miércoles, 27 de noviembre de 2013

LA NIEBLA Y LA DONCELLA (LORENZO SILVA)

La niebla y la doncella

Lorenzo Silva



FICHA TÉCNICA

Título: La niebla y la doncella
Autor: Lorenzo Silva
Editorial: Destino, 2002
Encuadernación: Tapa dura
Páginas: 360
PVP: 17,00 €




Editorial: Destino, 2003
Encuadernación: Tapa blanda bolsillo
Páginas: 368
PVP: 8,95 €






LORENZO SILVA



Lorenzo Silva (Madrid, 1966) acumula en su haber algunos de los premios literarios más prestigiosos de este país, como el Premio Nadal (2000 por El Alquimista impaciente), el Premio Planeta (2012 por La marca del meridiano), el Premio Primavera (2004 por Carta Blanca).



Lo más conocido de él es su serie sobre una pareja de la Guardia Civil (Bevilacqua y Chamorro), pero además de novela negra (es el organizador del prestigioso Getafe Negro), también ha escrito libros de relatos, libro de viajes y novelas de todo tipo.
Música para feos es la última novela que ha publicado, un nuevo giro a su carrera, pues se trata de una novela donde lo importante son los sentimientos.

Las novelas de Lorenzo Silva de las que podéis encontrar reseñas en este blog son:
-Música para feos




Bevilacqua entre las brumas canarias


ARGUMENTO de LA NIEBLA Y LA DONCELLA


En la isla de La Gomera, su tranquilidad se rompe cuando aparece el cadáver de un joven degollado. El principal sospechoso es un político de la isla al que una llamada anónima lo vinculaba con el falso robo de su coche, en el que aparecieron restos de sangre en el asiento.
El aparente móvil son las amenazas públicas proferidas por el acusado contra la víctima, por mantener relaciones con su hija, que es menor de edad. En el juicio se dictamina la no culpabilidad del acusado, quedando la investigación en punto muerto.
Dos años después el nuevo delegado del gobierno en la isla ordena la reapertura y pronta resolución del caso, pues la madre de la víctima es su cuñada y le exige respuestas.


El "muerto" le toca a Bevilacqua, que junto a Chamorro se desplaza a la isla para intentar resolver el rompecabezas en menos de dos semanas.





LA NIEBLA Y LA DONCELLA



Las novelas que componen hasta ahora la serie son las siguientes:

-El lejano país de los estanques (1998). Premio El Ojo Crítico 1998.
-El alquimista impaciente (2000). Premio Nadal.
-Nadie vale más que otro, cuatro asuntos de Bevilacqua (2004).
-La reina sin espejo (2005).
-La estrategia del agua (2010)
-La marca del meridiano (2012) Premio Planeta



Lorenzo Silva rompe todos los estereotipos que podamos tener grabados de una pareja de la Guardia Civil (salvo el hecho de la pareja, porque siempre se ha dicho ”Venimos como la Guardia Civil, por parejas”. Lejos de dos señores con tricornio negro, capa verde y un gran mostacho, nos encontramos con una pareja de hombre y mujer, que además no se dedican a patrullar carreteras, sino que son investigadores criminales. Porque la Guardia Civil, tiene más funciones además de la de agentes de tráfico en carretera.
Para ser más atípica esta pareja, Bevilacqua antes de meterse a la Guardia Civil acabó la carrera de psicología, y Chamorro aunque no terminó la carrera, es una enamorada de las ciencias, concretamente de las Matemáticas.
Esta peculiar pareja es la encargada desde la unidad central de ir resolviendo casos complejos, o que corren prisa, o como es el caso que los va a ocupar en La niebla y la doncella que tuvieron lugar hace ya dos años, quedaron sin resolver, pero ahora por motivos políticos alguien urge para que sean resueltos.
Una difícil papeleta, porque como dice Bevilacqua: 
«Los muertos al principio huelen como los vivos, luego huelen a rayos y al final no huelen a nada. Por regla general, a nosotros no nos los dan hasta que no han pasado a la tercera fase. Sólo un tonto seguiría un rastro que ya no huele.» (Página 57)

Difícil labor la suya, no solo por el tiempo transcurrido, en el que el principal sospechoso fue juzgado y declarado inocente, sino porque de entrada pone su nueva investigación la capacidad de los que en su día hicieron la investigación y que ahora son los que tienen que ayudarles a llevar la nueva a cabo.







BEVILACQUA Y CHAMORRO


Sin duda lo mejor de la serie es la pareja Bebilacqua-Chamorro, porque uno más uno no son dos, pues juntos sus capacidades no se suman, sino que por la sinergia entre ambos, se multiplican.
«-No sólo es que trabaje a gusto con ella, que no lo niego. Es que me parece la mejor para esta clase de casos. -¿Ah si? ¿Y eso por qué?Porque no se rinde nunca.-Si, es dura la Chamorrito. Una tía con un par de cojones». (La niebla y la doncella. Página 61)
 

Son dos mentes distintas, Bevilacqua no puede olvidar sus estudios de psicología, y de hecho son abundantes en el libro las citas a algunos de los más notables estudiosos de la materia. Frente a tanta divagación, Chamorro tiene un espíritu científico mucho más racional, que es utilizado por Bevilacqua para confrontar y poner a prueba la idoneidad de sus pensamientos e intuiciones.
«Me gustaba hablar con mi compañera y poner a prueba los devaneos de mi cerebro, porque no sólo era inteligente. Era sensata, y noble de corazón. Al cabo del camino que he recorrido, creo que es la más sabia combinación que puede alcanzar una persona, la que a mí me hubiera gustado ser capaz de lograr.» (La niebla y la doncella. Página 137)


Semejante declaración de Bevilacqua, no difiere mucho de la que haría un enamorado. Y si bien la relación Bevilacqua-Chamorro es todo un ejemplo de castidad, Bevilacqua no puede evitar que una pulsión amorosa vaya creciendo dentro de él, la que hace que se sienta celoso del novio de Chamorro, por más que éste sea un capullo integral.

¿Qué pinta un psicólogo metido a Guardia Civil? Hasta el mismo Bevilacqua se hace esa pregunta. Porque su comportamiento en el fondo está cargado de una gran dosis de ingenuidad y de quijotismo, ese quijotismo español que puede llevarnos a luchar contra molinos de viento con tal de salvar el mundo. De luchar para derrotar el mal, aún sabiendo que cada victoria es sólo parcial, que la derrota del mal es imposible. Por eso, a pesar de la victoria, siempre queda un regusto amargo y de tristeza, la que da el ver como el mal ha podido apropiarse del alma humana. Esa es en realidad la definición de una novela negra, la que marca la nota diferencial frente a novelas de intriga o policíacas, muy respetables pero un punto inferior a la buena novela negra.

Es la actitud de Bevilacqua no sólo quijotesca, sino religiosa, que concibe la vida como una lucha entre el bien y el mal:
«En realidad, soy un iluso. Sigo en esto, bueno, por si queda alguna esperanza de encontrar el modo de disuadir a la gente de que joda al prójimo.» (Página 56)






IMPRESIÓN PERSONAL

El libro ha sido para mí una sorpresa, porque lo que no esperaba es que un libro de estas características pudiera traerme a la memoria recuerdos y vivencias de mi infancia.
No he estado nunca en La Gomera, pero si muchos veranos en mi infancia y adolescencia en La Palma, que también aparece en la novela, por ser mi madre de allí.
Uno de los puntos importantes de la novela, tan importante como para aparecer en el título de la novela, es la niebla. Si habéis estado en Tenerife, seguramente habréis vivido la experiencia de atravesar el mar de nubes que en muchas ocasiones encuentras camino de la cumbre de El Teide.

La situación que describe en La Gomera es muy semejante a la que yo he vivido en La Palma, con esa niebla que ves venir hasta abarcarlo todo, una niebla en la que el pino canario ordeña el agua de las nubes para dar a estas islas occidentales su verdor característico.
También describe como al atravesar un túnel en la montaña, el tiempo cambiaba radicalmente. Cuántas veces viví lo mismo al atravesar el túnel de la Cumbrecita tras pasar por la antigua pista de aterrizaje (así de disparatado era el aeropuerto antiguo, aterrizando en una pequeñísima pista en la ladera de la montaña, que raro era el día que no había viento o niebla) y pasar directamente de una fría bruma a un día de sol radiante y cálido.
No pude menos que reírme cuando Bevilacqua nos describe su experiencia de un día en la playa encontrándose con que la playa es en realidad un mar de piedras negras. Para mí la sorpresa fue la primera vez que pisé una playa de fina arena blanca, nada del negro de las playas palmeras, en la que además te adentrabas en el mar sin que te cubriera el agua a los tres pasos.

Paisaje de La Palma
En un momento dado la acción pasa a La Palma, y en ella Chamorro gran aficionada a la astronomía, no puede evitar pedirle a Bevilacqua una excursión hasta el Roque de los muchachos, en el que se encuentra el mejor observatorio astronómico español.
Chamorro quiere vivir una experiencia que yo he tenido y recuerdo con añoranza: el cielo palmero en una noche estrellada. Ni siquiera el cielo de Gredos llega a su altura. La Palma no sólo tiene unos cielos límpidos, sino que es además un espacio de protección lumínica, con un alumbrado público diseñado para iluminar, que no deslumbrar las calles, pero evitando que la luz se proyecte hasta el cielo con su correspondiente contaminación lumínica, esa que en Madrid sólo te permite ver un puñado de estrellas.


Hay tanta subjetividad en lo expuesto hasta ahora que mi valoración de cinco estrellas puede resultar exagerada. Al margen de esos recuerdos personales que en mi ha despertado, hay que reconocer que la trama es de las que enganchan desde las primeras páginas. Además Lorenzo Silva gracias al gran hallazgo de la pareja Bebilacqua-Chamorro, consigue convertir La niebla y la doncella en una gran novela negra, española para más señas, dotada además de un gran sentido del humor a la hora de hacer observaciones sobre nuestra vida cotidiana, como la que emplea para hablarnos de un aeropuerto:
«La mayoría del pasaje, Chamorro y yo incluidos, se dejó manejar con esa admirable docilidad ovina que desarrollan los humanos cuando se encuentran en un contexto aeropuertario.» (Página 52)




VALORACIÓN: 9/10




Si quieres conocer más reseñas de novela negra, pincha AQUÍ.

14 comentarios:

  1. De todas las reseñas de la serie ésta es la más entusiasta, qué gusto da cuando a uno le tocan la tierra, aunque creo que si se desarrollase en otro lugar también te tendrían ganado; sigo apuntando,
    saludos

    ResponderEliminar
  2. Pues me apunto esta serie que pinta tan bien, que bonito que una novela te traiga recuerdos de la infancia...besotes

    ResponderEliminar
  3. Esta es una de las novelas de la serie que más me gustó. Bueno, de hecho me han gustado y los he devorado todos.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  4. Parece que es una serie que engancha. Me tendré que conformar con leer La marca del meridiano, la ganadora del Premio Planeta del pasado año. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Ahora que la retomas no podrás parar hasta que la termines ;). A mí me pasó...

    ResponderEliminar
  6. No me estrené aún con el autor, pero ya tengo encargados los tres periódicos de El país y sus libros correspondientes de este autor, para poder solventar el tema ;D

    ResponderEliminar
  7. Cuando una novela despierta tantos recuerdos, siempre la disfrutamos de una forma especial. Aún tengo que leer el anterior, que me gustó mucho el primer libro de esta saga.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. No sé como lo voy a hacer con tanto pendiente por leer y algunos compromisos, pero me tengo que volver a poner con esta serie. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Qué buena reseña, Pedro. Un gustazo leerla. Y claro, Lorenzo Silva... es agradecido como el que más, para leer y para reseñar.

    ResponderEliminar
  10. Hace muchos años que lo leí y recuerdo que me encantó, como casi toda la serie. El que más me chirrió, pero creo que fue una cuestión más personal, es "La estrategia del agua" que lo dejé sin terminar. Pero luego me gustó bastante el premio planeta, pero creo que me gustaban más las anteriores.

    ResponderEliminar
  11. Pues me dejas convencida del todo.
    Me lo llevo a la lista =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  12. No he leído todavía a Silva, pero esta serie de novelas negras me llamaba mucho la atención... Y cuando descubrí que ésta en concreto se desarrollaba en Canarias no pude sino tenerla más en cuenta, que siempre la tierra acaba tirando! Me apetece mucho conocer a esta peculiar pareja de guardias civiles. 1beso!

    ResponderEliminar
  13. Tengo pendiente al autor y a esta serie, por un lado me apetece tremendamente porque he leído muy buenas opiniones, por otro la cantidad de libros me tira para atrás. Aun así, se que lo acabaré leyendo

    ResponderEliminar
  14. Yo he leído esta novela y luego leí algunos de la saga salteados y la verdad es que me gusta el estilo de Silva.

    Besos.

    ResponderEliminar

Analytics