domingo, 11 de enero de 2015

UN MUNDO FELIZ (ALDOUS HUXLEY)

Proyecto para un mundo feliz




FICHA TÉCNICA

Título: Un mundo feliz
Autor: Aldous Huxley
Editorial: De Bolsillo
Encuadernación: Bolsillo tapa blanda
Páginas: 256
PVP: 9,95 €






Hay quien piensan que el único objetivo de los políticos es su enriquecimiento personal, bien sea en dinero o en poder y gloria. Quizás soy de los que víctima de un optimismo patológico, piensa que, por lo menos en un principio, todos los que se apuntan a esto de la política lo hacen, por lo menos al principio, con una vocación de servicio y que es el tiempo y el desgaste del poder, el que les hace perder contacto con la realidad y les permite entrar en contacto con la corrupción y la basura, con lo que terminan manchándose y corrompiéndose.
Pero creo que lo que en principio todos los políticos buscan es que vivamos en un mundo más feliz. Distinto es que lo que ellos consideran este mundo feliz e ideal, sea el que nosotros pretendemos, que coincida con nuestra visión del mundo.
A fin de cuentas el comunismo buscaba una sociedad utópicamente más justa en la que todos serían felices y para ello pretendían una sociedad en que todos los hombres fueran iguales. Distinto es que el rasero de la igualdad sea por debajo.
La concepción de algunos países islamistas, es también la de conseguir una sociedad en que la religión sea el valor supremo. El Corán es la única verdad y ¡ay! del que no esté dispuesto a admitirlo así.
Y el capitalismo parte de la premisa de que solo con la libertad total del mercado, el hombre puede crecer y ser feliz.
Cuando estas concepciones del mundo entran además en conflicto, intentando cada una de ellas imponerse a las demás, ya tenemos un serio conflicto, que en muchos casos termina en guerra. No otra cosa fue la guerra fría (muy caliente en algunos puntos del planeta) entre el comunismo y el capitalismo. O sin ir más lejos, el enfrentamiento entre el mundo occidental y el mundo islámico.

Desde ese punto de vista enfoco yo este libro, que no deja de ser otra cosa que un Proyecto para un mundo feliz, que es como he titulado este comentario. Pues no otra cosa es este libro, en el que se nos muestra una sociedad presuntamente feliz una vez que el poder ha conseguido llevar a buen término una serie de premisas.
Y revisando este proyecto plasmado en el libro, vemos que no está tan lejos de las pretensiones que hoy día tienen muchas sociedades y que de hecho algunas de las actuaciones que se muestran en el libro para llevar a cabo el proyecto, se han llevado, o se están llevando a la práctica en muchos países.






PREMISAS PARA UN MUNDO FELIZ

1.-El mundo ha de estar organizado en clases sociales perfectamente uniformes y sin posibilidades de mezclarse entre sí.
"Existía entonces la llamada democracia, como si los hombres pudiesen ser iguales de otra forma que no fuese en su composición físico-química."
"Hombres y mujeres estandarizados en grupos uniformes (desde un mismo óvulo fecundado y dividido hasta 96 veces). Uno de los mayores instrumentos de estabilidad social."

Afortunadamente, aunque les pese a algunos este es quizás el punto en que más lejos estamos de ese mundo feliz.


2.-El consumo es el motor de la sociedad
Evidentemente en este aspecto si que estamos en el mundo feliz que se describe en la novela. Porque el gran problema de nuestra economía, lo que en el fondo está provocando toda la crisis es la disminución del consumo. Si no se consumen casas, separa la construcción. Si no hay dinero para comprar, se vienen abajo los comercios, y junto a ellos todos los puestos de trabajo que conllevan.
Un ejemplo nos presenta el libro:
"Imagina la locura que representa permitir que la gente se entregue a juegos sofisticados que en nada aumentan el consumo".


3.-El conocimiento ha de estar limitado porque es peligroso.
Por ello se produce un acondicionamiento para odiar los libros. Ciertamente cuanto más culto es un pueblo, más se resiste a que le impongan una voluntad ajena y más difícil es de engañar por los gobernantes.
"No son los filósofos sino los que se dedican a la marquetería y los coleccionistas de sellos los que constituyen la columna vertebral de la sociedad" (¿Será por eso que al acabar el verano y empezar el año hay tantas colecciones en nuestros kioscos de prensa?)

"Alguna especie de idea general debían de tener si habían de llevar a cabo su tarea inteligentemente; pero no demasiado grande si habían de ser buenos y felices miembros de la sociedad"
Algo semejante nos encontramos ya entre nosotros, especialistas en lo suyo, pero zotes en todo lo que no sea un campo muy concreto y específico de su trabajo.


4.-Supresión de la familia como fuente de infelicidad
Nos habla el libro de "los terribles peligros inherentes a la vida familiar. El mundo está lleno de padres y, por consiguiente lleno de miseria; Lleno de madres y, por consiguiente de todas las formas de perversión, desde el sadismo hasta la castidad"

Por más exagerado que esto pueda parecer, en la China maoísta, esta fue una de las cosas que se llevó a cabo, la supresión de los hijos a sus familias, la ruptura de los lazos familiares que solo suponían según el partido, una lacra y una rémora para avanzar en la revolución.
Y abundando en el tema, desaparece la maternidad, hasta el punto de que la palabra madre se considera pornográfica. Para ello se incentivó también a las mujeres a entregar sus ovarios, de cuyos óvulos saldrían los futuros seres.
"La extirpación de ovarios es una operación voluntariamente sufrida por el bien de la sociedad, aparte el hecho de que entraña una prima equivalente al trabajo de seis meses".
¿En cuántos países del tercer mundo se han llevado campañas más o menos voluntarias de infertilización a las mujeres?


5.-Supresión de los afectos estables.
Los lazos estables son una fuente de infelicidad. La fidelidad es algo trasnochado, con lo que lo que está bien visto es la promiscuidad.
Si o fijáis un poco en nuestra juventud, esos son los criterios que parecen prevalecer ahora. El esfuerzo por mantener viva una relación y una pareja, parece algo superfluo, con lo que a la mínima, adelante con otra relación o con varias a la vez, en aras de una engañosa libertad.


6.-Supresión de la religión y los dioses (Ford es otra cosa)
"Había una cosa llamada alma y otra llamada inmortalidad. Había una cosa llamada cristianismo"
Han aparecido anuncios en los autobuses de Barcelona y Zaragoza con el lema "Dios probablemente no existe".
Diez mil euros va a costó una campaña de un grupo que se definen como ateos y que quieren promover el debate sobre la existencia de Dios. Mejor les iría gastar el dinero en otras cosas, pero lo cierto es que estamos cada vez ante una sociedad no más laica, sino más incrédula e indiferente ante el reto de la existencia, no ya de Dios, sino de su propia naturaleza.


7.-La igualdad solo existe dentro del mismo grupo en que uno se encuentra
Todo otro concepto de igualdad es una entelequia. Seguramente sea esa frase que digo a veces en plan de broma: "Todos los hombres son iguales. Pero algunos son más iguales que otros"


8.-Acondicionamiento para aceptar la realidad de cada uno, como la única posible
"Este es el secreto de la felicidad y la virtud: Amar lo que uno tiene que hacer. Todo condicionamiento se dirige a lograr que la gente ame su inevitable destino social".
¡Qué maravilla es esto de gustarle a uno lo que hace y sufrir por lo que tienen que hacer otros! ¡Qué bueno es esto de estar encerrado todo el día en la oficina sin tener que estar trabajando en la calle pasando frío! ¡Qué bueno es no tener que estar agobiado con las responsabilidades que tiene mi jefe!
La verdad es que somos un poco duros de mollera y nos estamos resistiendo a este tipo de acondicionamientos, pero con un poquito de tiempo y un poco de publicidad, seguramente ese conseguirá


9.-La diferencia es fuente de infelicidad.
"Si uno es diferente, se ve condenado a la soledad, los demás le tratan brutalmente"
Gustamos de creer que somos una sociedad brutalmente individualista, cada uno con su particularidad y su diferencia. Pero si observamos un poco más atento, podremos ver que esto no es así. Las tribus urbanas no dejan de ser una manifestación de ese sentido de protección que da la igualdad, todos vestidos de la misma manera, con los mismos gustos y estilo. Todo con tal de ser aceptado por el grupo al ser iguales que ellos.
De hecho en el hombre desde muy pequeño, ser diferente solo es algo posible para aquellos que son muy fuertes, pues los propios niños castigan con motes y dureza a todo aquel que es distinto. Da igual el motivo, alto, gordo, flaco, con gafas. Esa diferencia es su estigma, le separa del grupo.


10.-La droga como motor de felicidad y estabilidad
Esto lo han conseguido con el "soma", que es la droga perfecta por sus efectos eufóricos, narcóticos y por ser agradablemente alucinante. Todo el que no se siente en un momento dado a gusto, le basta con tomar un poco de soma.
¿Qué hay algún conflicto? Basta con vaporizar un poco de soma (que eso de los gases lacrimógenos no va a ninguna parte sobre la multitud, para que esta se calma y vuelva a ser feliz.
Es el soma, en fin, lo que hoy día son los antidepresivos modernos solo que aún más conseguidos. Desde ese punto de vista, nuestra sociedad "Prozac" (aunque farmacológicamente este también haya quedado atrasado) solo está un paso por detrás de la aquí propuesta, pero no tanto porque no quiera, sino porque aún no se ha conseguido encontrar esa droga perfecta.
Cuestión de tiempo nada más.


RESUMIENDOComunidad-identidad-estabilidad , ese es el lema para un mundo feliz.






ESTRUCTURA DE LIBRO

Aunque es cuanto a capítulos es libro no tenga divisiones tan estrictas como las que voy a indicar, la realidad es que hay tres partes bien diferenciadas en el libro:

1.-Proyecto para un mundo feliz
Es toda esta parte sobre la que me he extendido, la parte fundamental del libro, aquella en la que nos presenta un mundo muy distinto al actual, aunque no tanto como he querido demostrar en el comentario.
Un mundo en que la concepción ha desparecido como un acto biológico entre hombres y mujeres, pasando a ser una tarea de laboratorio, como un instrumento de control de la sociedad, para crear grupos totalmente homogéneos cada uno de ellos con unas tareas y unas funciones totalmente diferenciadas.
Para ello se acondiciona a los embriones desde antes de su nacimiento, no solo con la alimentación sino con la repetición de frases que quedan grabadas en el subconsciente de los individuos.



2.-La reserva
Frente a este mundo feliz, quedan en el mundo reductos en los que por su difícil clima o malas condiciones, se ha decidido no intervenir y en ellos viven los hombres primitivos, anclados a sus viejas tradiciones, sin ningún tipo de regulación y con mínimos contactos con el mundo exterior.
Es un mundo extremo, donde el fanatismo religioso está presente en sus vidas y que es una contraposición total al otro mundo que se nos ha presentado, un lugar en el que los lazos familiares siguen siendo algo fundamental y donde la promiscuidad es algo inmoral y no permitido.
Ese contraste se nos presenta por medio de una mujer que proveniente del mundo feliz se ha visto abandonada allí y ha tenido que vivir en un mundo para el que no está en absoluto preparada y que no  puede comprender.
Para empezar ha tenido que pasar por el durísimo trance de ser madre, algo impensable y para la que no solo no ha sido preparada, sino frente lo que se la ha programado un claro rechazo.
Pero curiosamente rompe uno de los lazos frente al otro mundo y enseña a su hijo a leer. Y es así como este descubre un mundo totalmente distinto a través de la literatura y concretamente a través de Shakespeare, pues aquí se conservan algunos de los antiguos libros, totalmente desaparecidos.


3.-Conflicto entre los dos mundos
Al llevar a este chico al nuevo mundo desde la reserva, el choque entre ambos mundos está servido y preparado, manifestada en una exclamación de este: "Preferiría ser desdichado a gozar de esa felicidad falsa y embustera que tenéis aquí"


O de un modo más extremo: 

"Yo no quiero comodidad. Yo quiero a Dios, quiero poesía, quiero peligro real, libertad, bondad, pecado". 

Y la respuesta que recibe es: 
"Usted reclama el derecho a ser desgraciado"

Con todo, este personaje me parece el menos logrado de la novela, pues si bien hemos podido conectar con Bernard Marx, ese hombre que por un accidente durante su proceso de concepción es algo diferente y esa diferencia le hace ser infeliz, con este hombre salvaje hay cosas que no terminan de cuadrarme, pues aislado en el ambiente en el que ha estado, por mucho que haya leído a Shakespeare, da la impresión de tener un nivel cultural muy por encima de lo que debiera corresponderle.
Entiendo la creación de este personaje para poder lograr ese choque cultural entre los dos mundos, aunque el problema es que se han puesto dos versiones muy extremas, pues es un mundo demasiado salvaje y demasiado fanático, pues ese final en el que se vuelve al extremo contrario del fanatismo, rebaja en muchos puntos su defensa de la individualidad, pues lo que parece que defiende es la virtud del sufrimiento extremo o del sufrimiento voluntario como valor de redención.

Por cierto que esos últimos pasajes del libro en el que es acosado por los medios de comunicación, me parece otro de los grandes aciertos del libro, pues se adelante en muchos años al acoso mediático actual a todo personaje que es noticia.
Y es ese acoso a alguien que ha hecho de la individualidad y de la soledad bandera, el que le lleva como último acto de libertad a ese final tan dramático de acabar con lo único que posee, con su vida.







IMPRESIÓN PERSONAL

Enfrentarse a un cláscico como es Un mundo feliz, un libro que quiere pintar nos un futuro y comprobar hasta que punto no desbarraba el autor, es todo un descubrimiento. Es lo que tienen algunas distopías, que su análisis de la realidad les lleva a predecir algunos aspectos del futuro con tal acierto que parecen haberlo visto por una bolita de cristal.

Eso es lo que hace casi de obligada lectura una novela como Un mundo feliz. Y los que no seáis aficionados a la ciencia ficción, no lo dudéis. Esta novela es mucho más que eso.




VALORACIÓN: 10/10






LA PELÍCULA



Hay una versión, según todas las críticas infames de esta película dirigida en 1998 por Leslie Libman. Tendremos que esperar a la versión de Ridley Scott con Leonardo Di Carpio para ver si tenemos más suerte.

También podemos encontrar uns miniserie de tv de 1980.

No gran cosa para un libro que puede dar mucho juego cinematográfico.














16 comentarios:

  1. Me ha encantado la reseña. El libro es uno de mis favoritos y yo también pienso que no está tan lejos de nuestra realidad. Lo grave es que podemos pensar que es solo ciencia-ficción. Gracias por la reseña. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Es uno de los.pocos libros que he leído dos veces, aunque la primera me gustó más que la segunda

    ResponderEliminar
  3. Lo tengo pendiente desde hace un montón! Es un clasicazo =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Pedazo de reseña, me has dejado maravillada. Es un libro que compré hace un par de años y que me apetece mucho leer, pero que lo voy dejando siempre para más adelante... De 2015 no pasa, y más este año que políticamente va a estar revueltito! 1beso!

    ResponderEliminar
  5. Gran reseña, Pedro. Un clásico que no he leído y que después de tus palabras me voy a tener que apuntar para este 2015.
    ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
  6. Pedazo de reseña! Este lo leí hace muuuchos años, siendo una adolescente, y me gustó. Pero creo que ahora lo disfrutaría más y sacaría más jugo de él. Me voy a tener que plantear releerlo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Desde siempre ha estado en las estanterías de mi casa, pero nunca se me ha ocurrido cogerlo
    Lo tengo en pendientes, pero siempre lo voy dejando pasar
    igual me animo este año :)
    un beesito! geeenial reseña!

    ResponderEliminar
  8. Hola,

    Uno de los libros que más he leído y que más me gusta. Una muy buena reseña :)

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  9. Como dice Margari, después de leer tu reseña sé que lo tengo que releer. Es verdad que me gustó mucho, pero probablemente ahora lo vería con otros ojos.

    Muy buena reseña.

    ResponderEliminar
  10. A mí no me gustó en su momento. Quizá no fue cuando debía leerlo, pero me aburrió soberanamente. También debo decir que el género es el que menos me engancha y me llama, y eso seguro que tuvo algo que ver.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  11. Lo he leído dos veces, hace ya bastante tiempo, y llevas razón, coincido contigo en muchos puntos, aunque a mi no terminó de llegarme.
    Por cierto, muy original la reseña, me ha gustado el planteamiento.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Sin duda uno de mis favoritos¡¡¡ Como dices, de lectura obligada¡¡ Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Pues nada a la lista, y sólo Dios sabe cuando podré leerlo. Besos.

    ResponderEliminar
  14. Al final, en términos de Teoría política, es la lucha permanente entre la primacía de la comunidad y la libertad individual, entre los pensadores que piensan que el hombre es eminentemente social y sólo tiene inclinaciones sociales hacia la vida en comunidad y los que piensan que el hombre es un ser egoista que sólo piensa en su propia persona. El problema de todo ello es la búsqueda de los extremos porque yo creo que ni lo uno ni lo otro. Un mundo feliz presenta un mundo alienante que elimina la libertad individual y deja poco hueco para el desarrollo personal.

    Nunca lo leí por ocio. Quizás sería bueno leerlo de nuevo y quitarme el traje de socióloga para verlo desde otra perspectiva :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  15. Esto no es una reseña Pedro es un comentario literario jejeje.Me la apunto en mi lista.

    ResponderEliminar

Analytics