martes, 20 de octubre de 2015

NOVEDAD EDITORIAL: EL CÁRTEL (DON WINSLOW)

El cártel
Don Winslow


FICHA TÉCNICA

Título: El cártel
Autor: Don Winslow
Editorial: RBA, 2015
Encuadernación: tapa dura
Páginas: 696
PVP: 20,00 €
Ebook: 5,69 €






DON WINSLOW

Don Winslow es un escritor nacido en Nueva York y que como dice en la página web del autor (http://www.donwinslow.es/), antes de ser novelista se dedicó a un montón de cosas, como actor, director de cine, guía de safari, investigador privado en Londres, Nueva york, y consultor para compañías de seguros y bufetes de abogados.


Podríamos pensar que es un autor que está empezando, pero nada más lejos de la realidad, pues ya lleva casi veinte años publicando libros. Lo que pasa es que hasta hace muy poco solamente era conocido por unos cuantos aficionados al género de la novela negra, algo que está cambiando rápidamente, no solo porque han sido publicados ya buena parte de sus libros, sino porque la versión cinematográfica de su novela ”Salvajes” lo ha dado a conocer al gran público. Y eso que no es su mejor novela, aunque probablemente junto al El poder del perro si es la más salvaje.








ARGUMENTO

Antes de su caída, Adán Barrera era el Señor de los Cielos, el patrón de la droga más importante del mundo, el hombre que había aunado a los cárteles mexicanos bajo su liderazgo, que daba órdenes a miles de hombres y mujeres, e influía en gobiernos y economías.
Poseía mansiones, ranchos y aviones privados.
Ahora tiene doscientos noventa dólares, el máximo permitido en una cuenta de la prisión. (Página 25)

Adan Barrera, uno de los jefes más importantes de los cárteles mejicanos del narcotráfico
Pero Adán Barrera no está dispuesto a permanecer mucho tiempo en esa cárcel en la que permanece detenido en Estados Unidos en espera de juicio. Todo un logro de Art Keller, el agente de la DEA que lo ha estado persiguiendo durante años. Por eso llega a un acuerdo con la justicia americana para, a cambio de información que lleve a la detención de otros importantes narcotraficantes, ser trasladado a una cárcel mejicana.
Una cárcel de la que no tardará en fugarse comenzando una nueva e implacable persecución por parte de Art Keller, para el que Adán Barrera es una cuestión personal más allá de la lucha contra el tráfico de droga.
Una persecución que tiene lugar mientras estalla una guerra entre los distintos cárteles mejicanos que inunda las calles y los campos de Méjico de cadáveres y cuerpos mutilados.






EL CÁRTEL

El Cártel es la continuación de El poder del perro, la novela con la que Don Winslow nos narraba el complejo mundo del narcotráfico mejicano, si bien es verdad que puede leerse independientemente de ésta, pues pocos son los personajes que quedan de la primera entrega.
Una novela con la que Don Winslow ha obtenido el IX Premio RBA de Novela Negra 2015. No voy a entrar en si el premio estaba o no concedido de antemano, porque la realidad es que este autor merece sin duda un reconocimiento por su obra y que El Cártel, la novela que hoy me ocupa, es sin duda una dignísima sucesora de El poder del perro. Un éxito asegurado de antemano para la editorial y una buena noticia para los amantes de la novela negra que permitirá que la figura de este autor sea mucho más conocida en España. (Lo de relanzar nuevos autores no parece el fin de este premio, pues basta con ver los ganadores de ediciones anteriores)



El poder del perro y El Cártel, componen un binomio imprescindible para poder comprender el enrevesado mundo del narcotráfico mejicano, en el que la realidad siempre supera con creces la fantasía. Porque si la fuga de Pablo Escobar apareciera en esta novela, pensaríamos que la imaginación de Don Winslow es desbordante, cuando es una historia que acabamos de contemplar. De ahí que la fuga que tiene lugar en El Cártel parezca casi un juego de niños.
Cuando hace unos años escribí la reseña de El poder del perro, hice una pequeña búsqueda de noticias en Internet y me quedé sorprendido de la tremenda violencia que tiene lugar en México. Una violencia que aún es más extrema en esta novela, pero que desafortunadamente está tomada de la misma realidad: alcaldes y policías masacrados, autobuses desaparecidos y asesinados sus ocupantes, fosas comunes repletas de cadáveres torturados antes de ser asesinados...

La lucha contra el narcotráfico es una auténtica guerra, no solo entre la policía y los cárteles, sino todos contra todos. Una guerra que además parece no tener fin, porque el narcotráfico es como esa hidra mitológica a la que cuando le cortabas una cabeza salían más:
La tan cacareada Guerra contra la Droga es una puerta giratoria: eliminas a uno y otro pasa a ocupar la cabecera de la mesa. Eso no cambiará mientras el apetito insaciable por la droga siga ahí. (Página 35)

Una guerra además en la que parece que todo lo que haces, en lugar de acabar con el problema, lo único que consigue es extender el mal, hacer que éste sea incontrolable, hasta el punto de que ya no parezca que se trate de erradicar el mal, sino en elegir el menor de los males, el de aceptar y ayudar a ganar al cártel más civilizado, al que menos mate, al que menos violencia genere.
Una guerra que arrasa todo lo que hay a su alrededor, comenzando por la vida y el alma de aquellos que luchan contra la droga:
Empiezas intentando extirpar un cáncer -medita Keller- y, por el contrario, contribuyes a que haga metástasis y acaba expandiéndose desde Sinaloa a todo el país.
Aquel fue solo el comienzo de la larga guerra de Keller contra Barrera, un conflicto que duró treinta años y le costó todo cuanto tenía: su familia, su trabajo, sus creencias, su honor y su alma. (Página 34)

Una lucha que se lleva por delante la vida de aquellos que participan en ella. Los que viven de ella, porque por más dinero que consigan reunir, tendrán que vivir escondidos en cárceles de oro para poder seguir con vida. Los que luchan contra los cárteles, porque saben que ya nunca estarán seguros ni ellos, ni aquellos a los que aman:
Art Keller no es un tonto enamorado ni víctima de una crisis de los cuarenta. Sabe que hay problemas, problemas de los que no le ha hablado. ¿Cómo le cuentas a una mujer que eres reacio a implicarte porque eso la pone en peligro? ¿Cómo le das la melodramática y surrealista noticia de que ofrecen varios millones de dólares por tu cabeza, que alguien podría intentar cobrarlos en cualquier momento y que no quieres que esté en el radio de alcance de una bala perdida? (Página 259)


Una novela que ayuda a comprender mejor, no solo el terrible mundo del narcotráfico, sino a dos naciones condenadas a ser vecinas pero muy diferentes la una de la otra:
Tiene esa creencia tan estadounidense de que todo problema tiene solución, mientras que un mexicano sabe que eso no es necesariamente cierto. (Página 496)







LOS PERSONAJES

El Cártel, a pesar de las apariencias, es una novela coral. Dos son los protagonistas fundamentales en torno a los cuales, al enfrentamiento personal que tienen, gira toda la novela.
Pero son muchos los personajes secundarios que los acompañan. Tantos, que incluso hubiese sido muy útil un “dramatis personae” explicando al principio o al final de la novela quién es quién.
Secundarios, pero sus personajes están totalmente desarrollados, con su propia historia, no siempre larga porque la esperanza de vida en los personajes de El Cártel no es muy larga.

Paso a detallaros esos dos personajes sin los que esta novela no podría nunca ser la misma: Art Keller y Adán Barrera.




Art Keller

Es el protagonista principal Agente de la DEA, la agencia creada en 1973 para la lucha contra la droga y que contó en sus inicios con agentes de la CIA que en muchos casos trabajaron para la agencia en Vietnam.
Es medio mexicano, por lo que no es extraño que termine trabajando allí, para lo que será su desgracia, pues tiene que elegir finalmente entre su vida de casado, con una mujer de la que está enamorado y dos hijos a los que adora, y su trabajo, en lo que termina siendo para él una misión casi sagrada: destruir a los Barrera.
Eso hace que su vida se convierta como él mismo dice en un YOYO. Un ser solitario y triste envuelto en una cruzada que, aunque gane, no supondrá la derrota del mal, pues alguien recogerá el testigo para que el tránsito de droga, que tiene a México como un trampolín desde el que la droga procedente de Colombia "salte" a Estados Unidos, no cese.

De hecho de nada le sirvió su triunfo, pues ahora vive escondido y con un precio a su cabeza de dos millones de dólares. Pero volverá nuevamente a la brecha, pese a la oposición de parte de los servicios secretos. A fin de cuentas, sabe demasiado:
Keller sabe lo que sucedió en 1985. Estaba allí. Interceptó los aviones que transportaban cocaína, vio los campos de entrenamiento, sabía que el Consejo de Seguridad Nacional y la CIA habían utilizado los cárteles mexicanos para financiar las Contras nicaragüenses con la plena aprobación de la Casa Blanca. Cometió perjurio en su testimonio a cambio de libertad para perseguir a los Barrera y los destruyo y quitó de en medio a Adán. (Página 92)

Un regreso que tiene mucho más de cruzada personal y de obsesión que de lucha contra la droga:
Y yo aquí -piensa Keller. Como Don Quijote embistiendo a los molinos de viento, como Ahab persiguiendo a la gran ballena blanca, solo con mi obsesión. Tan enganchado como un yonqui en una narcosala o una prostituta consumidora de crack haciendo al calle.
Mi guerra personal contra la droga mi propia adicción. (Página 325)

Lo suyo es una cacería, una persecución movida por el odio personal.
Desde luego -pensaba Keller, mi guerra contra la droga ha cambiado con los años. Antes todo eran redadas y detenciones, el perpetuo juego del gato y el ratón para sacar mierda de las calles, pero ahora apenas pienso en las drogas en si.
El narcotráfico es casi irrelevante.
Ya no soy un agente antidroga. Soy un cazador. (Página 452)




La familia Barrera

Las cosas han cambiado en la familia Barrera, aquella que comenzaba con el Tío, un cerebro organizativo capaz de preveer el futuro y crear una nueva y sólida organización.Aquella que continuaba con Adán y Raúl Barrera. Adán es el cerebro, la planificación. Raúl el brazo armado, la ejecución:
«Uno de los lugartenientes de Barrera va al comandante de la policía local, o a cualquier oficial del ejército al mando, con una bolsa llena de dinero y le da a elegir con estas palabras exactas: ¿Plata o plomo? Si deciden enriquecerse es asunto de Adán. Si deciden morir es cuenta de Raúl.» (El poder del perro. Página 415)

Ya solo queda Adán. Ya no podrá escudarse en su hermano. Su vida es una guerra y tendrá que librarla, lejos de aquellos tiempos en el que para él todo era un negocio:
«Adán no interviene en ninguno de los asuntos sucios. Es un hombre de negocios. Tiene un negocio de importación/exportación. Exporta drogas, importa dinero.» (Página 285)






IMPRESIÓN PERSONAL

No tengo ninguna deuda de que tanto El poder del perro como El Cártel son dos novelas cuyo recuerdo perdurará mucho tiempo. Fundamentales para conocer los entresijos de un mundo tan complejo como el del narcotráfico, con tantos intereses creados que difícilmente desaparecerá.
Novela negra en estado puro, que nos muestra la corrupción de una sociedad incapaz de frenar los millones de dólares que genera de beneficios el tráfico de la droga. Dólares que lo corrompen todo a su paso, comprando voluntades y llegando a lo más alto del poder.

Está escrita con un lenguaje directo, sin concesiones para el lector. De hecho, estas dos novelas son un punto y aparte en las novelas escritas por Don Winslow, porque una de las características fundamentales de este autor es su sentido del humor. Un humor que hace mucho más digerible la brutalidad de algunos de sus personajes y de los temas que trata. Valga como ejemplo El invierno de Frankie Machine, la historia de un asesino profesional con el que no puedes parar de reír, a pesar de su dureza, en muchas páginas.
No es ese el caso de El Cártel. Sus personajes no dejan espacio para la risa ni el humor. No hay azúcar que endulce una realidad muy dura. Porque eso es lo más duro de la novela: saber que la realidad puede ser aún peor de lo que se nos está narrando, que muchos de los terribles sucesos que se nos narran están sacados de noticias reales. De ahí la dedicatoria al empezar la novela a los muchos periodistas que han dejado su vida, víctimas directas en esta guerra en la que la verdad ya desapareció hace mucho tiempo, sin otra opción que elegir la plata por la mentira o el silencio, o la muerte si cuentan lo que está pasando.


Una novela que no puedes perderte, seas o no aficionado al género negro.






VALORACIÓN: 10/10




Si quieres conocer más reseñas de novela negra, de misterio o policiaca pincha AQUÍ


Si quieres conocer más novedades editoriales 2015, pincha AQUÍ




8 comentarios:

  1. Vaya valoración!!! Lo quiero leer pero empezaré por El poder del perro que aún no lo he leído. Sin duda me lo llevo anotado.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Wow!! Vaya reseñaza!!!
    Le tengo ganas, me apetece, la verdad. Según tus impresiones lo veo genial.
    no he leído El poder del perro, voy a indagarlo un poco más.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena nota le has dado, se nota que te ha gustado mucho. Yo aún no he leído nada de este hombre pero quiero hacerlo, porque me han hablado muy bien de sus libros. Aún no sé con cuál me haré antes ...

    bsos!

    ResponderEliminar
  4. Aún no me he estrenado con él, ya me vale, que un 10 no se lo das a cualquiera!

    ResponderEliminar
  5. Ays, que éste es otro de mis eternos pendientes. Y con tu reseña más claro me dejas que tengo que estrenarme con él.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Ambas novelas están anotadas, a ver cuando les llega el momento. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Las dos novelas imagino que serán de RBA no?. Apuntadas quedan.

    ResponderEliminar
  8. Me había quedado claro a lo largo de tu reseña, y por si acaso, tú la has rematado con un "novela que no puedes perderte" y una puntuación de 10 sobre 10... me la llevo!
    Gracias por tu reseña! Besos

    ResponderEliminar

Analytics