martes, 7 de marzo de 2017

NO ERES LO QUE BUSCO (LAURA MAVOR)

No eres lo que busco
Laura Mavor




FICHA TÉCNICA

Título: No eres lo que busco
Autor: Laura Mavor
Editorial: Plaza & Janés, 2017
Encuadernación: Tapa dura
Páginas: 462










LAURA MAVOR


Esto es lo que nos dice (no mucho por cierto) la editorial de esta aytora:

Criminóloga de profesión, amante de la arqueología, el arte y la literatura, Laura Mavor, de padre americano y madre española, se ha especializado en delitos que se cometen a través de las nuevas tecnologías y aplicaciones móviles. Ha volcado sus conocimientos en la materia en No eres lo que busco, su primera novela.






Las aventuras de Christian, el intrépido detective y su alegre pandilla


ARGUMENTO de NO ERES LO QUE BUSCO


Hay una nueva aplicación para móviles que está arrasando en la red: Finder. De un modo muy sencillo permite contactar de un modo confidencial con otras personas cuyo único fin es ligar. Un brevísimo perfil de gustos, una foto y una fruta (plátano si buscas hombre, fresa si buscas una mujer o ambas si te da lo mismo) y… a triunfar en la cama.
Sencillo, cómodo, fácil de manejar.

El problema surge cuando en una pequeña localidad costera de Castellón, empiezan a morir jóvenes que mantenían contactos por medio de este sistema. Todo comienza cuando Tela, una novelista bohemia y despreocupada, una exitosa escritora que hace tiempo dejó atrás la época en que sus pechos aún eran capaces de desafiar la ley de gravedad, encuentra muerto al joven con el que había concertado una cita.







NO ERES LO QUE BUSCO


Puede ser casualidad, pero la Guardia Civil parece estar de moda en la literatura negra. Dos de las últimas novelas que he leído, recién publicadas, tienen como protagonistas a miembros de dicho cuerpo, tal vez para que Bevilacqua no se sienta solo en su lucha contra el crimen. Se trata de Un lugar a donde ir de María Oruña y de la que hoy os presento: No eres lo que busco de Laura Mavor.
Tampoco es tan extraño, porque si nos alejamos de las grandes capitales, las cuestiones de investigación criminal son cosa de la Guardia Civil. Y en el caso de No eres lo que busco, la acción transcurre en Santarés, un pueblo costero (y ficticio por otra parte) de la provincia de Castellón.

No tengo ninguna duda de que No eres lo que busco es el inicio de una nueva serie. O por lo menos el intento de ello si el libro consigue un mínimo éxito. Para empezar, parte de una Unidad de Policía Judicial muy peculiar:
«Para todos los agentes de la compañía de Santarés, la Unidad de Policía Judicial era un gasto inútil de dinero y recursos humanos, Puede que fuera así, pero Miranda no tenía la culpa de que Santarés fuese la comarca con menor tasa de criminalidad de toda la comandancia». (Página 32)

Un grupo formado en principio por dos personas: la alférez Lesboutx y el sargento primero Benjumea. Al frente de ellos está la teniente Miranda, una mujer ya entrada en años, con un físico poco agraciado (léase gorda y poco proporcionada) y con dos vicios muy marcados: el tabaco y las manzanas.
Junto a ella dos personas completamente diferentes, no solo por edades, sino por manera de enfrentarse al trabajo:
«Los componentes del grupo se apañaban bien porque sólo eran dos: Adriana Lesboutx, una joven de veintiséis años que ingresó en el cuerpo directamente en la escala de oficiales, tras licenciarse en Derecho y superar una dura oposición y el sargento primero Antonio Benjumea. El primero Benjumea, que llevaba en la compañía casis tanto tiempo como el Abuelo, era lo que en la jerga benemérita solía denominarse como un “caimán”, porque pasaba la mayor parte de la jornada tumbado al sol y sólo se movía para comer. Para ser justos con Benjumea, hay que señalar que tampoco le hacía ascos a acomodarse a la sombra, y que de vez en cuando también se daba un paseo para ir al baño». (Página 16)

El “Caimán” no es que intervenga mucho (¿cómo va a hacerlo con ese espíritu de trabajo?) pero supone una nota de humor permanente cada vez que hace su aparición. En cuanto a Lesboutx, con su juventud, va a suponer la nota de tensión sexual dentro del equipo, a pesar de su aparente seriedad:
«Administraba las sonrisas como si tuviera un número limitado de ellas. A menudo Miranda se preguntaba si Lesbotutx sería una muchacha más alegre de no haber ingresado en la Guardia Civil». (Página 38)

Os preguntaréis de dónde va a surgir esa tensión sexual de la que hablaba. Muy fácil, a la unidad acaban de endiñarle un “enchufado”: el sargento Christian, que es el sobrino del Comandante. Un joven que ha decidido que él lo que quiere es formar parte de la Unidad Judicial. Para que os hagáis una idea de por dónde van los tiros con él, a los quince años se tatuó en un brazo el símbolo de la Guardia Civil.

Así que tenemos un equipo muy peculiar, arrinconado en un pequeño cuchitril, dispuesto a trabajar si es que les llega un caso. Así que no es de extrañar que peleen por que no se les escape de sus competencias ninguna posibilidad de trabajar. Otra cosa es que los medios con los que cuenten sean los mejores. Y ahí, el “caimán” no anda desencaminado en sus observaciones:
«-Mira, chaval, esto es muy simple. Aquí los que mandan pretenden que hagamos diligencias a la americana con medios africanos y eso, claro está, no puede ser«. (Página 351)

Porque lo cierto es que muchos medios no les dan a ellos:
«Lo más caro que Miranda y su equipo habían recibido del Estado en los últimos años fue un juego de alfombrillas para ratón. De propaganda». (Página 210)


Hay que añadir otro elemento más: un poco de metaliteratura, porque la otra protagonista de la novela es Telma, amiga de la teniente Miranda, que se ve implicada en el crimen que van a investigar puesto que ella fue quien encontró el cadáver. Es autora de novelas de éxito, aunque no es lo que ella querría escribir, porque se trata de novelas románticas:
«Supuso que querría hablar de su próxima novela. La sola idea de comenzar una nueva la llenó de pereza. Hacía tiempo que escribir le parecía una actividad tediosa y mecánica, un simple trabajo para hacer dinero. Ya apenas recordaba la ilusión con la que escribió su primera novela ni lo mucho q e se divirtió en el proceso». (Página 17)

También encontraremos en la novela un poco de temática social, pues el pueblo cuenta con un centro de integración juvenil que cuenta con la animadversión de parte del pueblo, que lo ve como un centro que solo atrae drogas y problemas. Eso sin contar con un grupo fuertemente homófobo y de pensamiento retrógrado encabezado por un miembro de parroquia del pueblo.






IMPRESIÓN PERSONAL

Ha supuesto para mí una agradable sorpresa No eres lo que busco. Una novela que se sumerge en temas de actualidad como la homofobia, el tráfico de personas o el uso de algunas aplicaciones y redes sociales, como es el caso de Finder, esa aplicación para ligar que es el hilo conductor de toda la novela.
Una grata sorpresa porque la principal característica de esta novela es el sentido del humor con el que está escrita. Y eso es algo que yo aprecio mucho en una novela negra. Por eso decía que nace con vocación de ser una serie, porque cuando acaba te quedas con ganas de vivir nuevas aventuras con este peculiar grupo.

Da igual que el pueblo en el que transcurra la acción sea ficticio, porque es como tantos y tantos otros pueblos costeros que viven de, por y para el turismo. Es muy fácil imaginarse ese paisaje urbano por muy ficticio que sea. Es muy fácil engancharse también al paisaje humano que lo puebla.

Aunque la teniente Miranda parezca la protagonista, es una novela muy coral, en la que hay muchos personajes secundarios, desde el propio grupo de la guardia civil, pasando por la escritora y varios más, que están muy bien tratados. Es más, me recordó ese sistema de Stepehen King de contarnos en dos páginas o menos la historia de un personaje que pensamos que va a ser protagonista para cargárselo a la página siguiente. No llega a eso (a liquidarlo inmediatamente), pero sí que trata a cada personaje como si fuera un protagonista.

Muy buen ritmo el de la novela hasta llevarnos a un final, que si bien es cerrado, no cierra la puerta a que sigamos con este grupo. A mí por lo menos me apetece.





VALORACIÓN: 8/10




Si quieres conocer más reseñas de novela negra, de misterio o policiaca pincha AQUÍ

Si quieres conocer más novedades editoriales 2017, pincha AQUÍ

Si quieres comprar el libro pincha en la imagen correspondiente:

                  





Sorteo de un ejemplar de No eres lo que busco, de Laura Mavor

Las bases AQUÍ

Hasta el 20 de marzo


8 comentarios:

  1. Hoy reseñamos la misma novela y tenemos impresiones similares. Ha sido una lectura de lo más amena y sus personajes totalmente convincentes. Se nota el oficio de la autora.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Es la segunda reseña que leo esta mañana de la novela. Y entre tú y Mª Angeles Bk, habéis conseguido que me entren unas ganas locas de leer la novela. Vamos que me voy a hacer con ella yaaa¡¡¡
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Voy a reestructurar las lecturas y reseñas porque quiero incluir esta, a ver si puede este mes o si no ya para abril.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. La estoy esperando de EA así que la leeré en breve

    ResponderEliminar
  5. ¡Holiiii!
    No conocía el libro, pero al leer tu reseña y ver la puntuación tan buena que le has dado, puede que le de una oportunidad en un futuro. Gracias por tu reseña, muy completa :)
    Acabo de encontrar tu blog y me quedo como seguidora, yo también tengo un blog por si te apetece pasarte :3

    Besineees ♥

    ResponderEliminar
  6. Pues habrá que tenerlo en cuenta, no lo conocía y lo pones muy bien =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  7. Me ha llamado la atención, lo tendré en cuenta.

    ResponderEliminar

Analytics