martes, 16 de agosto de 2016

LA SOMBRA DEL VIENTO (CARLOS RUIZ ZAFÓN)

La sombra del viento

Carlos Ruiz Zafón


 
FICHA TÉCNICA


Editorial: Planeta, 2001
Encuadernación: Tapa dura
Páginas: 576
PVP: 22,00 €
Ebook: 9,99 €








Editorial: Planeta, 2016 
Encuadernación: Tapa blanda, bolsillo
Páginas: 576
PVP: 10,95 €










CARLOS RUIZ ZAFÓN


Esto es lo que la editorial nos dice del autor:

Carlos Ruiz Zafón es uno de los autores más leídos y reconocidos en todo el mundo. Inicia su carrera literaria en 1993 con El Príncipe de la Niebla (Premio Edebé), a la que siguen El Palacio de la Medianoche, Las Luces de Septiembre (reunidos en el volumen La Trilogía de la Niebla) y Marina.
En 2001 se publica su primera novela para adultos, La Sombra del Viento, que pronto se transforma en un fenómeno literario internacional. Con El Juego del Ángel (2008) vuelve al universo del Cementerio de los Libros Olvidados, que sigue creciendo con El Prisionero del Cielo (2011).
Sus obras han sido traducidas a más de cincuenta lenguas y han conquistado numerosos premios y millones de lectores en los cinco continentes.





 Hay cárceles peores que las palabras


ARGUMENTO

Esta es la sinopsis del libro facilitada por la editorial:

Un amanecer de 1945 un muchacho es conducido por su padre a un misterioso lugar oculto en el corazón de la ciudad vieja: El Cementerio de los Libros Olvidados. Allí, Daniel Sempere encuentra un libro maldito que cambiará el rumbo de su vida y le arrastrará a un laberinto de intrigas y secretos enterrados en el alma oscura de la ciudad. La Sombra del Viento es un misterio literario ambientado en la Barcelona de la primera mitad del siglo XX, desde los últimos esplendores del Modernismo a las tinieblas de la posguerra. 

La Sombra del Viento mezcla técnicas de relato de intriga, de novela histórica y de comedia de costumbres pero es, sobre todo, una tragedia histórica de amor cuyo eco se proyecta a través del tiempo. Con gran fuerza narrativa, el autor entrelaza tramas y enigmas a modo de muñecas rusas en un inolvidable relato sobre los secretos del corazón y el embrujo de los libros, manteniendo la intriga hasta la última página.









LA SOMBRA DEL VIENTO


Con motivo del decimoquinto aniversario (14 de mayo del 2011) de la publicación de La sombra del viento, rescato de mi archivo personal la reseña que del mismo hice hace unos años.

La serie de El Cementerio de los Libros Olvidados, está compuesta hasta ahora por tres libros:

-La sombra del viento (2002)
-El juego del ángel (2008)
-El prisionero del cielo (2011) 





Leer opiniones de libros antes de leerlos, incluso de aquellos que estás dispuesto a leer pongaN lo que pongan dichas opiniones, puede ser de gran ayuda. Viene esto a cuento de El prisionero del cielo de Ruiz Zafón, porque pese a que en la introducción del mismo diga que aún formando parte de un conjunto de historias que están interrelacionadas entre si, pueden leerse independientemente y en el orden que queramos, todo lo que he leído decía que estaba totalmente relacionado este libro con el primero de la serie, La sombra del viento.
Como La sombra del viento es un libro que tengo en casa, decidí releerlo antes de comenzar con la lectura de El prisionero del cielo. Una lectura que pensé sería muy rápida pues casi sería un echar un vistazo a las páginas para refrescar personajes y situaciones. Pero mi memoria de pez es mucho más olvidadiza de lo que yo pensaba, pues una cosa es que haga ocho años que me haya leído el libro, y otra muy distinta que, salvo el principio donde se nos cuenta la existencia del cementerio de los libros olvidados, no recordase nada de nada ni de la trama ni de los personajes. En realidad más que una relectura, ha sido una lectura totalmente nueva. E imprescindible a la hora de afrontar la última entrega de Ruíz Zafón, pues los personajes con los que arranca su novela no son otros que Daniel Sempere, su padre, Bea y Fermín, todos los protagonistas de La sombra del viento.


Una lectura nueva, que requiere una opinión nueva, en la que sin perder de vista algunas sensaciones que aun retengo de aquella primer lectura, ha traído nuevos sentimientos, nuevas impresiones. Así ha de ser por fuerza, porque el factor sorpresa que pudiera haber en la primera lectura ha desaparecido, aunque esta segunda lectura no haya estado exenta de sorpresas al encontrar elementos que no había visto en la primera. ¿O tal vez sea que mi visión y mi percepción también han cambiado en ocho años?
Recuerdo que me acerqué a esta novela por la curiosidad que representaba que una novela de la que apenas podía entrever nada fuera un exitazo de ventas no solo en España sino en Alemania. ¿Profeta en tu tierra y en el extranjero? Aquel libro tenía que tener algo.
Pero por más que leía la 
contraportada, no podía hacerme una idea de qué se trataba ese algo que la había convertido en semejante éxito. De hecho la contraportada es un desastre si de lo que se trata es de llamar la atención a un posible lector (es la misma que he puesto en el argumento)

Poco puede sacarse en claro de esa contraportada. Nada nos dice en ella de lo realmente importante de este libro, de aquello que va a permanecer en el recuerdo. Porque aunque como os decía la historia ha resultado increiblemente nueva para mí, dos cosas si quedaron grabadas: el amor por los libros y la literatura y la historia de amor que constituye el libro.
Sobre ambas cosas volveré más adelante.

Rambla de Barcelona
También recuerdo que
me costó mucho engancharme al libro, que fueron necesarias casi setenta páginas (al releer el libro me ha quedado claro cuál es el momento en que la acción se lanza y engancha definitivamente al lector) para que me quedara atrapado entre las páginas del libro.
Pero ahora partía de un hecho que suponía una gran ventaja a la hora de leer el libro: sabía a qué iba a enfrentarme.

Había otro aspecto que aún recordaba y es que, como os comentaba hace poco, hay libros con un principio espectacular, de esos que te invitan a seguir leyendo. Os citaba así Don Quijote de la Mancha de Miguel de CervantesLa metamorfosisde Kafka, El capitán Alatriste de Arturo Pérez-ReverteCrónica de una muerte anunciada de Gabriel García Márquez o Mi hermana vive sobre la chimenea de Annabel Pitcher.
No se queda atrás el comienzo de La Sombra del viento:
«Todavía recuerdo aquel amanecer en que mi padre me llevó por primera vez a visitar el Cementerio de los Libros Olvidados (...) -Daniel, lo que vas a ver hoy no se lo puedes contar a nadie -advirtió mi padre-. Ni a tu amigo Tomás. A nadie.-¿Ni siquiera a mamá? -inquirí yo a media voz.Mi padre suspiró, amparado en aquella sonrisa triste que le perseguía como una sombra por la vida.
-Claro que si -respondió cabizbajo-. Con ella no tenemos secretos. A ella puedes contárselo todo.»


Lo que no recordaba es que el libro se cierra con una variación de esta primera página que supone cerrar un círculo. O abrirlo a otro nuevo círculo, como si de un ocho se tratase, el número del infinito, porque el amor a los libros es algo que se mama desde la más tierna infancia.




LA LITERATURA EN LA SOMBRA DEL VIENTO


La sombra del viento me recuerda en cierto modo a esas muñecas rusas en que dentro de cada muñeca hay otra y otra más. Solo que es muñeca rusa es la literatura. Porque La sombra del viento es una novela que contiene en su interior otra novela, que no deja de ser otro compendio de novelas que irán apareciendo sucesivamente componiendo un complejo puzle que solo al colocar su última pieza adquiere todo su sentido y comprensión.
No es difícil para un lector empedernido identificarse con el protagonista Daniel Sempere. No podemos menos que vernos en él aquellos que nos hemos criado entre libros como fue mi caso, con libros propios y ajenos, echando mano a la amplia colección de autores clásicos que tenía mi padre.
«Me crie entre libros, haciendo amigos invisibles con páginas que se deshacían en polvo y cuyo olor aún conservo en las manos.»(Página 8)

Tampoco es difícil dejarse llevar por la ensoñación que representa ese Cementerio de los Libros Olvidados, o como los llama Fermín Romero de Torres en El prisionero del cielo el Camposanto de los Tomos Enajenados. Un lugar muy especial que ocupará un hueco en el corazón de los lectores:
«Este lugar es un misterio, Daniel, un santuario. Cada libro, cada tomo que ves, tiene alma. El alma de quien lo escribió, y el alma de quienes lo leyeron y vivieron y soñaron con él. Cada vez que un libro cambia de manos, cada vez que alguien desliza la mirada por sus páginas, su espíritu crece y se hace fuerte.» (Página 10).

Esta es una idea que Paul Desalmand recoge en Las aventuras de un libro vagabundo. Un libro es algo más que un libro, y el hecho de leerlo va cambiándolo. Quizás de ahí venga la resistencia de tantos lectores al uso de los libros digitales.
Desgraciadamente es ficción, y no existe este cementerio de libros, las bibliotecas desaparecen, las librerías cierran y como nos contaba Las aventuras de un libro vagabundo, la muerte de un libro pasa por convertirse en pulpa para formar nuevo papel, que con suerte será otro libro. Mientras, sólo queda soñar en este Cementerio de Libros Olvidados:
«Cuando una biblioteca desaparece, cuando una librería cierra sus puertas, cuando un libro se pierde en el olvido, los que conocemos este lugar, los guardianes, nos aseguramos de que llegue aquí. En este lugar, los libros que ya nadie recuerda, los libros que se han perdido en el tiempo, viven para siempre, esperando llegar algún día a las manos de un nuevo lector, de un nuevo espíritu.» (Página 10)




EL AMOR EN LA SOMBRA DEL VIENTO


Las historias de amor van encadenándose una detrás de otra en La sombra del viento. Comenzando por la del padre de Daniel Sempere que pese al tiempo trascurrido desde su muerte, sigue añorando a su mujer.
Historia de amor adolescente, con todo lo que eso tiene de sufrimiento y mistificación la que siente y vive Daniel por la ciega Clara. Pero mucho más poderosa es la atracción que finalmente siente por Bea, la hermana de su amigo Tomás.
Pero por encima de esa historia de amor, la que marca la pauta del libro, porque además de ella se nutre Daniel, es la historia que va rescatando de entre sus cenizas entre Julián Cárax, el autor de La sombra del viento y Penélope, su joven amada. Un amor trágico que parece condenado por una maldición y que marcará a todos los que estuvieron cerca de él.
Como trágico es también el amor entre Nuria Monfort y Julián Cárax, hecho de los amores imposibles que no pudieron vivir y que se consuelan en algo parecido al amor.





IMPRESIÓN PERSONAL

Barcelona
Tengo la impresión de que me ha gustado más La sombra del viento en esta segunda lectura que en el primera, quizá entre otras cosas porque no tenía las dudas que se me plantearon la primera vez que lo leí de si se trataba de una novela realista o era una relación fantástica. Sabía de antemano que estaba ante una novela realista, aunque en muchos momentos juegue con elementos que puedan aparentar ser fantasiosos, como esa figura fantasmagórica que por momentos da la impresión de ser el mismo diablo. Un recurso que hace sembrar la duda en el lector, que es justamente lo que da la impresión que pretende el autor. El problema es que a mí no me gustan los relatos fantasiosos, motivo por el que El juego del ángel, el segundo libro de esta serie me gustó mucho menos, porque allí sí, el elemento fantasioso e inverosímil es el que toma posesión del relato.
Pude además entretenerme en otros elementos que quizás en una primera lectura pasan más desapercibidos, como es el juego de espejos permanentemente presentes en la novela. Daniel Sempere, el protagonista de la historia no deja de ser un alterego de Julián Carax, el autor de La sombra del viento, un relato que es el que da nombre finalmente a esta novela. Pero al mismo tiempo Julián Carax es también el alterego de Ruiz Zafón.
De hecho ese relato que no se nos muestra, aunque se nos dan muchas pistas de lo que trata así como el resto de la producción novelística de Carax, un autor maldito que pese a lo bien que escribe no vende apenas novelas (¿es esto un pensamiento del autor reflejado en esta novela?), conjugan los elementos fantasiosos con un estilo de narración gótico y un tanto folletinesco.
En el fondo ese no deja de ser el estilo de Ruiz Zafón, que si bien en La sombra del viento están tanto comedido, en El juego del ángel, tras un comienzo realista, se decanta finalmente por ese estilo de cuento gótico.
Si bien en una primera lectura son las figuras de Daniel Sempere y Julián Carax las que centraron mi atención, he descubierto en esta segunda lectura, la presencia de un personaje muy peculiar y que está maravillosamente presentado: Fermín Romero de Torres. Hasta tal punto es así, que en la nueva entrega que lleva por título El prisionero del cielo, es la historia de Fermín Romero de Torres la que ocupa buena parte del espacio en la misma.

Resumiendo, La sombra del viento es una novela que encantará a los amantes de los libros. Pero también gustará a todos los que disfrutáis con una buena historia de amor, porque en La sombra del viento a falta de una, hay dos grandes historias de amor.

Hay cárceles peores que las palabras es una cita de La sombra del viento que he tomado prestada para titular este comentario.





UN PAR DE CITAS

Hay numerosas citas en el libro que merecerían figurar aquí, pero por no cansaros voy a indicaros un par de ellas:
«Odiar de veras es un talento que se aprende con los años.» (Página 78)

Las grandes historias de amor como las que tiene este libro, lo son por haber sufrido el ataque del odio. Por eso todo el libro no deja de ser una gran historia de odio. No puedo dejar pasar por alto un párrafo que yo de buena gana repetiría a todos aquellos que dicen que leer es algo aburrido. Y tienen razón, es aburrido para ellos porque nada tienen dentro que les permita enlazar con ellos. Libros aburridos, para gente vacía:
«-¿Es verdad que no has leído ninguno de estos libros?-Los libros son aburridos.-Los libros son espejos: sólo se ve en ellos lo que uno lleva dentro.» (Página 250)




VALORACIÓN: 9/10


    
             


14 comentarios:

  1. Solo puedo decir que la "trilogía" sie s que así se la puede llamar de La sombra del viento es de mis libros favoritos!! esos que todo buen lector tiene que tener siempre en casa

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que le dieses otra oportunidad y que la vieses de distinta forma porque Carlos Ruíz-Zafón tiene algo especial que lo convierte en un escritor distinto. Señalas muy acertadamente su historia llena de realismo pero que bordea lo sobrenatural, la tiniebla, la oscuridad, llena de fantasía y misterio. Quizás precisamente por eso, a mí me gusta muchísimo más el Zafón de antes de "La sombra del viento", el que no era famoso todavía, su hermosa trilogía de la niebla. Bss

    ResponderEliminar
  3. A mi me costó un tiempo decidirme a leer su "trilogía", estaba demasiado influenciada por el efecto "subidón literario" que de repente surge con un autor o una obra, como si algo me frenara a dejarme llevar por los booms globales. Pero al final lo hice, y me gustó mucho, reconozco que en esta ocasión no se ha cumplido la máxima de "fenómeno de masas por simbiosis".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. A mí El juego del ángel directamente no me gustó. No menos, nada. Creo que es de las pocas reseñas malas que puedes encontrar en mi blog. Sin embargo, esta sí. Tiempo después estuve en Barcelona con mi hijo e hicimos la ruta de la novela y me quedé con las ganas de volver a leerla, pero nunca ha llegado el momento. Creo que leer tu reseña vuelve a despertar las ganas, porque fue un libro que me gustó y tengo los escenarios, fruto de ese paseo, vivos en mi mente, con una sensación de realidad que no tuve en esa lectura. Aunque, ya nos advirtió la guía, el cementerio de los libros olvidados no existe.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Es uno de mis libros preferidos :)
    Es precioso y tiene un algo que no encuentras normalmente
    me ha encantado la reseña
    un beesito

    ResponderEliminar
  6. Sólo he leído del autor los dos primeros libros de la trilogía de la niebla pero no me convencieron, demasiado infantiles, aun así quiero leer esta trilogía porque su estilo sí que me gustó.

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. A mi me encantó desde el principio... Además,es cíclico...Acaba justo como empezó... Eso me hace amarlo más.

    ResponderEliminar
  8. A mi me fascina esta novela, la leí en muy poco tiempo, cuando tenía quince años. Creo que es una historia con magia, con unos personajes tan bonitos, tanta nostalgia y muy bien escrita.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  9. De este hombre solo he leído la Trilogía de la Niebla y me encantó. El siguiente es Marina, aunque este lo tengo en la estantería ya =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  10. me encanta leer reseñas de estos libros. Sin duda alguna La sombra del viento es mi libro favorito, voy como testigo de jehova predicando su palabra xD digo, presto mi libro cada que puedo y me llena el corazón saber que se han quedado encantado con la historia de este libro

    ResponderEliminar
  11. Me vais a perdonar, espero. Ruiz Zafón es un autor de literatura juvenil. No digo esto con aires de superioridad, pero me parece bastante evidente que sólo en "La sombra del viento" consigue dar el salto a la literatura adulta. De hecho, tiene una primera página sobrecogedora que me humedece los ojos. Y una trama bien construida, sugerente, ágil. Pero si uno se lee los otros de la trilogía se le cae el alma a los pies: blandurrios, escritos sin cuidado por la prosa, hechos para vender... Y, por último, si uno se ha leído el resto, se da cuenta de que sus temas, ambientes, ciudades, personajes, etc., son siempre los mismos, se repiten más que el ajo (a quien le repita). Por lo tanto, es un buen autor para iniciarse, para ciertas edades, pero nada más. Desde luego, "La sombra del viento" es su mejor libro, su único buen libro.

    Una curiosidad: el libro se empezó a vender como churros en Alemania (y sólo después en España) porque al ministro teutón de exteriores le preguntaron en una entrevista en televisión qué libro estaba leyendo. Y era éste.

    ResponderEliminar
  12. Lo leí en su día y me gustó mucho. Sin embargo, con "El juego del ángel" llegó la decepción. Se me hizo eterno y me daba la sensación de que todo eso ya lo había leído, así que coincido con Atticus en que es una autor que se repite hasta la saciedad. De hecho, sus libros juveniles siguen la misma línea.
    Es curioso el hecho de que las relecturas nos ofrezcan diferencias de opiniones, ¿verdad? La prueba de que cada lectura va unida, irremediablemente, al momento en que la leemos.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Me encantó este libro, al igual que el de "Marina". Excelente reseña.

    Un abrazo, buen finde ;)

    ResponderEliminar

Analytics