel rojo.


Lectura facilitada por la Biblioteca Municipal de Móstoles



VALORACIÓN: 9/10







Si quieres conocer más novedades editoriales 2013, pincha AQUÍ.

Si quieres conocer más reseñas de novela negra, pincha AQUÍ



Si quieres conocer más novedades de bolsillo 2014, pincha AQUÍ




17 comentarios:

  1. Para mí Thilliez ha sido uno de los grandes descubrimientos de este año. Sus novelas son de infarto.

    ResponderEliminar
  2. Me gustaría leer esta serie de libros, que me los han recomendado bastante... Espero que pronto le llegue su turno. 1beso!

    ResponderEliminar
  3. He visto buenos comentarios de las novelas de este autor, así que le tengo echado el ojo. Anoto que es importante (en este caso) seguir el orden de la serie.

    Gracias y un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo con tu recomendación de empezar por el primero. Yo había leído "El síndrome E" y "Gataca" primero, antes de ponerme con "El ángel rojo", y aunque es un buen libro, no me llenó tanto por haber empezado al revés.
    Completamente de acuerdo contigo en la nota del libro: Thilliez es, para mí, uno de los más grandes en Europa.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  5. Tengo muchas ganas de leer esta serie de la que ya tengo en mi poder varios libros, pero no El ángel rojo que me han recomendado leer primero y que veo que tu también estás en ello. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Tengo que empezar con este autor, que solo veo muy buenas reseñas de sus libros.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Ya te comenté que era bueno leerse El Ángel Rojo para saber de donde venía todo.
    No, no es la mejor, pero como bien dices la parte final arregla un poco el lento inicio.
    A mí es una autor que me está gustando mucho y que mucho se tendría que torcer la cosa para que no lo siga leyendo.

    ResponderEliminar
  8. No se a quéespero para conocer a este autor
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hola Pedro! Tengo que reconocer que no soy nada aficionada a la novela negra, pero desde luego tu reseña es estupenda.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  10. Desde que empecé a leer reseñas de esta novela deseé hacerme con ella, pero entre que es trilogía y si ahora me díces que además conviene leerse los dos anteriores de la saga y encima por orden, no sé yo ¿eh?

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Thilliez ha sido todo un descubrimiento, devoré los tres títulos casi sin respirar pero al contrario que a ti, éste es el que más me ha gustado de los tres. Besos.

    ResponderEliminar
  12. Parece que este autor está de moda, por lo que leo en los comentarios y sus novelas, por la valoración que le das a esta, resultan atractivas. Habrá que anotar al autor y leerse alguna de ellas. Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Las sagas me tienen un poco harta y sólo querría comenzar aquellas que sé casi con total seguridad que las voy a concluir. Con esta no lo tendría muy claro, a pesar de las buenas críticas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Mira Pedro a este autor lo han leído en casa y están encantados. Yo aún no me puse con él pero forma parte de otro listado aparte (yo y mis listas) de autores por estrenar. Espero poder hacerlo pronto. Besos.

    ResponderEliminar
  15. Tengo pendiente al autor desde hace un montón, pero empezaré por Ángel rojo, que es el que tengo en casa =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  16. Tengo muchas ganas de leer a este autor.
    Besos y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar

Analytics