martes, 20 de junio de 2017

MÁS ALLÁ DEL INVIERNO (ISABEL ALLENDE)

Más allá del invierno
Isabel Allende



 
FICHA TÉCNICA

Título: Más allá del invierno
Autor: Isabel Allende
Editorial: Plaza & Janés. 2017
Encuadernación: Tapa dura
Páginas: 350









ISABEL ALLENDE


Esto es lo que la editorial cuenta de la autora:

Isabel Allende nació en 1942 en Perú, donde su padre era diplomático chileno. Vivió en Chile entre 1945 y 1975, y ha residido durante largas temporadas en otros lugares, en Venezuela hasta 1988 y, a partir de entonces en California. Inició su carrera literaria en el periodismo, en Chile y en Venezuela. En 1982 su primera novela, La casa de los espíritus, se convirtió en uno de los títulos míticos de la literatura norteamericana. A ella le siguieron otros muchos, todos los cuales han sido éxitos internacionales. Su obra ha sido traducida a treinta y cinco idiomas.
En 2010 fue galardonada en Chile con el Premio Nacional de Literatura y en 2012, en Dinamarca, con el Premio Hans Christian Andersen por su trilogía “Memorias del Águila y del Jaguar”.


En este blog puedes encontrar las reseñas de sus siguientes novelas:
-
El amante japonés.







Amor en el tiempo de invierno


ARGUMENTO de MÁS ALLA DEL INVIERNO

Una tormenta de nieve reúne en un apartamento de Brooklyn a tres personas muy diferentes: Lucía, una chilena que se echa la vida por montera; Richard, un profesor americano con miedo a la vida y a la muerte; Evelyn, una joven e indocumentada guatemalteca.
Juntos emprenderán un azaroso viaje que les descubrirá el valor de la vida.






MÁS ALLÁ DEL INVIERNO

Según usos y costumbres, Isabel Allende pasa olímpicamente de los géneros literarios para presentarnos una novela bastante diferente a las que nos tiene acostumbrados. Porque en principio, bien podríamos considerar Más allá del invierno un road movie muy americano: tres personas montadas en un coche, (en realidad dos coches), que emprenden un viaje en medio de una tormenta de nieve para ocultar un cadáver. Un viaje en el que se irán conociendo y donde se trabará entre ellos, personajes aparentemente dispares, una relación singular.
Pero va mucho más allá, porque ocupa mucho más espacio el pasado que la acción presente, ese viaje en coche. Y asistiremos así a la historia de tres personajes, la de un profesor que vive con sus gatos en un apartamento de Brooklyn y que arrastra un pasado con una idealizada relación amorosa, la de su mujer que falleció; la de una joven guatemalteca víctima de la violencia de las pandillas y que se ha visto obligada a emprender la difícil tarea de introducirse en Estados Unidos a través de la frontera con México y su vida como indocumentada en dicho país; y la de una profesora que tuvo que salir apresuradamente de Chile tras el derrocamiento de Salvador Allende y la represión de Augusto Pinochet.
A partir de estos tres personajes principales, iremos conociendo las historias de muchos otros, que nos conforman un panorama de la realidad del continente americano, muy variada y compleja.
Historias y más historias: Isabel Allende en estado puro.

Tres personajes principales totalmente diferentes. Por un lado la vital Lucía, pidiéndole más y más a la vida:
«Quería vivir en el extranjero, donde los desafíos cotidianos le mantenían la mente ocupada y el corazón en relativa calma, porque el Chile la aplastaba el peso de lo conocido, de las rutinas y limitaciones. Allí se sentía condenada a ser una vieja sola acosada por malos recuerdos inútiles, mientras que fuera podía haber sorpresas y oportunidades». (Página 17)

Lucía con un ansia de vivir y gozar la vida que contagia a todos los que la rodean:
«Su deseo de sacarle el jugo a la vida, se expandía a medida que su futuro se encogía y parte de ese entusiasmo era la vaga ilusión, que se estrellaba contra la realidad de la falta de oportunidades, de tener un enamorado». (Página 19)

Por otra parte Richard, totalmente opuesto a ella. Un hombre marcado por la cautela, por las rutinas, por unos recuerdos que no le dejan gozar del presente
«Son muchos años con el alma en invierno y el corazón cerrado, Richard. Eso no es vida. Y el hombre cauteloso de todos esos años no eres tú. En estos últimos días, cuando saliste de la comodidad en que estabas instalado, pudiste descubrir quién eres realmente. Puede que haya dolor en eso, pero cualquier cosa es mejor que estar anestesiado». (Página 317)

Brooklyn
Una vida cómoda y tranquila que el ciclón Lucía va a echar abajo removiendo sus convicciones y seguridades:
«-¡En vaya lío estamos metidos!-En la vida suceden imprevistos, Richard.-No en la mía.-Sí, me he dado cuenta. Pero ya ves cómo la vida no nos deja en paz; tarde o temprano nos da alcance». (Página 99)


Vuelve en esta novela Isabel Allende a tratar el tema del amor en la vejez, al igual que ya hiciera en El amante japonés:
«A los sesenta y dos años, Lucía todavía alimentaba fantasías de muchacha. Era inevitable. Tenía el cuello arrugado, la piel seca y los brazos flojos, las rodillas le pesaba y se había resignado a ver cómo se le iba borrando la cintura, porque carecía de disciplina para combatir la decadencia en un gimnasio». (Página 18)

Porque el gran tema de fondo de la novela, al igual que ocurriera en El amante japonés, es la vejez, vista con una mirada alegre, optimista y vitalista:
«-¿Cómo crees que va a ser tu vejez? –le había preguntado Lucía.-Ya estoy instalado en ella.-No, hombre, te faltan como diez años.-Espero no vivir demasiado, sería una desgracia. Lo ideal es morir con perfecta salud, digamos alrededor de los setenta y cinco años, cuando todavía el cuerpo y la mente me funcionan como es debido». (Página 78)


No renuncia Isabel Allende en Más allá del invierno, a darnos su visión sobre los acontecimientos de la América latina, desde las tropelías represivas cometidas por los gobiernos, al duro peregrinar de los inmigrantes y su salto a Estados Unidos por la frontera de México:
«La tropa cometía atrocidades contra gente igual que ellos, de la misma raza, de la misma clase, de la misma insondable miseria. Cumplían órdenes, es cierto, pero las cumplían intoxicados con la droga más adictiva: el poder con impunidad». (Página 108)







IMPRESIÓN PERSONAL

Siempre digo lo mismo: Isabel Allende está entre mis autores favoritos y es también, una autora que “triunfa” en mi casa. Nunca me ha decepcionado, porque aunque no todos sus libros estén igual de logrados ni sean igual de profundos, siempre encuentras en ellos un estilo y una manera de narrar historias que atrapan.
Fiel a su estilo, nos trae en Más allá del invierno, una historia de historias, entrelazadas entre sí, con vidas cruzadas por el destino. Además en esta novela, los tres protagonistas provienen de mundos sociales y geográficos muy diferentes, lo que nos proporciona un puñado de historias muy diferentes que terminan constituyendo un amplio abanico del panorama americano. Y por americano, no entiendo estadounidense, que aquí viajaremos desde Chile a Guatemala, pasando por Brasil, México, Canadá y finalmente Estados Unidos.

Yo disfruto con estas historias que nos cuenta Allende, cuya temática va derivando lentamente (¿serán esos setenta y cinco años que tiene y no aparenta?) al tema de la vejez, visto eso sí, con una vitalidad y una alegría contagiosa.
Porque en el fondo, todas las novelas de Isabel Allende tienen un punto en común: el amor y sus diferentes facetas y tiempos, como muy bien quedó reflejado en su libro Amor, que recoge diferentes fragmentos de sus novelas con el amor como protagonista., Me ha venido este libro a la mente, porque esos fragmentos con como historia con vida propia al margen de la novela y hay en Más allá del invierno, una preciosa historia de amor entre dos sesentones, cargada de sensibilidad y poesía que sin duda hubiera estado en ese libro si lo escribiese ahora.



VALORACIÓN: 9/10


Si quieres conocer más novedades editoriales 2017, pincha AQUÍ

Si quieres comprar el libro pincha en la imagen correspondiente.


               


9 comentarios:

  1. Me llamó la atención la portada y aunque no soy súper fan de la autora, si que me han gustado las novelas que he leído de ella. Ya la tengo en mi poder acla espera devser leída y ahora con más ganas después de leer tus impresiones, me gusta lo que cuentas y creo que me va gustar,
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Siempre he sido una gran seguidora de Allende, aunque de más joven lo era más todavía; sus novelas en general me han gustado siempre mucho, pero las dos últimas no han terminado de convencerme del todo, pero sigo leyéndola igual.

    Le has dado buena nota y pocos peros, así que me la anoto.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Pues a ver si me hago con él y empiezo con la autora porque todavía no he leído nada de ella. Saludos :D

    ResponderEliminar
  4. Yo aún voy a empezar ahora El amante japonés!

    ResponderEliminar
  5. La última vez que leí algo de Allende fue "El diario de Maya" que me pareció en excesiva dramática, incluso forzadamente dramática y no me ha gustado. Desde entonces Allende ha dejado de tener prioridad para mí, ahora me gustaría leer algo suyo pero algo con más tiempo porque las temáticas de sus últimas novelas no me están gustando mucho. Magnífica reseña, un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Leí los primeros libros que publicó y luego el último fue El cuaderno de Maya. Es una escritora que me gusta.

    ResponderEliminar
  7. He leído poquito de Allende y no sé por qué porque ese poquito siempre lo he disfrutado mucho. Tomo buena nota de este libro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Yo de Allendé leí de muy jovencita una de sus trilogías y quedé enamorada de su forma de escribir...no fue hasta muchos años después con "El amante japonés" que volví a leerla, pero me falto algo. Quizás la tenía idealizada. Aún así quiero volver a ella y esta historia veo que merece la pena Pedro.

    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Con lo que me gusta la Isabel Allende de siempre, la del realismo mágico, nunca sé si atreverme con los libros que se salen un poco de su esencia. Pero me ha gustado la reseña que has hecho, así que a lo mejor me arriesgo

    ResponderEliminar

Analytics