martes, 14 de junio de 2016

CINCO ESQUINAS (MARIO VARGAS LLOSA)

Cinco esquinas
Mario Vargas Llosa




FICHA TÉCNICA

Título: Cinco esquinas
Autor: Mario Vargas Llosa
Editorial: Alfaguara, 2016
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 320








MARIO VARGAS LLOSA


Esto es lo que de este galardonado (Premio Nobel de Literatura incluído) y prestigioso novelista nos cuenta la editorial:

Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura 2010, nació en Arequipa, Perú, en 1936. Aunque había estrenado un drama en Piura y publicado un libro de relatos, Los jefes, que obtuvo el Premio Leopoldo Alas, su carrera literaria cobró notoriedad con la publicación de La ciudad y los perros, Premio Biblioteca Breve (1962) y Premio de la Crítica (1963). En 1965 apareció su segunda novela, La casa verde, que obtuvo el Premio de la Crítica y el Premio Internacional Rómulo Gallegos. Posteriormente ha publicado piezas teatrales (La señorita de Tacna, Kathie y el hipopótamo, La Chunga, El loco de los balcones, Ojos bonitos, cuadros feos, Las mil noches y una noche y Los cuentos de la peste), estudios y ensayos (La orgía perpetua, La verdad de las mentiras, La tentación de lo imposible, El viaje a la ficción y La civilización del espectáculo), memorias (El pez en el agua), relatos (Los cachorros) y, sobre todo, novelas: Conversación en La Catedral, Pantaleón y las visitadoras, La tía Julia y el escribidor, La guerra del fin del mundo, Historia de Mayta, ¿Quién mató a Palomino Molero?, El hablador, Elogio de la madrastra, Lituma en los Andes, Los cuadernos de don Rigoberto, La Fiesta del Chivo, El Paraíso en la otra esquina, Travesuras de la niña mala, El sueño del celta, El héroe discreto y Cinco Esquinas. Ha obtenido los más importantes galardones literarios, desde los ya mencionados hasta el Premio Cervantes, el Príncipe de Asturias, el PEN/Nabokov y el Grinzane Cavour.





 ARGUMENTO de CINCO ESQUINAS


El sueño húmedo de una mujer se transforma en una realidad, una noche en que una amiga ha tenido que quedarse en su casa por culpa del toque de queda que rige en Perú.
Así comienza esta  historia que es un retrato de la sociedad peruana en el Perú de Fujimori, del poder de la prensa capaz con sus chismes de hundir la vida del que se le ponga por delante, un periodismo capaz de lo mejor y lo peor.






CINCO ESQUINAS


Cinco esquinas es la novela que, a sus ochenta años ya, ha publicado Mario Vargas Llosa, que ha elegido, como ya ha hecho en otras novelas suyas, el humor como arma narrativa. Y junto al humor, el erotismo, algo que tampoco es nuevo en su trayectoria literaria.

Una novela que pretende ser un retrato de la sociedad peruana, partiendo de lo que él considera una de sus características principales: el gusto por el morbo:
«El morbo es el vicio más universal que existe. En todos los pueblos y en todas las culturas. Pero, sobre todo, en el Perú. Supongo que usted lo sabe de sobra: somos un país de chismosos. Queremos conocer los secretos de la gente y, de preferencia, los de cama». (Página 98)

Si Llosa lo dice…, porque no parece que en ese tema los españoles le vayamos muy a la zaga, que no hay más que ver las audiencias de los llamados programas del “corazón”.
Como personalización de ese gusto por el morbo, Llosa utiliza una revista de cotilleos llamada Destapes, al frente de la cual está Rolando Garro;
«Así, pues, a escala nacional, Destapes revelaría –“sacaría a la luz”- todo ese mundo de sombras, de adulterios, de homosexualismo, de lesbianismo, de sadomasoquismo, de animalismo y pedofilia, de corrupción y latrocinios, que anidaba en los sótanos de la sociedad. El Perú entero podría satisfacer su curiosidad morbosa, su apetito chismográfico, ese placer inmenso que produce a los mediocres, la mayoría de la humanidad, saber que los famosos, los respetables, las celebridades, los docenes, están hechos también del mismo barro mugriento que los demás». (Página 99)

Aún siendo una novela coral, Rolando Garro es uno de los personajes principales en los que se asienta esta novela, un periodista que ha empezado desde abajo hasta llegar a ser el director y el alma de una revista especializada en destapar los secretos ocultos y vergonzante de los hombres más conocidos del país. Un arma que utiliza Rolando Garro para además aprovechar y chantajear a aquellos que en un momento dado pueden ver arruinada su carrera por los comentarios de un periodista que conoce muy bien la fauna entre la que se mueve:
«Una fauna que Rolando Garro, a medida que ascendía y se volvía columnista, director de programas de radio y después de televisión, había llegado a conocer como la palma de su mano. A aprovecharla a su gusto y contribuir a malearla sin piedad». (Página 59)

Rolando Garro, que no solo conoce bien a la gente que sigue e investiga, sino que es también muy consciente de la sociedad en la que se está moviendo:
«Que la gente lo odiara no era algo que le quitara el sueño a Rolando Garro. Hasta le daba cierta satisfacción: ser odiado era ser temido, un reconocimiento, Algo que los peruanos hacían muy bien: lamer los zapatos que los pateaban. ¿La prueba? Fujimori y el Doctor». (Página 53)


No es ni mucho menos el único personaje importante en esta novela, porque junto a él también aparece el empresario Enrique Cárdenas, que será objeto de la “visita” de Rolando Garro que viene a “entregarle” unas fotos comprometedoras. Junto a su esposa Marisa y la amiga de esta, Chabela y el esposo de la misma, Luciano que es además su abogado completan el cuadro por la parte alta de la sociedad limeña, mostrándonos la realidad de los ricos, de su temor a los constantes secuestros que están viviendo, su día a día, su ocio.

Pero también nos mostrará el otro lado de la sociedad, la de aquellos que sobreviven en el barrio de Cinco esquinas que da nombre a la novela, un lugar al que la policía solo entra bien pertrechada y acompañada.
Y uno de esos personajes es una de las reporteras de Destapes, que se ha empeñado desde muy pequeña en salir del barrio, en desarrollarse como profesional de la prensa, algo que va consiguiendo criándose a los pechos de Rolando Garro, que ve en ella su reportera estrella.
«La Retaquita –el apodo se lo habían puesto en el colegio, donde a veces las chicas de su clase la llamaban también Tachuela». (Página 93)






IMPRESIÓN PERSONAL

Antes de enfrentarme a la lectura de Cinco esquinas, he leído de todo sobre ella, bueno y malo, sin que a priori ninguna de las críticas me haya convencido. Las buenas porque se veía el plumero de la amistad con lo que sonaban demasiado elogiosas y entregadas de antemano, y las malas porque daban la impresión de destilar crítica feroz contra el que está arriba, con exigencias quizá excesivas.
Porque una cosa es que no esté a la altura de sus mejores novelas y otra exigir a un autor que todo lo que escriba mantenga el nivel de la excelencia.

Creo que yo me quedo en el medio, porque aún reconociendo que no está entre sus mejores novelas, lo que si tengo que reconocer es que me ha entretenido y me ha hecho pasar muy buenos momentos. ¿No se trata de eso? Y desde luego, me quedo con lo entretenida que me ha resultado Cinco esquinas, antes que con una novela quizás mucho más profunda como El sueño del celta, pero que en muchos momentos era un auténtico plomazo.
Y ya puestos, creo que Cinco esquinas puede servir para dejar claro lo que es un talento narrativo a la hora de escribir literatura erótica, a la de aquellos para los que el erotismo es la manera de vender un producto que de otra manera no se sostiene por ningún sitio.
Y hablo de erotismo, porque el comienzo de Cinco esquinas es un capítulo sicalíptico (una manera muy fina de definir el erotismo) con una escena lésbica de altísimo voltaje. Pero a diferencia de esas novelas en las que las escenas eróticas parecen metidas a presión y sin venir a cuento, de manera que si las suprimes no se altera para nada la comprensión de la novela, no es el caso de Cinco esquinas, en que estas escenas (hay más de una a lo largo de la novela) son piezas clave para entender la compleja personalidad de algunos de sus protagonistas.

En otro orden de cosas, aviso que es una novela que, aunque totalmente comprensible, utiliza giros y palabras que no son propios de España, aunque eso probablemente haga que tenga un aire mucho más peruano y haga también más interesante la historia.

¿La recomiendo? Sí, porque si nos limitamos a leer solamente aquello que pasará a la historia de la literatura, probablemente no pasásemos de uno o dos libros al año, o sea, la media de lecturas anual de un españolito medio.
El crimen para mí en una novela es que me aburra y Mario Vargas Llosa en Cinco esquinas, me ha divertido (tiene buenos momentos de humor) a la vez que ha retratado un universo del Perú, del poder y del periodismo, mucho más cercano a nosotros de lo que pudiera parecer a primera vista.




Lectura facilitada por la Biblioteca Municipal de Móstoles



VALORACIÓN: 8/10



Si quieres conocer más novedades editoriales 2016, pincha AQUÍ 


             

4 comentarios:

  1. Me alegra que te haya gustado. Para mi ha sido mi primera toma de contacto con el escritor y no la disfruté tanto como tú, aunque en muchas cosas estamos de acuerdo (la descripción sociedad peruana, dualismo del periodismo...), el lenguaje y algunos tramos de la historia hicieron que me costará avanzar. Besos

    ResponderEliminar
  2. No termino de animarme. Creo que Vargas Llosa y yo no nos llevamos bien, no es un escritor para mi. Hace años leí una de sus novelas y me costó mucho terminarla. Besos.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que esta historia no es para mi. La dejo ir. No me termina de atraer.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Este hombre me da una pereza...

    Besotes

    ResponderEliminar

Analytics