miércoles, 15 de marzo de 2017

Y SI FUERA CIERTO (ANTONIA J. CORRALES)

Y si fuera cierto
Antonia J. Corrales



 
FICHA TÉCNICA

Título: Y si fuera cierto
Autor: Antonia Corrales
Editorial: Autoeditado
Páginas: 188 
PVP: 11,98 €











ANTONIA CORRALES



Unas pocas líneas para hablaros de la autora, porque la verdad es que poca información hay sobre ella.

En un momento dado de su vida, decidió dar un cambio radical a la misma y tras años trabajando en su profesión (administración y dirección de empresas), dedicarse a lo que realmente le gustaba: la escritura. Trabajó entonces como columnista en periódicos locales, articulista en revistas culturales, entrevistadora en publicaciones científicas o jurado en certámenes literarios.



Las novelas que ha publicado hasta el momento son:

-La levedad del ser (2012) (libro de relatos)
-As de corazones (2013)
-Y si fuera cierto (2017)

Un apunte más tomado de su página de facebook: Le gusta Mafalda. De hecho, en uno de los pasajes de En un rincón del alma, se compara a uno de los personajes con Susanita, la amiga de Mafalda. Que alguien se declare de tal modo seguidora de Mafalda, es todo un indicativo de un determinado modo de ver la vida, porque la mordaz visión política de Quino a través de su personaje, no ha pasado de moda después de treinta años.







ARGUMENTO de Y SI FUERA CIERTO


«En el apeadero me esperaba él, el hombre que me había contratado para que escribiese su vida.(…)-Soy Santos, y usted debe ser mi biógrafa, Fabiola, ¿me equivoco?…».

Mientras cenaba en un restaurante con su amante, Fabiola se encuentra en él a su esposo, también acompañado por una amante. Confusa por la falta de comunicación entre ambos, comprobando que su matrimonio está roto, decide dar un giro a su vida y aceptar una oferta de trabajo que la llevará lejos de su casa, hasta un apartado pueblo al que llega tras un largo viaje en tren, para escribir la biografía de Santos, un enigmático hombre.
«Perdida en un lugar absurdo con un hombre atractivo pero frío como el mármol, raro como un perro verde y soberbio, demasiado altivo y soberbio».

Lo que no sabe es hasta que punto su vida va a cambiar en el misterioso pueblo al que ha llegado.






Y SI FUERA CIERTO


Hoja de arce
Es muy cierto que tenemos mucha “manía” en etiquetarlo todo, algo de lo que la literatura no se libra, por más que en algunas ocasiones sea una misión imposible y absurda. Pero no es el caso de esta novela, de Y si fuera cierto, que forma parte de una corriente literaria que ha dado en llamarse feel good.
Por si acaso no sabéis de qué va, os dejo una definición tomada de Internet que de modo muy claro nos explica que es: El feel good es un género literario que comprende una premisa muy sencilla: hacer sentir bien al lector.

Una etiqueta que en este caso viene muy bien para que el lector sepa qué es lo que va a encontrarse en esta novela, que fuera de esta etiqueta es inclasificable. Porque sobre todas las cosas, Y si fuera cierto es una novela mágica, donde cualquier cosa puede pasar:
«—¡Imposible! —Exclamó sonriendo—, que palabra más mentirosa —dijo, y al decirlo me recordó a mí—. Aquí no hay nada imposible, sino todo lo contrario. Fabiola, aquí todo es posible, absolutamente todo, créeme».

Una historia que en muchos momentos puede parecer un cuento para adultos. De hecho, en un momento dado de la narración, Fabiola se la cuenta a una niña como si de un cuento se tratase:
«Ayer, después de conocernos, le contó a su madre la historia sobre ese lugar maravilloso en el que las nubes son malvas y por las tardes siempre llueve. Le describió el bosque de arces y el rojo aterciopelado de sus hojas».

Bosque de arce
Bien es verdad, que hasta llegar a ese punto, tanto al lector como a la protagonista le asaltan muchas dudas, con muchas preguntas que no tienen respuesta sobre el extraño lugar en que se encuentra. Lo de menos es que no haya cobertura para el teléfono móvil, esos anocheceres que caen de golpe, las constantes tormentas y lluvias nocturnas, los caminos que aparecen y desaparecen.
Por momentos la narración puede resultar un tanto opresiva al sentir que los habitantes del pueblo parecen estar encerrados en un lugar del que es imposible salir, mientras van descubriendo nuevos valores, viendo aquello de su pasado que realmente tenía importancia.
Es un tiempo en el que cada cual va aprendiendo a su manera algo fundamental: ¿qué es lo importante en la vida?
«A estas alturas imagino que se habrá dado cuenta de que aquí lo más importante son los sentimientos y los recuerdos. Todo lo material no tiene la más mínima relevancia, está ahí sin que tengamos que hacer el más mínimo esfuerzo por conseguirlo».

Una historia que arranca también de un modo casi mágico, con el baile de unas hojas de arce rojas arrastradas por el viento:
«Desde aquel momento se obsesionó con el significado que le habían dicho los nativos tenía la hoja. Representa la fuerza, el arraigo y la protección».

Al igual que en otras novelas el paisaje y las flores tienen una fuerza singular (véase por ejemplo las amapolas rojas de As de corazones), aquí ese elemento casi mágico viene de la mano de esas hojas de arce, con un rojo aterciopelado, formando parte de un paisaje que parece imposible pero que existe, con el morado de los campos de lavandas, con cielos de color casi imposible.






IMPRESIÓN PERSONAL

Apenas una tarde me ha durado esta novela. Apenas un suspiro. Una novela que antes de que me diera cuenta ya se había acabado. Pero no las sensaciones que deja. Una sensación de placidez, de paz, de tranquilidad, de que la vida puede tomarse de otra manera.
Una sensación mágica por más que supiera que lo que estoy leyendo no es la realidad, no es la vida misma, que es como un cuento en la que dos personas adultas se traicionan y, sin embargo, son capaces de seguir viendo lo mejor del otro y seguirle queriendo, aunque sea de otra manera (lo dicho, un cuento).

Novelas como Y si fuera cierto, son necesarias. No como lecturas habituales, sino como una bocanada de oxígeno que, de vez en cuando, viene muy bien para poder seguir adelante con una vida que nos achucha (y no precisamente con cariño) por todas partes.

Lástima que en el pueblo donde transcurre la acción, no exista más que un pequeño hotel que tiene todas sus plazas reservadas, porque no vendría mal pasar allí unos días oyendo un poco de jazz, a Silvio Rodríguez o a Aute.

(No solo las hojas del arce son rojas. También en esta novela los paraguas vuelven a ser rojos)





VALORACIÓN: 9/10


Si quieres conocer más novedades editoriales 2017, pincha AQUÍ

Si quieres comprar el libro pincha en la imagen correspondiente.



                


5 comentarios:

  1. Todo lo que he leído de Antonia me ha gustado mucho, así que este seguro que también me gustaría. Un besote

    ResponderEliminar
  2. Hola Pedro,

    Como siempre digo, el Feel Good siempre apetece, y aunque es un término que se utiliza desde hace poco, realmente hay novelas escritas hace cien años que se podrían encasillar perfectamente dentro de dicho género como Abril encantado, que se publicó en los años 20 y trata de 4 mujeres inglesas que pasan unas vacaciones en un castillo de la riviera italina.
    Leí En un rincón del alma y Mujeres de agua... y me encantaron!! Las novelas de corte instimista siempre son bienvenidas. Y las de Feel Good también!!! ;)

    ResponderEliminar
  3. No conocía a la autora pero creo que esta obra va a ser perfecta para acercarme a su obra. Simplemente porque necesito leer algo así :-)

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. No hay más que decir, me has convencido! Me lo llevo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. En su momento leí "As de corazones" y "Mujeres de agua", y la verdad es que disfruté de sus lecturas. Así que tras leer tu reseña me lo llevo anotado!
    Gracias por tu reseña. Besos

    ResponderEliminar

Analytics