jueves, 19 de diciembre de 2013

EL PUENTE DE LOS ASESINOS (ARTURO PÉREZ-REVERTE)

Don Diego Alatriste de conjura entre los canales venecianos

DATOS TÉCNICOS




Título: El puente de los asesinos
Autor: Arturo Pérez-Reverte
Editorial: Alfaguara
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 384
PVP: 19,50





ARTURO PÉREZ-REVERTE

Arturo Pérez-Reverte figura entre los autores de novela más conocidos y vendidos en España, sobre todo a partir de su serie del Capitán Alatriste, que dicho sea de paso, no es lo que más me gusta de él, aunque son de sus novelas más divertidas.
De toda su narrativa (veintitrés novelas incluidas las de la serie Alatriste), sólo hay tres novelas que no he leído El húsar, Un asunto de honor y Cabo Trafalgar (esta última no tengo ninguna intención de leerla, que parece ser lo más aburrido de todo lo que ha escrito). Son por tanto diecinueve novelas, veinte con esta última las que he leído del autor, que para no caerme bien, no podrá decir que no estoy entre sus incondicionales.
Una característica tienen en común, incluidas las de la serie del  Capitán Alatriste las novelas de Arturo Pérez-Reverte: Se dividen en dos tipos, las novelas que acaban mal y las que acaban muy mal.

Por lo visto el propósito inicial de Pérez Reverte cuando empezó a escribir estos libros, era hacer de la historia algo agradable y atractivo, que apeteciese conocerla. Y creo que realmente lo ha conseguido. Y ha sido así como lo que iba a ser una novela, ya ha alcanzado la cifra de siete:

-El Capitán AlatristeComienzan las aventuras de este soldado y espadachín del siglo XVII, recorriendo en este libro las calles y callejuelas de Madrid donde vive una corte corrupta y en decadencia.

-Limpieza de sangre
 Continúan las aventuras en Madrid, cuando una mujer aparece estrangulada frente a la iglesia de San Ginés y Quevedo enreda a Alatriste en otra aventura

-El sol de BredaUno de los episodios importantes de los tercios de Flandes fue el asedio de la ciudad de Breda en el año 1625. Aquí debuta en combate Íñigo Balboa, como mochilero

-El oro del rey
En esta ocasión la acción lleva a Alatriste con un grupo de espadachines a Sevilla, con una peligrosa misión, pues hay que desentrañar qué está pasando con el contrabando del oro que viene de las Indias.

-
El caballero del jubón amarilloDe vuela a Madrid y a los corrales de comedias de la capital.

-Corsarios de Levante
Nos subimos a las galeras de Nápoles, donde van a combatir a los corsarios que no paran de asolar las cosas levantinas.

-
El puente de los asesinosNápoles, Roma y Venecia son los escenarios en los que tiene lugar esta entrega de las aventuras de Alatriste.



El puente de los asesinos es la séptima y hasta ahora última entrega de la serie del capitán Alatriste, el personaje más famoso creado por Arturo PérezReverte.
Uno de los pocos escritores españoles cuyo sólo nombre es casi un seguro de ventas es Arturo Pérez-Reverte. Las novelas de Pérez-Reverte pueden dividirse en tres tipos:
-Las que acaban mal.
-Las que acaban muy mal.
-Las de la serie de Alatriste.
Aunque haga un aparte con la serie de Alatriste, está claro que su poso amargo es de las que aunque cada libro pueda tener casi un final feliz, el final de la serie estará dentro de uno de los otros grupos, pues acabará mal o muy mal, dependiendo de tus gustos particulares.
El final ya se anticipó en Alatriste, la película, con el cuadro de las tropas españolas resistiendo el último asalto en Rocroi. Lo que allí se anunciaba, aquí se especifica. En palabras de Íñigo Balboa:
«Fui en suma, para mi siglo, un hombre afortunado. Alcancé grados militares y obtuve mercedes cortesanas. Pero durante toda mi vida, en cuanto papel pasó por mis manos, firmé siempre, incluso siendo jefe de la guardia real, como alférez Balboa. La graduación que tuve en Rocroi el día que vi morir al Capitán Alatriste.» (El puente de los asesinos. Página 123)






ARGUMENTO

«Dos hombres se batían a la luz indecisa del amanecer, silueteados en la claridad gris que llegaba despacio por levante.»

Así comienza la que hasta ahora es la última aventura del capitán Alatriste, con un duelo al amanecer, con algunos de sus compañeros tirados y heridos en una playa a la espera de ser liberados. Un duelo que quedará en nuestra memoria y a medida que pasen las páginas adivinaremos quiénes son los que en él participan.
Un gran arranque, aunque evidentemente no pueda llegar a superar aquel con el que empezaba la primera novela de esta serie: «No era el hombre más honesto ni el más piadoso, pero era un hombre valiente. Se llamaba Diego Alatriste y Tenorio.»

Estamos ante lo que es la última escena de la novela, pero ¿cómo se ha llegado hasta ahí? Pues gracias a la participación de Quevedo, gran amigo de Alatriste al que ya hemos podido disfrutar en alguna de las novelas de la serie y que siempre se las apaña para meter a Alatriste en enredos de difícil solución.
Es lo que tiene la amistad, que de una vez para otra Alatriste se fía de Quevedo y termina enredado en aventuras muy peligrosas.
Aunque quizás ninguna tan peligrosa como ésta, en que por bien de los intereses del imperio español, conviene derrocar al Duce de Venecia, para lo cual el plan es asesinarlo durante la misa del gallo. No es Alatriste el encargado de cometer tal asesinato, pero si el responsable de mandar un pequeño grupo que llevará a cabo una serie de acciones destructivas en Venecia nada más producirse el asesinato, que redundarán en el mayor beneficio y la gloria de España.
Todo ello, no tanto por amor a la patria, sino por una paga muy sustanciosa.






PERSONAJES

Arturo Pérez-Reverte tiene el gran mérito de saber dibujar perfectamente a sus personajes, dotados de una gran humanidad que hace que no sean unos héroes perfectos, sino que en ellos el lado malo y el bueno convivan en permanente lucha, o ya puestos, en convivencia pacífica, pues según las circunstancias domina uno u otro.


Don Diego Alatriste

Por todos conocido como capitán Alatriste, por más que no tenga tal rango militar. No obstante, su capacidad para dirigir hombres y sacarlos de situaciones peligrosas, es el que ha llevado a que todos lo llamen así.
Pocas descripciones tan buenas de un personaje como la que de él se nos hace, en un gran arranque de la serie, cuyas primeras palabras son para describirnos este personaje:
«No era el hombre más honesto ni el más piadoso, pero era un hombre valiente. Se llamaba Diego Alatriste y Tenorio, y había luchado con los soldados de los tercios viejos en las guerras de Flandes.
Cuando lo conocí malvivía, alquilándose por cuatro maravedíes en trabajos de poco fuste, a menudo en calidad de espadachín por cuenta de otros que no tenían la destreza o los arrestos para solventar sus propias querellas. Ya sabéis, un marido cornudo por aquí, un pleito o una herencia dudosa por allá, deudas de juego pagadas a medias y algunos etcéteras más.»

Tampoco está mal la descripción que de él hace en El puente de los asesinos:
«Marcas en la cara, las manos y la frente. Sois uno de esos hombres, había comentado Quevedo, que llevan la biografía a lo vivo pintada en la estampa.» (El puente de los asesinos. Página 61)


Íñigo de Balboa

Es el narrador de la historia de Alatriste, de ahí que buena parte esté narrado en primera persona. Al morir su padre en una de las batallas que libraba junto a Alatriste, encomendó a este que se quedara a su cuidado. Lo cual no impide que quede enredado en las aventuras de Alatriste. Como ocurre al final de la primera novela, con su enfrentamiento con Gualterio Malatesta, el malo de toda la serie:
«Debería acabar contigo, ahora que aún eres un chiquillo... Antes de que seas un hombre y me mates tu a mí.
Después volvió la espalda y se fue, convertido de nuevo en la sombra negra que siempre había sido. Y oí su risa alejándose bajo la lluvia.»
(Final de El capitán Alatriste)

Asistimos al crecimiento de Íñigo de Balboa, que va dejando de ser ya un crío. "Ha crecido mucho el jodío zagalito" dice uno de los amigos del Capitán, a lo que este replica "No lo sabes bien".

Se plantea su futuro, que para él pasa por el oficio de soldado: «Quise ser soldado, lo era al fin, y a ello me aplicaba con la resuelta pasión de mi juventud.» (Corsarios de Levante. Página 47)

No obstante, Alatriste insiste en su educación, consciente del pobre futuro que aguarda siempre a un soldado. Peculiar personaje este soldado, que junto a sus armas siempre a punto, lleva en su mochila algún libro: «La pluma llega más lejos que la espada, y más futuro que un matarife profesional, tendrás siempre alguien versado en libros y leyes, bien situado en la corte.»(Corsarios de Levante. Página 46)

En El puente de los asesinos Íñigo de Balboa ya tiene dieciocho años. Apenas un chaval hoy día, pero todo un hombre en aquellos tiempos, máxime si había vivido todo lo que había vivido:
«La vida junto a mi antiguo amo, Madrid, Flandes y el Mediterráneo, había hecho de mí lo que era ahora: un mozo de manos recias y buen ojo, sereno a la hora de desnudar la sierpe, diestro en el oficio de acuchillar y ser acuchillado, con maneras de soldado y edad suficiente para tomar decisiones.» (El puente de los asesinos. Página 33)

Es cualquier cosa menos un crío, pues el ambiente de la soldadesca lo ha mamado desde crío, de ahí que esté presto siempre a la pendencia:
«Otros, sin embargo, el capitán Alatriste y y mismo éramos de esos que estiman que la más saludable forma de templar una injuria es meterle dentro, seis pulgadas de acero toledano.» (El puente de los asesinos. Pagina 60)



Quevedo

El famoso escritor, gran amigo de Alatriste vuelve a reaparecer en esta novela, y como siempre termina enredando a Alatriste en una aventura de muy incierto final. Impresionante también la descripción de Quevedo
«Era un poeta cojitranco y valentón, putañero, corto de vista, caballero de Santiago, tan rápido de ingenio y lengua como de espada, famoso en la corte por sus buenos versos y su mala leche.» (El capitán Alatriste. Página 21)


Gualterio Malatesta

¿Qué sería de una novela de aventuras sin un malo malvadísimo? Pues ese es el papel que desempeña Gualterio Malatesta, enemigo acérrimo de Alatriste, con el que se ha batido ya unas cuantas veces. La ultima vez que lo hicieron, Alatriste le perdonó la vida, no por bondad, sino porque lo necesitaba vivo para que quedara claro quién era el culpable en el intento de asesinato al rey. Total, daba igual, porque difícilmente saldría vivo de las torturas a las que sería sometido por las autoridades.
Pero Malatesta tiene más vidas que un gato y ha conseguido sobrevivir incluso a las torturas de la inquisición. Además en esta nueva aventura, por una vez y sin que sirva de precedente, Alatriste y él están en el mismo bando, por lo que las cuentas que ambos tienen pendientes, deberán seguir pendientes hasta que finalice todo.
Claro, que Alatriste no lo tiene claro del todo:
«Para Gualterio Malatesta, una cuchillada por la espalda era compatible con cualquier tipo de compromiso.» (El puente de los asesinos. Página 70)

Y sin embargo, pese a su odio, ambos tienen demasiadas cosas en común, empezando por una más que evidente:
«Era más que probable que ambos, uno y oro, se estuvieran haciendo viejos.» (El puente de los asesinos. Página 257)











IMPRESIÓN PERSONAL

Aunque no dejen de ser unas novelas menores, lo cierto es que cada vez me gustan más las novelas del capitán Alatriste. Es cierto que son novelas de aventuras, pero tienen algo más, porque al margen de las aventuras, Arturo Pérez-Reverte ha conseguido transmitir el ambiente de la España de aquellos época, un tiempo desaprovechado porque España malgastó en guerras interminables el oro que entraba desde las Américas.
Unas guerras libradas por unas tropas que pese a todo peleaban sin descanso y fueran cuales fueran las condiciones y el trato que recibieran:
«La fiel infantería del rey católico, en guerra con medio mundo. Sufrida mal pagada insaciable de despojo y botín, amotinada a ratos pero impasible bajo el fuego enemigo, vengativa y cruelísima en el degüello. Orgullosa y temible siempre, bajo sus harapos.» (El puente de los asesinos. Pagina 62)

No para de sorprenderme esa figura de Alatriste, combatiendo tal vez porque es lo único que sabe hacer, pese a que sabe que el poderoso que le contrata siempre va a abusar de el e intentar engañarle.
Todo envuelto en un aire de fatalismo, de la convicción de que el destino está trazado y no puede uno evitarlo:
«Todo es cuestión de qué naipes tocan en la grasienta baraja de la vida.» (El puente de los asesinos. Pagina 51)

«Espada tengo. Lo demás que Dios lo remedie.» (El puente de los asesinos. Página 276)

En esta novela, nos alejamos de los escenarios madrileños, para deambular por Italia, un paseo que de la mano del autor, nos mostrará las callejas de Roma y sobre todo de Venecia. No pude evitar recordar mi breve estancia en estas ciudades que aquí aparecen retratadas.
El libro tampoco sería el mismo sin las ilustraciones que lo acompañan y que dan fuerza al texto.

Si has disfrutado con los libros anteriores de la serie, es seguro que disfrutarás con éste, al que el cambio de escenarios también le beneficia, pues hace menos monótona la novela.
Si no te gustaron los anteriores, ni te molestes en leer éste
Si no has leído ningún libro de la serie, no leas éste, comienza por el primero.




VALORACIÓN: 8/10





Si quieres conocer más reseñas de novela histórica, pincha AQUÍ








11 comentarios:

  1. Yo también soy una incondicional de Pérez-Reverte (¿¿por qué no caerá bien en general??), de las que comentas la única que no he leído es Un asunto personal. Tienes razón en cuanto a Cabo Trafalgar, es prescindible, aunque yo no pude evitar leerla, y El húsar es muy bueno, recomendable, sisisí.
    Buena reseña!!

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo con lo que comentas sobre la intención del autor de acercar la Historia al lector a través de estas novelas tan amenas y trepidantes. Salvando las distancias, las aventuras de Alatriste me parecen los Episodios Nacionales personalísimos de Pérez Reverte. He leído muy poquitos libros de esta saga, pero seguro que repetiré. Bss

    ResponderEliminar
  3. Pérez-Reverte es uno de los escritores con los que nunca me he atrevido, perdón he leído Territorio comanche y nada más, no se si me gustarían,...besotes

    ResponderEliminar
  4. No se cuantas veces lo he dicho pero... Tengo que leerlos

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado la recomendación final: si no se puede comenzar por este libro y hay que hacerlo por el primero obligatoriamente, es genial que lo hayas avisado porque hay sagas en las que no es necesaria esta premisa. Me alegro de que hayas disfrutado tanto de esta saga.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Pues sí, lo mejor de estos libros es su cuidada ambientación, el paseo que nos hace dar por este Siglo de Oro de manos de Alatriste, un gran personaje.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Justamente es el único que aún no he leído. Lo apunto.

    ResponderEliminar
  8. Pues nada, a esperar a la octava entrega!

    ResponderEliminar
  9. Estos no me acaban de convencer...

    Besotes

    ResponderEliminar
  10. Veo que está siendo todo un éxito y el reto de las novelas del Capitán Alatriste. Me estáis poniendo los dientes largos. Alguna vez me estrenaré con ellas. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Una saga que hemos disfrutado y que me ha venido muy bien el empujón de Carmen, porque llevaba años queriendo terminarla y he aprovechado para volver a leer; en cuanto a este episodio, me ha sorprendido Malatesta gratamente,
    saludos

    ResponderEliminar

Analytics