viernes, 31 de marzo de 2017

PATRIA (FERNANDO ARAMBURU)

Patria
Fernando Aramburu






FICHA TÉCNICA

Título: Patria
Autor: Fernando Aramburu
Editorial: Tusquets, 2016
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 646










FERNANDO ARAMBURU


Esto es lo que la editorial nos cuenta de él:

Fernando Aramburu (San Sebastián, 1959) es licenciado en filología hispánica por la Universidad de Zaragoza y desde 1985 reside en Alemania.
Narrador destacado, es autor de tres volúmenes de relatos y de las novelas Fuegos con limón, Los ojos vacíos, El trompetista del Utopía, Bami sin sombra, Viaje con Clara por Alemania, Años lentos, La Gran Marivián, Ávidas pretensiones y Las letras entornadas.
Ha merecido, entre otros, el Premio Euskadi, el Premio Mario Vargas Llosa, el Premio Real Academia Española, el Premio Tusquets Editores de Novela y el Premio Biblioteca Breve.






El país de los callados


ARGUMENTO DE PATRIA


Patria es la historia de dos familias, amigas las mujeres, casi hermanos los maridos. Es la historia de Txato, su mujer Bittori y sus hijos Xabier y Nerea. Es la historia de Joxian, su mujer Miren y sus hijos Joxe Mari, Arantxa y Gorka.
Es la historia de Txato, un hombre que vive con su familia en un pequeño pueblo del País Vasco amenazado por ETA, que se niega a abandonar su pueblo y su vida y que finalmente es asesinado por la banda terrorista.
Es la historia de un pueblo que sufre con dolor la violencia, no solo de las armas, sino del silencio cómplice con los asesinos.






PATRIA


Esta es una novela que tenía pendiente desde hace tiempo, aguardando en la lista de espera de la Biblioteca de Móstoles hasta que por fin me llegó. Una novela que lleva encaramada semanas en el número uno de los libros más vendidos y que me han recomendado encarecidamente todos los que la han leído.
Una novela que hay que calificar de valiente, porque es capaz de contarnos la realidad que ha tenido que vivir hasta hace unos días como quien dice, y que probablemente aún sigue siendo real en los pequeños pueblos del País Vasco.
«Las pintadas contra el Txato le quitaron a Joxian el apetito. Y también lo privaron de su mejor amigo. Porque en una ciudad, pase; pero en el pueblo, donde todos nos conocemos, tú no puedes tener trato con un señalado». (Página 332)

Hacia el final del libro, uno de los hijos del asesinado asiste a una conferencia en la que uno de los ponentes ha escrito un libro. Al leer las palabras de dicho escritor, tuve la sensación de que es el propio autor el que habla por boca de él exponiendo los motivos que le han llevado a escribir esta novela y el modo de hacerla:
«Escribí, pues en contra del sufrimiento inferido por unos hombres a otros.(…)Escribí en contra del crimen perpetrado con escusa política, en nombre de una patria.(…)Escribí desde el estímulo por ofrecer algo positivo a mis semejantes.(…)Quise responder a preguntas concretas. ¿Cómo se vive íntimamente la desgracia de haber perdido a un padre, a un esposo, a un hermano en un atentado? ¿Cómo afrontan la vida, tras un crimen de ETA, la viuda, el huérfano, el mutilado?» (Página 552)

Lo cierto, es que la primera sensación que me quedó al leer la novela, es que no está escrita desde el odio a las personas, sino más bien desde el amor a la vida, algo que tiene que estar por encima de las ideas políticas:
«-Yo no sé de ideas, amona. Yo lo único que digo es que no me gusta que maten.-Matan y los matan, Las guerras son así. A mí tampoco me gustan las guerras, pero qué quieres. ¿Qué sigan machacando al pueblo vasco por los siglos de los siglos?-La gente buena no mata». (Página 93)

Una novela coral, pues va desgranando la historia de todos los miembros de las dos familias. Vamos conociendo de un modo entremezclado la evolución de cada uno de los nueve personajes principales de esta novela, que alguno más aparte de los nueve citados en el argumento.
Algunos con historias muy duras como la de Arantxa, la hermana del terrorista, inmovilizada a los cuarenta años en una silla de ruedas al sufrir un ictus.
Historias que nos muestran diferentes realidades de la vida en el País Vasco, como la de Gorka, el otro hermano del terrorista, arrastrado por el a las manifestaciones cuando su verdadera vocación es la de leer libros, algo que le llevará más adelante a convertirse en escritor. Eso sí, su amor por su patria le lleva a publicar en euskera. Aunque ni por esas puede realmente hacer lo que quiere mientras trabaja en una emisora de radio:
«-Mientras escribas para niños, te dejarán tranquilo. Pero ay de ti, chaval, como te metas en líos de la tierra. En todo caso, si te da por escribir para mayores, pon tus historias lejos de Euskadi. En África o América como hacen otros». (Página 359)

No menos dura es la historia de Joxe Mari, en el mundo de ETA desde muy joven, teniendo que irse a Francia y entrando en un comando con el fin de luchar. Un duro entre los duros al que la vida irá cambiando. Una vida en constante huida y zozobra.
«Su predicción agorera sobre el futuro de Joxe Mari ahora que está en búsqueda y captura: o le explota una bomba mientras la transporta o la manipula, y tenemos funeral con ataúd envuelto en la ikurriña, danza tradicional y el resto del programa folclórico, o lo pillan las fuerzas de seguridad en cualquier momento». (Página 239)

San Sebstián 
No más sencilla es la vida de Joxian, que se sabe padre de un asesino, al que sólo le queda la alegría de su huerta a la que escapa todos los días, intentando ocultar su dolor y la conciencia de que es un cobarde, que dejó la amistad del que casi era un hermano por miedo a significarse:
«Soy tan cobarde como él y como tantos otros que a estas horas, en mi pueblo, estarán diciendo bajito para que no les oigan: esto es una salvajada, un derramamiento inútil de sangre, así no se construye una patria. Pero nadie moverá un dedo. (…) En el fondo todo seguirá igual. La gente acudirá a la siguiente manifestación en favor de ETA, sabiendo que conviene dejarse ver en la manada. Es el tributo que se paga para vivir con tranquilidad en el país de los callados». (Página 462)

Pero por encima de todos, llama la atención el personaje de Miren, la madre del terrorista, cuya vida cambia totalmente, porque un hijo está para ella por encima de todo. Tal es así, que su pensamiento queda totalmente mediatizado por una doctrina que ni siquiera conoce:
«Mi amiga Miren cambió. De repente era otra persona. En una palabra, había tomado partido por su hijo. No tengo la menor duda de que se fanatizó por instinto materno. En su lugar, quizá yo me habría comportado igual. ¿Cómo vas a darle la espalda a tu propio hijo aunque sepas que está cometiendo maldades?» (Página 69)

Con todo, no hay odio por parte de Bittori, la mujer del asesinado. Una mujer que decide volver a su pueblo, retomar poco a poco la vida que tenía antes. ¿Por qué era ella la que tuvo que marcharse si ella era la víctima? Pero no juzga a los padres, sino más bien al ambiente en que viven los hijos:
«La verdad, no creo que ellos educaran a sus hijos en el odio. Los amigos, la cuadrilla, las malas compañías, le metieron al sinvergüenza el veneno de la doctrina que lo llevo a destrozarles la vida a vete tú a saber a cuántas familias. Y aún se creerá un héroe. Es de los duros, dicen. De los duros o de los brutos. No sabe ni cómo se abre un libro». (Página 69)

Y junto a todos ellos, el otro gran protagonista es el pueblo vasco, el pueblo silencioso. Aquel que con su silencio ha hecho posible que unos sufran tanto por más que sepan que son inocentes:
«Habían aparecido pintadas en las paredes. Una de tantas: TXATO TXIVATO. Por la rima, supongo, pero el caso es difamar y meter miedo. Fulano hace un poco, mengano hace otro poco, y cuando ocurre la desgracia que han provocado entre todos, ninguno se siente responsable porque, total, yo solo pinté, yo sólo revelé donde vivía, yo sólo dije unas palabras que igual ofenden, pero oye, son sólo palabras, ruidos momentáneos en el aire». (Página 82)

Una novela en resumen, que arremete contra las ideologías, aquellas que pasan por encima de las personas, las que hacen suya una patria solo con la concepción que ellos tienen de ella. Porque ya no se trata solo de saber o no hablar en euskera. No, es algo más, es seguir un camino único que ni siquiera saben quién dicta:
«-Un vasco, uno del pueblo como tú y como yo. Hostia, si dirías un policía, pero ¡el Txato! Yo no lo tengo por mala persona.-No se trata de buenas o malas personas. Está en juego la vida de un pueblo. ¿Somos abertzales o qué somos?» (Página 232)













IMPRESIÓN PERSONAL

He quedado impresionado por la fuerza de esta novela, que nace sin duda de unos personajes  con mucha fuerza y vida propia que dotan a la novela de una gran vitalidad, con un lenguaje que dota de gran verosimilitud a lo que estás leyendo. Novela coral por excelencia en la que la unión de historias consigue crear la gran historia.
Una novela que tiene el mérito de adentrarse en terrenos por los que nadie se había atrevido a transitar: hablar del terrorismo y de sus víctimas, haciendo especial hincapié en estas última. Porque al final, todos son víctimas, bien sea del terror o de una dinámica de terror en la que se ven envueltos incluso aquellos que la practican.
No le tiembla el pulso a la hora de responsabilizar al propio pueblo, a su silencio culpable, como responsables finales de todo lo que pasó.

Pero sobre todo, que el sufrimiento de las víctimas salga de un modo tan claro a la luz, es lo más encomiable de esta novela. Muy lejos de La hora de despertarnos juntos de Kirmen Uribe, que en su intento de elogiar el nacionalismo vasco “olvida” a las víctimas, a aquellos que sufrieron, como si solo los vascos que sufrieron la persecución del orden públicas hubieran sido las víctimas. Que también lo fueron, por más que en la mayoría de los casos no fueran unas víctimas inocentes.


Patria, una novela imprescindible para entender una realidad que tanto sufrimiento y tantas secuelas dejó en una sociedad dividida.




Lectura facilitada por la Biblioteca Municipal de Móstoles.



VALORACIÓN: 10/10



Si quieres conocer más novedades editoriales 2016, pincha AQUÍ

Si quieres comprar el libro pincha en la imagen correspondiente.

              


13 comentarios:

  1. No sé cuándo, pero lo leeré.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Una novela que conmueve, que remueve el estómago, con pasajes que son como un puñetazo en el mismo. Cuánto dolor, cuánta rabia y cuánto odio. Lo peor del ser humano... y ¿para qué?

    ResponderEliminar
  3. A mi me llegó al alma, de principio a fin. Para los «españoles» que estábamos en el norte en aquellos años, nos trae no solo recuerdos si no algún que otro respingo...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Es un libro que quiero leer y no sé cuando lo conseguiré. Espero que lo traigan pronto a la biblioteca.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Es mi último pedido a Círculo de lectores y estoy esperando a que me llegue para ponerme con él. Tus impresiones me dan aún más ganas.
    Excelente reseña.
    Biquiños.

    ResponderEliminar
  6. Me pareció un libro magnífico. También le doy un 10.

    ResponderEliminar
  7. Me impresionó este libro. Me emocionó y conmocionó, es una novela como bien dices imprescindible y valiente, muy valiente.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Me apetece muchísimo leerlo, estoy esperando a quitar algunos pendientes y poder leerlo con calma.

    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Una auténtica joya, de principio a fin. Ni falta ni sobra nada, de equilibrio perfecto. De convertirá en un clásico de la literatura española. Soberbia.

    ResponderEliminar
  10. Una auténtica joya, de principio a fin. Ni falta ni sobra nada, de equilibrio perfecto. De convertirá en un clásico de la literatura española. Soberbia.

    ResponderEliminar
  11. Para mi también ha sido un libro de 10, sin duda alguna :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  12. Retrato implacable de una terrible realidad. Historia de España que debería ser lectura obligada.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Totalmente de acuerdo contigo. Impresionante!
    Besos

    ResponderEliminar

Analytics