viernes, 10 de febrero de 2017

LA NOCHE EN QUE FRANKESTEIN LEYÓ EL QUIJOTE (SANTIAGO POSTEGUILLO)

La noche en que Frankenstein leyó el Quijote
Santiago Posteguillo


 
FICHA TÉCNICA

Título: La noche en que Frankestein leyó el Quijote
Autor: Santiago Posteguillo
Editorial: Planeta, 2012
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 240
PVP: 15,00 €
Ebook: 6,64 €








SANTIAGO POSTEGUILLO


Esto es lo que la editorial nos cuenta de él:

Santiago Posteguillo es profesor de literatura en la Universitat Jaume I de Castellón. Estudió literatura creativa en Estados Unidos y lingüística, análisis del discurso y traducción en el Reino Unido. De 2006 a 2009 publicó su Trilogía Africanus, sobre Escipión y Aníbal, merecedora de grandes elogios por parte de los expertos. Santiago Posteguillo ha sido premiado por la Semana de Novela Histórica de Cartagena, obtuvo el Premio a las Letras de la Generalitat Valenciana en 2010 y fue galardonado con el Premio Barcino de Novela Histórica de Barcelona en 2014. Ha publicado también La noche en que Frankenstein leyó el Quijote y La sangre de los libros, dos imaginativas obras de relatos sobre la historia de la literatura. 
Con su
Trilogía de Trajano, Posteguillo (Escritor Valenciano del Año 2015) ha continuado recibiendo elogios por su narrativa histórica. A Los asesinos del emperador siguió Circo Máximo, y con La legión perdida, su obra más ambiciosa y espectacular, cierra esta exitosa trilogía que ha cautivado a decenas de miles de lectores.






LA NOCHE EN QUE FRANKESTEIN LEYÓ EL QUIJOTE


No hay argumento en esta reseña. Porque en realidad La noche en que Frankestein leyó el Quijote que lleva en su título el añadido de La vida secreta de los libros, no es una novela, sino un libro que nos cuenta historias de los libros.
En esta ocasión, algo que repetirá posteriormente con La sangre de los libros, Santiago Posteguillo ha abandonado la ficción histórica, por un libro de divulgación histórica. Además, hemos pasado de las mil páginas que suele tener una de sus novelas, a las poco más de doscientas de este libro.

Irá avanzando a través de algo más de veinte capítulos a lo largo de la historia, desde los primeros libros hasta el libro electrónico, ese que ha venido a resolver el grave problema de los libros: ocupan espacio para guardarlos. Y ese fue el primer problema que se encontraron los que querían guardarlos: ¿Cómo ordenar para luego poder encontrar rápidamente miles y miles de libros o manuscritos? La solución hoy nos resulta muy evidente porque estamos acostumbrados a convivir con ella desde que tenemos uso de razón, pero fue una gran idea en su día: el orden alfabético. Así que conoceremos cómo se inventó.
Continuará avanzando a través de leyendas, enigmas o anécdotas relacionados con los libros. Como por ejemplo el por qué del anonimato de uno de nuestros más famosos libros: El Lazarillo de Tormes. Y es que más que la gloria o la fama, pesaba el miedo a la terrible Inquisición:
«Siempre pensé que el que no se conociera quién es el autor de esta novela era una derrota de la literatura, pero cuando pienso en el gran inquisidor comprendo que el anonimato eterno de aquel escritor es, en realidad, una de las grandes victorias de la literatura universal».

Shakespeare
No menos enigmática resulta la autoría real de uno de los autores más famosos y universales de la literatura: Shakespeare. ¿Fue Shakesperare el autor de las obras que se le atribuyen o solamente era un actor que ponía rostro a un autor que nada tenía que ver con él?
«¿Es todo esto cierto o estamos ante un dislate? La corriente dominante en la historia de la literatura inglesa sigue siendo la de considerar a Shakespeare como el autor de todas las grandes obras isabelinas que habitualmente se le atribuyen, pero hay quien ha dudado de que Shakespeare, hombre sin formación académica conocida, pudiera escribir semejantes obras maestras».

A avanzando en el tiempo llegamos a Alejandro Dumas, famoso por tomar “prestadas” las ideas de otros y por tener a otros escritores escribiendo para él. De él nos relata a propósito de esto, una curiosa anécdota:
«Un día Alejandro Dumas se encontró por la calle con su hijo y le preguntó:
—¿Has leído mi última novela?
—Sí, la he leído, ¿y tú? —respondió su hijo».

No menos curiosa es la anécdota que da título al libro. Aquí no se lee el Quijote ni a tiros, y Mary Shelley aprendió español para poder leerlo en su lengua original:
«Si Mary Shelley aprendió español para poder no ya leer sino degustar el Quijote, ¿no deberíamos todos los que ya tenemos la fortuna de saber español encontrar algún momento de nuestra vida para zambullirnos, aunque sólo sea un rato, en alguno de los maravillosos relatos que pueblan la irrepetible historia del maravilloso Don Quijote?»

Hay miles de obras que nunca ven la luz porque ninguna editorial quiere publicarlas. Si es la primera novela del autor, en muchos casos abandona por completo su vocación. ¿Cuántos grandes autores se habrán perdido así por el camino? Porque eso es lo que estuvo a punto de pasar con Jane Austen, después de haber sido rechazada por los editores tras haber rechazado su novela:
«Orgullo y prejuicio, una obra maestra de la literatura, vio la luz por fin. Y es que, ya se sabe, a veces las primeras impresiones pueden ser engañosas».

Y puestos a vivir de la literatura, Dostoievski se vio obligado a ello para poder pagar sus deudas. Y hacerlo suponía escribir a una velocidad de vértigo para cumplir los plazos con su editor y con sus deudores:
«Hay ocasiones en las que la velocidad se convierte en la clave de la redacción de una novela. Y sólo un genio es capaz de salir bien parado de semejante locura».

Hay autores que viven gracias a la fama conseguida con uno de sus personajes. Una fama que les impide poder escribir lo que realmente quieren pues el público se empeña en que sea ese y no otro el tema de sus novelas. Y da igual matar al personaje. Si no, que se lo pregunten a Conan Dooyle que mató a Sherlock Holmes:
«Hoy día, sir Arthur Conan Doyle está muerto y no le podemos resucitar, pero Holmes sigue vivo, más vivo que nunca. A veces los personajes son mucho más importantes, más fuertes, incluso casi más reales, que sus autores».


Y esto es solo una pequeña muestra de lo que podréis encontrar en este libro.






IMPRESIÓN PERSONAL

Creo que La noche en que Frankestein leyó el Quijote, es una pequeña maravilla con la que disfrutarán todos los aficionados a la literatura. Porque no se trata solamente de lo divertidas que puedan o no resultar, que lo son, sino del arte que tiene Santiago Posteguillo para narrarlas. Si alguien como él es capaz de atrapar al lector con novelas históricas de más de mil páginas que además forman parte de una trilogía, imaginad lo que puede hacer cuando se trata de poco más de doscientas páginas.
Sí, cuando te quieres dar cuenta, ya te has acabado el libro. Sin darte cuenta, con lástima de que haya durado tan poco.


Es uno de esos libros que sin duda consiguen crear afición a la lectura.





VALORACIÓN: 9/10

10 comentarios:

  1. Tanto este como "La sangre de los libros" son dos pequeñas maravillas que todo aquel que ame la literatura debería leer, ya no solo por las anécdotas sino por la forma que tiene Posteguillo de acercárnoslas. Son una gozada.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  2. A mí me gustó muchísimo este libro. Curiosos relatos y revelaciones de lo que esconden títulos sobradamente conocidos. Me encantó. Saludos desde locura de lectura

    ResponderEliminar
  3. Para la saca quizás me guste lo de la divulgación histórica y además libro que habla de libros.Enhorabuena desde el blog Ochicultura por el canal de YouTube intentare seguir tus recomendaciones.

    ResponderEliminar
  4. Este libro es una maravilla, me encanta refitolear por la trastienda y descubrir «secretos». Cuando un autor deja su zona de confort y se adentra en un género distinto pueden ocurrir dos cosas, que te sorprenda gratamente o que la obra sea un fracaso; Posteguillo ha pasado la prueba. Aurensanz hizo lo mismo y también salió airoso.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Estoy segura de que será un libro que disfrutaré cuando lo lea, lo tengo apuntado desde hace tiempo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Tengo que leerlo, tengo que leerlo!
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  7. A mí me encantó.... un montón de anécdotas de lo más instructivas!!
    Mis preferidas fueron la que da nombre al libro (después cuando leí Frankenstein me dí cuenta de esos guiños al Quijote) y cuando Conan Doyle quiso matara Sherlock pero no hubo forma...
    Un libro que recomiendo al 100%

    ResponderEliminar
  8. Definitivamente, habrá que darle una oportunidad.

    ResponderEliminar
  9. Paso por encima de tus impresiones porque tengo pensado leerlo para el reto Serendipia Recomienda. Un beso

    ResponderEliminar
  10. Lo tengo pendiente!
    A ver si me pongo con él!

    Besotes

    ResponderEliminar

Analytics