domingo, 27 de octubre de 2013

EL RESPLANDOR (STEPHEN KING)



He de reconocer que siento un poco de vergüenza de llevar un libro de Stephen King encima y que me vean leyéndolo. Porque además el formato de estos libros de bolsillo con su color rojo es inconfundible, con lo que todo el mundo sabe a quién estás leyendo.
Y es que parece que leer Stephen King es denigrante y sientes que te miran como perdonándote la vida. Aunque en muchos casos es posible que lo haga gente que no lee nunca (debe ser esa gente que lo único que ve en la tele son los documentales de la 2).

Sin embargo, no es posible mantenerse años y años en la lista de superventas con libros y más libros. Máxime cuando no se trata de libros de cuatro paginitas, pues este llega a las 650 y no es de los más largos que ha escrito.
Yo mismo parto de un prejuicio: Un libro superventas no es buena literatura, por lo menos como regla general. Sin embargo ¿es literatura un libro con la bendición apostólica de la crítica, profundo y detallado pero que aburre hasta a las ovejas? ¿Si un libro te divierte y te entretiene es bazofia para gente con escasa capacidad de lectura? ¿Por ser divertidas dejan de ser obras a tener en cuenta? ¿Es la palabra best-seller seudónimo de baja calidad literaria?

Las grandes obras literarias, se caracterizan en general por tener personajes que trascienden de ellas y pasan a formar parte de ese reducido número de personajes universales: Don Quijote, Otelo, Calixto y Melibea, Don Juan …
Y es cierto que Stephen King no ha dado en su grandísima producción uno de estos personajes que todos reconozcamos por el nombre cuando se le menciona. Pero lo que nadie puede negarle es su capacidad para crear ambientes, para meter al lector en un mundo de terror que no puede dejarte indiferente. Es capaz de crear una atmósfera progresivamente opresiva, asfixiante, que te deja sin respiración y que te hipnotiza incapacitándote para cerrar el libro y continuar más tarde, aunque hay momentos en que justamente lo que necesitas es eso, cerrar el libro.
Y lo más conseguido es que en muchas novelas es capaz de crear ese terror a partir de elementos cotidianos, que todos tenemos a nuestro lado: Un perro (
Cujo), un payaso (It), un coche (Buick 8), la fama y la gloria de un minuto de televisión (La larga marcha) o todos los elementos cotidianos de uso que son capaces de crear terror en esta novela: Un seto de animales, un reloj, un ascensor, un hotel….

Antes de leerla pensaba que de entrada algo tiene que tener este libro para que Kubrick lo eligiese como tema para una película. El hecho de que los libros de
Stephen King acaben en la gran pantalla no solo no es raro, sino lo más normal del mundo, pues raro es el libro suyo que no tiene adaptación cinematográfica, con mayor o menor éxito es otra cosa, porque sus novelas son muy visuales, parecen en muchos casos un guión cinematográfico cargado de ritmo. Lo que resulta llamativo es que un gran director quiera plasmar en imágenes este Hotel.
Pero antes de llegar al terror de lo que se intuye, está el terror de los hechos cotidianos, esos pequeños y grandes horrores de todos los días en nuestra sociedad (y conste que éste libro está publicado en el año 1977): La violencia machista (que eso de llamarla maltrato de género siempre me ha parecido una estupidez), el maltrato infantil, el alcoholismo y la violencia que genera.
Y lo que más me llama la atención es a pesar de todo, el amor de esos hijos maltratados a sus padres. Y muy especial es el caso de Danny pues su clarividencia le permite prever algunos de los sucesos que pueden suceder, pero frente a ellos y su miedo, hace prevalecer el futuro de su padre y su familia.
Porque es capaz de ver en el interior de su padre lo que este ni siquiera es capaz de intuir:
«Su padre siempre hacía daño, sobre todo por su deseo de hacer algo malo. Eso era algo que casi siempre detectaba: la constante necesidad de su padre de refugiarse en un lugar oscuro.»

Especialmente duros son los episodios finales en que el hijo es perseguido por su propio padre. Tremendo el dolor de sentirse agredido por el ser querido por más que su interior sepa: Ya no es ese tu padre.

Horror el de un padre al que el alcoholismo ve que le está llevando a repetir la conducta brutal y de malos tratos que su padre tuvo con él. Horror en esa lucha por salir del alcoholismo, en una lucha diaria en la que se siente solo y espiado por su mujer, con lo que su paranoia no para de crecer, sin válvula de escape como la caldera del hotel para liberar la presión.

Y con todas estas paranoias previas y al encontrarse en paro por su último arranque de mal humor, ese que le cuesta tanto controlar a pesar de llevar más de un año en seco, sin probar una gota de alcohol, decide aceptar el trabajo de conserje de invierno en un hotel que quedará aislado por la nieve con el mal tiempo y al que se traslada a vivir con su mujer y su hijo.

Pasaremos entonces del miedo a lo conocido, a ese miedo diario al miedo a una entidad desconocida, capaz de sembrar el terror desde los objetos más cotidianos como los setos del jardín. Porque este aparentemente pacífico hotel tiene a sus espaldas un turbio pasado de asesinatos, muertes y violencia que empapa cada uno de los poros del mismo.
De hecho el último vigilante se suicidó tras matar a su familia.
Y es que el propio hotel es una entidad maligna que quiere ampliar su poder con el “esplendor”, la capacidad especial que pocas personas poseen pero que Danny tiene con gran potencia de poder ver los hechos que están por venir, que le permite conocer los pensamientos de los que le rodean.
Un poder que el hotel quiere para sí para lo cual ha de acabar con Danny utilizando para ello a su padre como si de una marioneta se tratase.

Una de las diferencias de
El resplandor frente a las otras obras largas de Stephen King es que en lugar de aparecer una multitud de personajes con sus respectivas historias que terminan confluyendo e una única gran historia, aquí hay muy pocos personajes y aparte de Jack Torrance y su familia, el autor apenas nos distrae con personajes secundarios.
Es una manera de no distraer la atención del lector, de impedir que algo obstaculice ese clímax opresivo que va desarrollándose y creciendo desde la primera página.





IMPRESIÓN PERSONAL

El libro me ha gustado. Vale, tal vez no sea una obra maestra, pero es capaz de crear una atmósfera inquietante y opresiva que va en constante ascenso desde la primera a la última página. Y en este tipo de libros, de eso se trata precisamente, de atrapar tu atención y no soltarla hasta que llega la última página.
Lo hace utilizando un lenguaje sencillo, comprensible y efectivo, muy efectivo para llevarte a su huerto, al huerto de los que han pasado miedo leyendo un libro de King.


Como habéis podido comprobar, algunas reflexiones si son posibles sacar de este libro. Reflexiones que espero os hayan gustado.



VALORACIÓN: 9/10







LA PELÍCULA


Y tras escribir el comentario, vi la película y me decepcionó completamente, porque por muy genio que digan que es Kubrick, ni ha captado el fondo de la novela, ni consigue transmitirnos todo el terror que hay encerrado en la misma.
Más que nada lo digo porque si por haber visto la película no te apetece leer el libro, no sabes lo que te estás perdiendo.

Tampoco contribuye mucho al desarrollo de la película, la voz de pito que utilizó Verónica Forqué para doblar a la protagonista. Vamos, que te dan ganas de que la den un hachazo de verdad para no volverla a oir.

Con todo, y pese a que me decepcionó, hay que reconocer que tiene alguna escena magistral de esas que quedan impresas en la retina para siempre, como por ejemplo la imagen de Nicholson golpeando con un hacha la puerta. Esa cara de loco es impagable y, pese a todo, solo por ello merece la pena ver la película.




Os dejo el trailer de la película



           Domingos de cine (25)









20 comentarios:

  1. Jajajaja jajaja genial tu entrada al post!
    Debo confesar y confieso que a día de hoy no he leído nada de King, pero que tu reseña me tienta, bastante.
    Muchas gracias por tu opinión y recomendación!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Un lector se hace de toda clase de lecturas. No creo que pueda ser denigrante leer ni a king ni a nadie. Sin ser un autor que me apasione he leído algunas de sus obras y me han parecido entretenidas, algunas mejores que otras. Yo la peli la recuerdo espeluznante pero claro, soy miedosa.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que a mí me da igual lo que me vean leyendo (por la calle o donde sea) Y si he de ser sincera nunca he visto que nadie me observara. Tal vez estuviera muy absorta en la lectura.

    King fue uno de mis autores favoritos en mi adolescencia y le tengo un gran cariño. El resplandor me gustó bastante (tanto el libro como las dos versiones de la película).

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que hay que leer de todo para poder opinar, yo he leído algunos libros de King y me han gustado (entretenido) y otros no, pero me pasa con más escritores/as, no creo que sea mejor ni peor, esta del Resplandor no creo que lo lea porque la película ya me dio miedo y pienso que el libro sera peor!besotes

    ResponderEliminar
  5. Como diría Annie de Misery yo fui la fans número uno de S. King, cuando era joven jejeje. Leía todo lo que llevara el sello King. Pero en este caso debo decir que me gustó más la película que la novela. La película es una obra maestra, no he pasado tanto miedo en mi vida.

    ResponderEliminar
  6. A mí me molesta bastante que se critique, como malos lectores, al que solemos leer bestsellers o libros de mero entretenimiento. Cada uno lee lo que quiere y en cada momento, faltaría más. Yo he leído mucha literatura clásica, de la que dicen Literatura con mayúsculas y la he disfrutado mucho. Pero en este momento me apetece sólo literatura de evasión, rápida y sin complicaciones.
    King no me gusta. He leído bastantes novelas suyas (al menos 6 o 7) para ratificarme en esta decisión: disfruté algo con sus novelas, no te digo que no, pero menos que con otro tipo de novelas (como las negras) así que hace ya unos años que decidí no leer nada suyo...

    ResponderEliminar
  7. No soy fan de King ni del terror, así que esta vez no me tientas

    ResponderEliminar
  8. A lo largo de mi vida he leído varios libros de Stephen King y lo que me gustaba era su manera de envolverte en un halo de misterio y terror, de estar leyendo y no ser capaz de parar pero estar asustada igual o incluso saber lo que va a pasar y estar nerviosa.

    Me alegro que te haya gustado este libro, espero que caiga pronto en mis manos.

    Un besiño

    ResponderEliminar
  9. No soy de terror y con King nunca me animé, y eso que mi hermana es una adicta y es de las que lleva el libro en el metro; la película me parece entretenida y con algunos puntos muy buenos, un clásico gracias a Jack Nicholson,
    saludos

    ResponderEliminar
  10. A mi me revienta la gente que critica a los que leemos Best Sellers o libros alejados de la gran literatura. Cada uno lee lo que le gusta y punto. Yo no me meto con los que ven a Belén Estebán, de la que paso olimpicamente al no interesarme nada su vida. De Stephen King leí 2 libros y me gustaron. Me parece un gran escritor digan lo que digan. Este libro me lo regalaron y al final no lo leí todavia. Creo que es mejor la película.

    ResponderEliminar
  11. No lo he leído, pero la película me gusta bastante... aunque el doblaje de Forqué... eso daría para escribir una reseña entera xDDD

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Lo leí hace poco y disfruté mucho con esta novela, sobre todo, por lo que indicas. El terror no está sólo en el hotel. Está en esos hechos que sucedieron antes de llegar al hotel, el alcoholismo, la violencia... Es increíble lo bien que sabe perfilar los personajes, lo bien que nos mete en situación. La peli aún no la he visto. Lo he intentado, pero a los diez minutos tengo que abandonar. Ahí me has ganado. No soporto el doblaje de esta peli. La tengo que buscar en versión original, porque de otra manera no voy a ser capaz de verla.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  13. Vi la película, magistral, pero el libro no lo he leído. No he leído gran cosa, la verdad, de King.
    Un saludo,

    ResponderEliminar
  14. He visto la película y me parece una obra magistral del terror. Ahora bien, el libro no lo he leído y por tanto no puedo hacer comparaciones. Besos.

    ResponderEliminar
  15. Nunca he llegado a leer el libro, pero una vez que ves la película, no olvidas los ojos de loco de Jack Nicholson en la vida...

    ResponderEliminar
  16. Gran novelón. Van a hacer la secuela. Echémonos a temblar. Lo de la Forqué, fue de traca.

    ResponderEliminar
  17. Imprescindible del género, tanto el libro como la peli =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  18. A mí me gusta King, y no me avergüenza decirlo. Recrea unos ambientes que te sobrecogen y te atrapan. Claro que hay algún libro suyo que no me ha gustado tanto, pero algunos, como éste, Apocalipsis o It, me encantaron.

    Y sobre mejor o peor literatura... nadie es quién para juzgar lo que lee otra persona. Yo lo que creo es que no es bueno encasillarse en un sólo género, a mí me gusta ir cambiando, pero claro, eso es lo que me gusta a mí.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  19. Es cierto que da un poco de pena leer a Stephen King en público jaja pero no tendría que ser, tiene libros muy entretenidos, a mí El Resplandor me gusta mucho, la película la vi en HBO online apenas hace poco y la había visto ya hace mucho y varias veces y me parece muy buena, mucho mejor que el libro, creo que con más misterio y símbolos.

    ResponderEliminar

Analytics