viernes, 4 de octubre de 2013

GATACA (FRANCK THILLIEZ))

¿Maldad genética?




FICHA TÉCNICA


Título: Gataca
Autor: Franck Thilliez
Editorial: Destino (2012)
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 654
PVP: 21,00 €





FRANCK THILLIEZ

Franck Thilliez,(Annecy, 1973) es ingeniero de nuevas tecnologías. Algo que probablemente influya en sus novelas, porque pese a ser su obra novela negra, hay un cierto componente científico en ellas.

Es autor de varios libros. Entre otros:
-Train d´ener pour Ange rouge (2003)
-Las chambre des morts (2005)
-Deuils d miel (2006)
-La forêt des ombres (2006)
-La mémorie fantôme (2007)
-L´anneau de Moebius y Fractures (2009)
-El síndrome E (Destino 2011)
-Gataca (Destino 2011)
-Atomka (Destino 2013)



ARGUMENTO

Un pederasta aparece asesinado en su coche.
Una joven primatóloga aparece muerta, aparentemente golpeada y mordida por un chimpancé, aunque la investigación demuestra que es un asesinato.
Aparecen en una cueva perfectamente conservados por el frío, los restos de una familia de neandertales asesinados por un cromagnón que está junto a ellos.
Gregory Carnot, el asesino de niños, aparece muerto en su celda tras haberse suicidado arrancándose la yugular.
Un obstetra especialista en genética es salvajemente asesinado en su casa de Monmartre.

Hechos aparentemente inconexos y que sin embargo están todos relacionados. Tras ellos, se esconde el MAL. Un mal que muy a su pesar experimentan en carne propia Sharko y Lucie.




GATACA

El síndrome E es la primera novela en que trabajan juntos Lucie Henebelle y Frank Sharko. Podría considerarse por tanto el comienzo de una serie compuesta de momento por los siguientes libros:
-El síndrome E
-Gataca
-Atomka

Sin embargo, la serie comienza en realidad con El ángel rojo, la primera novela en la que aparece Franck Sharko y a la que hacen referencia algunos recuerdos que se nos presentan en esta novela. Lo ideal pues sería empezar por El ángel negro, aunque si quieres seguir la estela de esta pareja, El sindrome E es también una buena opción, pues se entiende perfectamente sin haber leído la anterior.
El síndrome E nos lleva incluso un paso más allá: ¿Qué pasaría si la maldad fuese contagiosa? ¿Puede manipularse la mente humana para que exteriorice toda su violencia? Son las preguntas a las que tendrán que hacer frente la pareja de investigadores.


La maldad es nuevamente la protagonista en Gataca. ¿Existe acaso un gen de la maldad pese a haber sido descartada su existencia por los médicos? ¿Qué puede llevar a hombres normales a convertirse de repente en sádicos asesinos? ¿Es la evolución del hombre un error de la naturaleza, porque lo “natural” es la extinción y no la prolongación de la vida?

Una novela pues como la anterior auténticamente negra.


Algo para mi muy importante de esta novela son sus personajes, no solo por lo bien trazados que están, sino por su fuerte personalidad. Algo de lo que el autor es muy consciente como refleja en la nota final del libro:
«Hay algo que he comprendido ahora y que es uno de los principales motores de mi escritura: construir buenos personajes es tan importante como crear una buena historia (Gataca; página 652)


Como decía en la breve nota sobre la biografía del autor, la ciencia ocupa un papel importante dentro de la novela. En el caso de Gataca es la genética la que toma el papel protagonista.
De hecho el nombre proviene de la combinación de las cuatro letras con las que se conocen las cuatro bases que componen el ADN: Guanina, Adenina, Timina y Citosina.
No obstante, nada tiene que ver con la ciencia ficción. El lenguaje empleado, hace que los conceptos utilizados, queden muy claros y comprensibles para un lector lego en la materia, en este caso para el que nada sepa lo que implica el ADN en la vida sobre la tierra.




FRANCK SHARKO Y LUCIE HENEBELLE

Franck Thillliez ha creado una pareja de protagonistas muy originales.
Por una parte Franck Sharko, conocido por todos como Shark (tiburón). No he conocido en todas mis lecturas de novela negra un personaje tan peculiar como éste. Apoyado por un jefe que le hace volver al trabajo, la personalidad de Shark es única. ¿Cuantos inspectores esquizofrénicos conocéis? Porque aquí vais a encontrar uno, al que ni siquiera la medicación consigue frenarle sus alucinaciones que se concretan en la figura de una niña Eugénie, con la que no sólo habla sino que le obliga a comprar castañas confitadas o salsa de cóctel
«Armado de su licenciatura en psicocriminología y de la experiencia de veinte años sobre el terreno, Sharko, policía esquizofrénico paranóico, había llevado a cabo otro tipo de investigación sin pisar la calle.» (El síndrome E; página 309)

No es Shark un “héroe” corriente. No es la personificación del bien. En un momento dado no tiene ningún problema en convertirse en ejecutor, en tomarse la justicia por la mano.
«Con las mandíbulas apretadas provisto de una navaja, grabó en la corteza un palo vertical junto a los otros siete. Ocho cabrones que ya no le harían daño a nadie.» (El síndrome E; página 308)

¿Héroe o superviviente?
«Levallois lo consideraba un superviviente nato, uno de esos héroes caídos a los que solo cabe admirar o detestar. De momento el joven teniente aún no sabía por qué decantarse. Solo tenía una certeza: Sharko había sido un buen investigador.» (Gataca; página 37)

En Gataca, intentando exorcizar sus demonios personales, aquellos que creía estar enterrando pero que tras los hechos acontecidos al final de El síndrome E han vuelto a la carga, Sharko decide sumergirse de nuevo en la sordidez de la investigación en la calle
«Tras solicitar ser destinado a un grupo de la criminal, ya no tenía de comisario más que el mote con el que algunos se dirigían a el: “¿Qué tal, comisario?”» (Gataca; página 29)


Junto a él como contraste la figura de Lucie Henebelle, madre de dos hijas gemelas y escarmentada de las relaciones con los hombres. Una vida familiar difícil, pues la resolución de los casos hacen difícil el cuidado de sus gemelas.
«¿Cómo a una joven atractiva como usted le dio por perseguir a criminales?
Probablemente sea una cuestión de escalofríos. A fin de cuentas, ambos tratamos de arreglar lo que no funciona.»
(El síndrome E; página 83)






IMPRESIÓN PERSONAL

Dice el autor en una nota a los lectores previa a la novela:
«Esta novela está protagonizada de nuevo por Lucie Henebelle y Frnack Sharko. Su aventura no concluyó al final de El síndrome E dado que en las últimas páginas se produjo un acontecimiento inesperado. Aunque evidentemente los personajes mantienen una continuidad psicológica con respecto al libro precedente, debo precisar que esta historia es completamente independiente, de modo que se puede leer sin necesidad de haber leído aquel.»

No obstante, por más que como afirma el autor pueda leerse de un modo independiente, debes leer primero El síndrome E, pues Gataca aunque trate un nuevo caso, no deja de ser el remate a la intriga que como sorpresa final se plantea en El síndrome E.
Si lees primero Gataca, perderás ese impulso que a mí y a muchos lectores nos impulsó a leer rápidamente la siguiente entrega.
Porque aunque ahora estoy deseando empezar con la tercera entrega, con Atomka, no me urge, pues en ella se desarrollará esta peculiar pareja de policías, pero no ha quedado nada por resolver de las anteriores entregas.


Una trama que no deja un momento de respiro, muy bien resuelta y con unos personajes inolvidables, hacen que Gataca sea una novela imprescindible para los aficionados a la novela negra.


Lectura facilitada por la Biblioteca Municipal de Móstoles.



VALORACIÓN: 9/10




Si quieres conocer más reseñas de novela negra, pincha AQUÍ



15 comentarios:

  1. He descubierto a Thilliez este año y me encanta. Se maneja en el suspense muy bien.

    ResponderEliminar
  2. Pues creo que me apetece leerlo porque todos habláis muy bien de este autor y de su pareja protagonista. Me apunto para empezar con "El síndrome E". Besos.

    ResponderEliminar
  3. Este libro lo leyó mi marido y le encantó. Yo aún no he leído nada del autor. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Creo que hoy voy a dejar de leer blogs, de cada uno me "llevo" un libro....besotes

    ResponderEliminar
  5. Pese a las buenas impresiones que tienes de esta novela y la anterior no me termina de convencer. Esta vez creo que no la apunto. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. El síndrome E lo tenía pendiente, pero no sabía que estaba relacionado con Gataca. Ni que decir tiene que por supuesto que leeré los dos. 1beso!

    ResponderEliminar
  7. Muchas veces me sorprendo leyendo géneros que en principio no me llaman y puede que con este autor también me ocurra; será cuestión de probar,
    saludos

    ResponderEliminar
  8. Un autor con el que no me he iniciado pero al que tengo muchas ganas

    ResponderEliminar
  9. he leído muy buenas críticas, tanto de esta como de su anterior novela y me alegro de que aclares que primero hay que leer la anterior, porque muchas veces vamos a ciegas y nos damos un chasco. El caso es que tras tantas reseñas buenas... no me termino de animar, no sé por qué.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Tengo pendiente leer algo de este autor, a ver si me animo...
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Te agradezco lo del orden de lectura más adecuado de estos libros, porque los tengo y a veces me sulfura no tener claro cuál va primero y si es importante o no el orden en que los leas. Malditas series y sagas... :)

    Besos!

    ResponderEliminar
  12. Y con Atomka siguen las emociones.
    El ángel rojo está muy bien, aunque no al nivel de estos. Te recomiendo que lo leas antes de Atomka para atar más cabos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Yo tengo pendiente El síndrome E y seguro que luego lee éste y Atomka. Me has dejado con ganas de ponerme ya
    Cada vez me gusta más la novela negra, raramente me decepciona

    ResponderEliminar
  14. Ays, ays, ays, como me tientas... Tengo que estrenarme con este autor pronto!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  15. Tengo pendiente a este autor desde hace mil, aunque no empezaré por este =)

    Besotes

    ResponderEliminar

Analytics