miércoles, 2 de noviembre de 2016

LA NIÑA ALEMANA (ARMANDO LUCAS CORREA)

La niña alemana
Armando Lucas Correa




FICHA TÉCNICA

Título: La niña alemana
Autor: Armando Lucas Correa
Editorial: Ediciones B
Encuadernación: Tapa dura
Páginas: 448









ARMANDO LUCAS CORREA

Esto es lo que de él nos cuenta la editorial:

Armando Lucas Correa nació en Cuba. Escritor y periodista, actualmente es el jefe de redacción y principal portavoz de People en Español, la revista hispana de mayor venta en Estados Unidos, con siete millones de lectores mensuales.
También aparece con frecuencia en los programas de televisión en lengua española. Ha recibido numerosos premios periodísticos, entre ellos el de la National Association of Hispanic Publications y el de la Society of Professional Journalism.
La niña alemana es su primera novela y se publica de forma simultánea en inglés y castellano. Vive en Nueva York.







Llámame Ana con J


ARGUMENTO de LA NIÑA ALEMANA


Berlin, año 1939. Hannah Rosenthal es una niña judía que vive convulsos momentos, pues su familia, ha pasado de ser una familia adinerada y respetada por todos, a ser objeto de oprobio por su condición judía. Si bien su situación no es tan desesperada como la de otros muchos, pues disponen de los medios y los contactos que les van a permitir comenzar una nueva vida en Estados Unidos tras una escala en Cuba: viajarán en el St. Louis.

Nueva York, año 2014. Anna es una niña que nunca conoció a su padre, una más de las víctimas de los atentados en las Torres Gemelas. Su vida va a sufrir un cambio: va a viajar a Cuba a conocer a su tía abuela, la que cuidó de su padre.





LA NIÑA ALEMANA

En La niña alemana, vamos a encontrar una novela que nos narra un episodio poco conocido de la historia: el éxodo a Cuba de un grupo de alemanas en vísperas de la Segunda Guerra Mundial que tratan de huir de Alemania, dejando atrás toda su vida y casi todo lo que allí crearon y ganaron, para encontrarse con la sorpresa de que país tras país les cierran las puertas.
St Louis
No esperéis encontrar la típica novela sobre el holocausto judío, porque no lo es. Va mucho más allá. Porque si bien comienza narrando la persecución a la que son sometidos los judíos en Berlín, termina dando un paso más:
«El Ogro se asoma orondo a la ventana, como todos los Ogros, feliz con la limpieza que se avecina –¡ya era hora!-, esa que él mismo ya iniciara en su barrio. Llegó el momento de aplastar a los indeseables, de triturarlos, de quemarlos, de asfixiarlos hasta que no quede uno vivo a su alrededor, nadie que dañe su perfección, su pureza». (Página 43)

Porque de la realidad alemana pasamos a la cubana. Los extremos se tocan y en todas partes se persigue al que es diferente:
«No estaba frente a una limpieza racial que buscara la perfección física, la medida y el color para lograr la pureza. Se trataba de una limpieza de ideas. Le temían a la mente, no al físico». (Página 376)

Curiosamente emplean la misma palabra en Alemania y en Cuba: gusanos son los judíos; gusanos son los cubanos disidentes del régimen. A ambos se culpa de todos los males del país.

Pero esta denuncia va más allá, porque la familia Rosenthal no sólo será víctima del nazismo o vivirá la revolución cubana. También otro de los miembros de la misma sufre otra de las lacras de la intolerancia y muere en el atentado de las torres gemelas.

La historia está contada por dos niñas. Ambas se llaman igual: Hannah y Anna, separadas eso sí por 75 años de edad. Ambas empiezan a contar su historia con doce años, aunque solo una de ellas la llevará hasta el final, hasta sus ochenta y siete años en los que ambas coinciden.
Por eso la narración tiene que ir cambiando el tono según va madurando o creciendo, hasta llegar a la visión de una anciana que mira con calma los sucesos del pasado. Porque el dolor es inevitable y está presente durante toda la novela, comenzando por el momento en que si quieren salvar la vida tienen que dejar toda su vida atrás y abandonar el país en que nacieron se criaron:
«Es inevitable sentir una marcha titulada “¡Allá vamos!” como una grosera patada. No sé qué pretende la agencia naviera: elevarnos el ánimo o hacernos olvidar que, desde el momento en que pongamos a un pie en el Sant Louis, nunca más volveremos a Alemania, el país al que tuvimos la estúpida ilusión de pertenecer». (Página 148)

Es la lucha por salir adelante en contra del mundo:
«Vivimos en una isla con dos estaciones, la lluvia y la seca; donde la vegetación brota con rabia; donde todos se quejan y hablan del pasado. ¡Si realmente supieran lo que es el pasado! El pasado no existe, es una ilusión. No se puede volver atrás». (Página 293)

Pero también es algo más: es una conmovedora historia de amor: la de Hanna y Leo:
«Me echo a reír: es el único en el barco que consigue hacerme olvidar el pasado, porque él es mi presente». (Página 186)





IMPRESIÓN PERSONAL

Nada especial esperaba de esta novela, de ahí que La niña alemana haya sido una gratísima sorpresa, una novela que va más allá del holocausto judío a través de una historia real: la tragedia de los ocupantes del St. Louis.
Una historia contada desde el candor de dos miradas infantiles, una de las cuales podremos contemplar como va cambiando a lo largo de su vida, tratando de asimilar un pasado que no fue amable con su familia. Como no lo es tampoco para una niña pequeña que nunca conoció a su padre, víctima también del odio.

Una historia que te hace volar entre sus páginas hasta uno de los finales más conmovedores que he leído en los últimos tiempos. Avisado estás, prepara unos pañuelos para las últimas páginas.
Al margen de ser una de esas historias que van demostrando que la humanidad desgraciadamente se empeña en repetir errores, que parece no aprender de ellos. Por eso es bueno leer novelas que nos hacen ver como ese pasado sigue siendo actual.


Una sorpresa que os animo a disfrutar.



VALORACIÓN: 9/10

Si quieres conocer más reseñas de novela histórica, pincha AQUÍ



Si quieres conocer más novedades editoriales 2016, pincha AQUÍ


               


6 comentarios:

  1. Me llegó hace pocos días y estoy deseando ponerme con ella. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Es la primera reseña que leo del libro pero creo que es de esas historias emotivas que disfrutaría muchísimo, sin dudarlo me lo llevo.

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Aún no me he puesto con ella...pero le tengo ganitas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Me la apunto. Gracias por la reseña. Felices lecturas.

    ResponderEliminar
  5. Fantástica reseña, fantástica novela. No os decepcionará

    ResponderEliminar

Analytics