jueves, 22 de diciembre de 2016

PERSONAS DESCONOCIDAS (JOHN KATZENBACH)

Personas desconocidas
John Katzenbach





 
FICHA TÉCNICA

Título: Personas desconocidas
Autor: John Katzenbach
Editorial: Ediciones B
Traducción: Gema Moral Bartolomé
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 476








JOHN KATZENBACH


De él nos cuenta su editorial en España:

John Katzenbach posee una larga trayectoria como periodista especializado en temas judiciales, trabajo que ha compaginado con la escritura. Ha sido reportero de la corte criminal para The Miami Herald y The Miami News; también ha trabajado para la revista Herald Tropic y los periódicos The New York Times, The Washington Post y The Philadelphia Inquirer. 
Además de El psicoanalista, del que se han vendido un millón de ejemplares, Ediciones B ha publicado, entre otras novelas, La guerra de Hart –llevada al cine con Bruce Willis en el papel principal–, Al calor del verano –nominada al Premio Edgar y llevada al cine como Llamada a un reportero–, El hombre equivocado, Historia del loco, Juegos de ingenio, La Sombra, Juicio final –cuya adaptación cinematográfica fue protagonizada por Sean Connery–, Retrato en sangre, Un final perfecto y El estudiante.







Cuatro tipos muertos y Tessa


ARGUMENTO de PERSONAS DESCONOCIDAS


Gabriel Dickinson y Marta rodríguez-Johnson han sido hasta hace poco dos policías ejemplares, hasta que Gabriel se vuelve un alcohólico tras el divorcio con su mujer y Marta mata accidentalmente a su compañero del departamento de narcóticos en una acción que llevaban a cabo.
Para ellos crean de un modo especial, bien para reciclarlos o para tener la excusa perfecta para echarlos a la calle una unidad especial: la de casos sin resolver.
Parece que nada esperan de ellos, que sin embargo encuentran cuatro casos que les llaman poderosamente la atención. Se trata de cuatro asesinatos, aparentemente sin conexión entre sí pero con una característica común: son cuatro casos sin resolver y tratados de un modo un poco chapucero por dos detectives que hasta ese momento ostentaban el mayor índice de casos resueltos.
Dos policías que también intervinieron en el caso de la desaparición de Tesa, una niña de trece años que además era sobrina de uno de ellos.

Sus pesquisas tropiezan con sus superiores, que parece no quieren remover un caso del pasado que parece despertar extraños recuerdos. ¿O es que acaso hay algo más?






PERSONAS DESCONOCIDAS

Personas desconocidas parte de un cliché de la novela negra multiplicado por dos, porque no vamos a partir de un policía abrumado por su pasado, sino de dos personas que no soportan su presente reciente. Por un lado Gabriel, un policía que en realidad no trabajaba en la calle sino en puestos directivos. Un auténtico burócrata al que una excursión en barca le arruinó su vida y su matrimonio, de ahí que se haya convertido en un alcohólico:
«Había hecho casi todo lo que su diplomatura en Psicología le decía que ocurriría después de que se fueran su mujer y su hijo. Se había desmoronado con rapidez. Cayendo. Rodando cuesta abajo, fuera de control, preguntándose a veces el por qué, pero haciendo caso omiso de esta juiciosa pregunta, al tiempo que seguía hundiéndose cada vez más.Y ya no se reconocía a sí mismo». (Página 25)

Por otra parte Marta, una dura policía de narcóticos al que un error en una redada la ha llevado a matar a su compañero de patrulla. Un error que sus compañeros de narcóticos no pueden soportar, más que nada porque el hecho de verla les recuerda que es algo que puede pasarle a cualquiera de ellos: morir o matar a su compañero. Dos personas de caracteres muy diferentes, pero que sin embargo tienen una característica común:
«Él la había cagado, pero de una forma aburrida y predecible. Sin duda lo de ella era mucho peor, y Gabe sospechaba que sus cicatrices estaban ocultas más profundamente. Le vino a la cabeza un pensamiento: Debe ser terrible saber que nadie confía ya en ti. Y saber que tampoco confías en ti mismo.
De repente se dio cuenta de que esa era una característica que tenían en común. Diferentes caminos. Mismo resultado». (Página 45)

Destinados a la unidad de casos sin resolver, se encuentran ante un trabajo que no saben cómo abordarlo. Una tarea que parece completamente imposible. ¿Qué van a encontrar en casos de los que en su día no se encontró nada que pudiera llevar a su resolución, muchos años después?
«La pila de casos sin resolver era como la cara helada de una montaña, imposible de escalar. Pensó que era improbable que pudiera llegar a cambiar el resultado de algún caso, igual que solo podía cambiar el resultado en sus recuerdos a través de la fantasía». (Página 47)

El hecho de que estén atravesando una mala racha y una falta total de confianza en sí mismos, no significa que sean tontos, por lo que terminan encontrando cuatro casos. Aparentemente es una pérdida de tiempo. Y sin embargo, parece que están conectados:
«Fueron asesinatos al azar. Sin motivo claro, como robo, drogas o lo que fuera, que proporcionara pistas razonables.
(…)Casos perdidos entonces. Casos perdidos ahora. Una pérdida de tiempo». (Página 99)


Sin embargo sus investigaciones, lejos de satisfacer a sus superiores, les pone muy nerviosos, máxime cuando esa incursión en el pasado lleva a alguno de los que vivió los hechos a suicidarse. Además, empiezan a sufrir amenazas para que abandonen completamente.
Será entonces cuando, de perdidos al río, Gabriel que nunca fue más que un burócrata descubra que tiene también ciertas dotes de detective:
«-¿Todos los inspectores del norte son como usted, Dickinson?
-No. Absolutamente ninguno.-Eso imaginaba». (Página 379)






IMPRESIÓN PERSONAL

Aún partiendo de premisas muy comunes como el citado caso de los dos policías investigadores, Personas desconocidas presenta un planteamiento original al mezclar el caso de la desaparición de una niña con todo el dolor que eso supuso para sus familiares, con cuatro asesinatos sin resolver. Dos cuestiones aparentemente inconexas pero que tienen un punto de conexión, cuya búsqueda será el motor que mueva esta novela.
Una precisión que quiero hacer en torno al título. El título original es By persons unknown, que traducido sería Por personas desconocidas, algo mucho más claro que el título al que se ha suprimido esa palabra por, que estaba plenamente justificada, pues hace una referencia clave a los autores de los hechos, tanto de los asesinatos como de la desaparición de la niña hecho por personas desconocidas. En fin, ya sabemos que las traducciones de los títulos no son siempre las más afortunadas.

Sin llegar a ser una novela coral Personas desconocidas gira en torno a los dos policías de los que nada se espera y que han de compartir una tarea casi imposible. En el fondo de ellos se espera que fracasen y se retiren solitos. Pero desde estos dos personajes principales, irán desfilando por delante de nosotros toda una galería de personajes que irán conociendo en su intento por conocer la verdad. Una verdad que parece sólo les interesa a ellos. Ni siquiera parece interesar a los padres de la niña desaparecida.
El cómo resolverán este difícil y aparentemente inexplicable enigma es la clave de la novela. He de decir que parte del desenlace lo intuí desde el principio, tal vez porque me recordó a una novela de Dennis Lehane. Pero pese a ello, no pierde un ápice de intriga, porque hay que cerrar la explicación por completo y eso es algo que no sabremos hasta el final de la novela.

Personas desconocidas no se encuentra entre las mejores novelas de John Katzenbach, aunque tampoco es de las peores. Una novela con una intriga capaz de mantener atrapado al lector y hacerle pasar un buen rato.





VALORACIÓN: 7/10 



Si quieres conocer más reseñas de novela negra, de misterio o policiaca pincha AQUÍ

Si quieres conocer más novedades editoriales 2016, pincha AQUÍ.


                     


2 comentarios:

  1. Tengo en la estantería algún libro previo de este autor que supongo que caerán antes que éste :)

    Felices fiestas Pedro!!!

    ResponderEliminar
  2. Parece una buena opción para pasar un rato entretenido. Abrazo!

    ResponderEliminar

Analytics