martes, 1 de marzo de 2016

HISTORIA DE UN CANALLA (JULIA NAVARRO)

Historia de un canalla
Julia navarro




FICHA TÉCNICA

Título: Historia de un canalla
Autor: Julia Navarro
Editorial: Plaza & Janés, 2016
Encuadernación: Tapa dura
Páginas 863
PVP: 22,90 €









Editorial: Punto de Lectura, 2017
Encuadernación: Tapa blanda bolsillo
Páginas 864
PVP: 14,95 €








JULIA NAVARRO

Nos dice la editorial en la solapa interior:

Julia Navarro es escritora y periodista. Después de escribir varios libros de actualidad política publicó s primera novela, La Hermandad de la Sábana Santa que logró un éxito sin precedentes situándose durante meses en los primeros puestos de las listas de ventas, tanto nacionales como extranjeras.
La Biblia de barro y La sangre de los inocentes afianzaron su prestigio entre la crítica y el público. Tras ellas llegaron Dime quién soy y Dispara, yo ya estoy muerto, que abordan de forma magistral la historia del siglo XX y supusieron un punto de inflexión en su trayectoria literaria.
Es una de las autoras españolas con mayor reconocimiento dentro y fuera de nuestras fronteras. Ha conseguido llegar a millones de lectores en todo el mundo y sus libros cuentas con traducciones en más de treinta países.






La historia del hombre que eligió el mal


ARGUMENTO

Me estoy muriendo. No, no es que sufra una enfermedad terminal ni que los médicos me hayan desahuciado. La última vez que me vieron fue para decirme que me encontraban bien, y más después de haber sufrido un infarto y una operación para cambiarme las válvulas del corazón.
(…)
Esta noche, mientras miro de frente a la muerte, hago recuento de lo que he vivido. Sé lo que hice y también sé lo que debería haber hecho.

Así comienza la novela, en la que el propio Thomas Spencer nos anuncia que va a narrarnos su vida, cómo logró hacerse con una posición muy acomodada, partiendo de la nada, y los cadáveres que jalonaron ese ascenso.







HISTORIA DE UN CANALLA

Cualquier libro de Julia Navarro despierta una gran expectación. Historia de un canalla no es la excepción y de hecho se ha editado una primera tirada de 300.000 ejemplares, prueba de la confianza que la editorial ha depositado en esta novela y en su autora.
Pero Historia de un canalla no es una novela “fácil”, porque parte de un protagonista con el que difícilmente podrá empatizar el lector, que desde las primeras páginas tiene claro a quién va a enfrentarse: un canalla
Y vamos con la pregunta del millón: ¿Un canalla nace o se hace? Con Thomas Spencer, parece que ya le venía la cosa de nacimiento, incordiando a su madre desde el momento en que nació:
Mi madre no dejaba de repetirme que yo había sido un niño difícil desde el día de mi nacimiento. Tardé catorce horas en llegar al mundo, provocándole un sufrimiento que decía no olvidaría nunca. «Al parecer los primeros meses de mi vida no dejaba de llorar y no pudo dormir una noche entera. De manera que no empezamos muy bien mi madre y yo». (Página 49)

Aunque lo cierto es que toda su vida es un entrenamiento para ir mejorando en esa capacidad canalla. Algo que aún le quedó más claro cuando escuchó lo siguiente en boca de su profesor de publicidad:
«Van a aprender más de lo que imaginan, pero les aviso de que ahí fuera sólo sobrevivirán los que sean capaces de olvidarse de los buenos principios. No hay reglas a la hora de conseguir una cuenta publicitaria». (Página 78)

Lo más curioso, es que su modo de ser es muy claro para muchos de los que tratan con él, que pese a todo, continúan relacionándose con semejante individuo:
«Usted es un hombre sin principios pero inteligente y cobarde. Llega al límite pero sin sobrepasarlo, Su instinto de supervivencia le hace frenar cuando llega al borde del abismo». (Página 209)

Un modo de ser que no le impide tener gente que confía en él, que incluso le aprecia tal como es:
«-¿Qué soy Paul?
-Un tipo muy complicado, lleno de complejos, inseguro, malvado, y además no eres precisamente un adonis. En realidad eres un canalla». (Página 826)

Durante toda la novela, narrada en primera persona, Thomas Spencer va reflexionando sobre su pasado, viendo cómo podía haber actuado de otra manera. Son unas escenas que aparecen con un texto en cursiva. Pero en cualquier caso, su conclusión final es la misma:
«Si pudiera volver atrás… La escena sería parecida:
(…)
Pero no fue así y no me arrepiento». (Página 18)


La novela gira en torno al mundo de las agencias publicitarias, lo cual deriva finalmente a tratar dos temas: el periodismo y la política.
Julia Navarro es periodista, y en Historia de un canalla parece hablar por boca de un periodista de cómo entiende ella esta profesión que ejerció tantos años:
«Yo entiendo el periodismo como un compromiso. Nos debemos a los lectores, a todas esas personas que cada mañana compran el periódico y confían en que les contemos la verdad de lo que sucede. Pero para eso los periodistas tenemos que alejarnos del poder, de los que mandan, negarnos a que nos manejen, a defender sus intereses. Si les vendes tu alma entonces ya no eres periodista, Sí, puede que tenga una idea romántica del periodismo, pero ¿sabes?, sigo creyendo que esa idea merece la pena». (Página 259)

Pero es consciente de que la información que finalmente nos llega está en muchos casos muy mediatizada.
«-¿Va a comprar periodistas? –preguntó asombrado
-En absoluto, eso sería un error. Pero usted y sus amigos confraternizarán con los periodistas de Radio Este, mientras que nosotros trabajaremos con su propietario, que se encontrará con un buen pellizco de libras en publicidad. Sabrá por quién hay que apostar y qué información deben dar sus chicos». (Página 227)

Hace también una reflexión del por qué de buena parte de la información que llega hasta nosotros. No es que esté manipulada, sino que sirve a intereses de aquellos que la han puesto en circulación, por más que sea verdad.
«Tú sabes que tengo razón. Deberías estar más atenta a lo que te estoy enseñando sobre el periodismo de investigación: muchos de los casos llegan a las redacciones porque alguien quiere vengarse de alguien o porque tienen un interés determinado». (Página 356)


Publicidad y periodismo nos llevan a otro de los TEMAS fundamentales de esta novela: la política y los políticos. Esta es la descripción que de los políticos hace un personaje del libro:
«-Son distintos al común de los mortales… Ambiciosos, ególatras, egoístas, con alma de artistas… (Son peores que los artistas. En realidad son artistas; si no lo fueran, no serían capaces de transformarse cuando suben a un escenario. Lo peor es que terminan creyéndose imprescindibles. Incluso se creen su propio papel». (Página 657)

Hay frases que parecen sacadas de alguno de nuestros ilustres políticos como aquella famosa de Estoy en política para forrarme (consultad hemerotecas)
«En el Parlamento hay mucho sinvergüenza, ¿por qué no voy a estar yo? Ellos engañan a la gente prometiéndoles una vida mejor. Yo no pienso engañar a nad9ie. Lo que me comprometa a hacer es lo que haré, pero, eso sí, siempre buscando un beneficio para mí y para mis amigos». (Página 213)

Y es que la política huele muy mal en Historia de un canalla:
«¿Es que no tienes redaños, Roy? Si no los tienes es mejor que lo dejes ahora. La política es un gran charco de mierda. O estás dispuesto a bañarte en ella o te quedas en casa llevando los negocios de la familia». (Página 226)


Muy interesante la visión que de España tiene Julia Navarro, porque durante un tiempo Spencer ha de viajar a España, donde quedará sorprendido por nuestros horarios, nuestro modo de vivir y nuestra alegría.
Muy certero es este análisis de nuestra vida política, un texto que por cierto fue citado por Patxi López (Presidente del Congreso de los Diputados) en la presentación del libro en Madrid:
«Este país o está dividido por la mitad; o estás en un lado o en el otro, y basta que unos digan A para que los otros respondan B. Es sorprendente, pero aquí nadie escucha. En ocasiones, las posiciones se basan en estar en contra de lo que diga el adversario, no en un pensamiento propio que lleva a unas conclusiones». (Página 465)


Política, periodismo, publicidad. Todo ello no deja de ser lo mismo: el juego del poder
«-En el juego del poder no hay inocentes.
En aquel momento la frase fue eso: solo una frase que me pareció rotunda para disipar las dudas de Sullivan, pero con el tiempo aprendí que además estaba en lo cierto». (Página 229)






IMPRESIÓN PERSONAL

“Quien no arriesga no gana”. Claro, que quien arriesga también puede perder. Mucho de todo eso hay en la novela de Julia Navarro, a la que hay que reconocer la gran valentía que ha tenido al plantear una novela de este tipo.
Porque un gran riesgo es plantear una novela con un protagonista con el que es imposible empatizar. Y sin embargo, eso no me ha supuesto un obstáculo para leer Historia de un canalla, por más duro que pueda ser ver la maldad en estado puro en un niño, la maldad en aquel que es incapaz de amar a los suyos, ni siquiera a su madre, un maltratador de mujeres (a las que paga y en muchas ocasiones pega). De hecho, todas sus tropelías en busca del triunfo, son naderías de las que está llena la vida real y mucho más tolerables.
Ni siquiera para facilitar las cosas es un canalla simpático, porque el sentido del humor no es precisamente su fuerte. Pero atrapa, esa historia de un hombre que desde su libre albedrío entre el bien y el mal elige sistemáticamente el mal, incapaz de ver nada más que su interés y ahogado por una ira incontrolable:
«Siempre ha sido más fuerte la ira que me arrasa por dentro». (Página 554)


Es arriesgado embarcar al lector en una historia de casi novecientas páginas sin endulzarla siquiera con una historia de amor. Y aquí no le ha salido (siempre desde mi punto de vista), tan bien la cosa, porque hay momentos en que una tijera que recortara algunas páginas le hubiera venido muy bien, especialmente en la parte final cuando la acción transcurre en Estados Unidos.
Y si no se nota más, es porque la pluma de Julia Navarro es muy buena y sabe dotar de gran agilidad su prosa, fácil de leer, directa hacia el lector (por eso gusta tanto)

Muy discutible es también el uso de los párrafos que ha puesto en cursivas, en los que el protagonista divaga sobre cómo podía haberse podido comportar correctamente. Unos párrafos que además de ir en cursiva la autora cambia el estilo de lenguaje, (que parece casi hasta ñoño) No me han gustado, creo que sobraban, quizá por abuso de los mismos, que no hacía falta repetirlos tanto para que quedara clara la idea: Sí, pude hacerlo de otra manera, pero no me dio la gana y no me arrepiento (que es lo que viene a decir siempre)


Una lástima, porque por otra parte me ha encantado (se nota que la autora está muy a gusto escribiendo esos pasajes) todo lo relacionado con el mundo de la prensa y la política, porque además hace una exposición muy clara de la manera de ser española, en la que da igual que hagan nuestros políticos, porque finalmente a lo que votamos es a los partidos por encima del candidato, donde los escándalos personales de los mismos no acaban con su carrear política como en otros países de nuestro entorno.



Puedes encontrar información sobre la presentación de Historia de un canalla en Madrid, pinchando AQUÍ. Un acto que contó con la presencia en el escenario de unos invitados (no me atrevo a hablar de presentadores como ellos decían) de auténtico lujo:
Patxi López, presidente del Congreso de los Diputados.
Carmen Riera, académica de la RAE.
Margarita Robles, magistrada del Tribunal Supremo.
Juan Cruz, periodista y escritor.
Y junto a ellos Nuria Cabuti Directora Editorial de Literatura de Random House y por supuesto, Julia Navarro.






Gracias a Editorial Plaza & Janés que me ha proporcionado un ejemplar de Historia de un canalla para su lectura y reseña.




VALORACIÓN: 7/10 




Si quieres conocer más novedades editoriales 2016, pincha AQUÍ




23 comentarios:

  1. Es mi lectura actual y me temo que no me está convenciendo

    ResponderEliminar
  2. Me estais convenciendo entre todos de apartar la novela de mis lista de pendiente. Besos

    ResponderEliminar
  3. Ya no me llamó la atención desde un principio y no me acabo de animar con las opiniones que voy encontrando.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Mi opinión es mucho más desfavorable Pedro. A ver si puedo sacar la reseña mañana pero no me ha convencido nada.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Yo la verdad es que no creo que el problema sea de empatizar o no con el protagonista, esto no siempre es necesario para disfrutar de una novela. Para mí han sido dos los obstáculos, el primero partir de la premisa que Thomas no se arrepiente de nada y todo lo ha provocado él, por lo tanto, ¿a santo de qué "lo que hubiera podido ser"? Y, por otro lado, la extensión del libro para dar vueltas y vueltas a lo mismo. Parece que si se valoraran los libros por el peso...
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Tenía muchas ganas de leerlo, porque me han encantado todos los anteriores de Julia Navarro. Por por lo que voy leyendo este lo voy a dejar pasar.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por la reseña, si los comentarios que ya había leído sobre ella me hacían pensar que no iba a disfrutar de la lectura, tu reseña y los peros de ella, parecido a lo que han comentado otros lectores, me ratifican en mi decisión de dejarla pasar. Todavía tengo otros libros de Julia Navarro que no he leído y que seguro que disfrutaré más.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. No era un libro que me llamase y por las reseñas que estoy viendo, menos aún.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  9. Todos coincidís en que un buen tijeretazo no habría venido mal y esos (repetidos) párrafos en cursiva no aportan mucho. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Con la prevención debida a vuestros comentarios, la tengo esperando. Julia Navarro me gusta mucho y Pedro, los párrafos que has puesto son leguaje habitual en pulicidad, se muere matando. Me intriga muchísimo. Gracias por tan detallada reseña.

    ResponderEliminar
  11. No consigo conectar con la autora, ya he leído 2 libros suyos y no..
    así que de momento queda descartado éste
    uin besito

    ResponderEliminar
  12. Es una autora que me gusta mucho =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  13. Gran reseña Pedro. Lo tengo pendiente, me gusta mucho Julia Navarro.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Gracias por la reseña, pero no me convence el libro.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. La quiero leer porque Julia me gusta mucho y de disfrutado de toda su obra. pero en esta
    ocasión no correré a buscarla.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Me sobran las mitad de las páginas aunque el ámbito de la política y los medios de comunicación si me han gustado mucho. Están muy bien tratados en el libro.

    Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me han encantado el resto de libros ...por que me encanta como escribe Julia..Hace unas semanas que me estoy leyendo Historia de un canalla...reconozco que los primeros cuatro días estuve apunto de abandonarlo..pero ahora estoy dispuesta a darle una oportunidad....espero acabarlo con muchas ganas y poder decir....ha sido genial!!

      Eliminar
  17. Más que un canalla, el protagonista me resultó imbecil e inmaduro. Y encima con suerte.. Muy cierto que al libro le sobran muchas páginas, pues se repite hasta la saciedad el tema del divorcio del político y no digamos cuando pensaba que lo querian envenenar. Cansinos los párrafos en cursiva que casi me hicieron abandonar el libro. Ha sido el primer libro que leo de esta autora ya veremos el próximo..

    ResponderEliminar
  18. Más que un canalla, el protagonista me resultó imbecil e inmaduro. Y encima con suerte.. Muy cierto que al libro le sobran muchas páginas, pues se repite hasta la saciedad el tema del divorcio del político y no digamos cuando pensaba que lo querian envenenar. Cansinos los párrafos en cursiva que casi me hicieron abandonar el libro. Ha sido el primer libro que leo de esta autora ya veremos el próximo..

    ResponderEliminar
  19. Más que un canalla, el protagonista me resultó imbecil e inmaduro. Y encima con suerte.. Muy cierto que al libro le sobran muchas páginas, pues se repite hasta la saciedad el tema del divorcio del político y no digamos cuando pensaba que lo querian envenenar. Cansinos los párrafos en cursiva que casi me hicieron abandonar el libro. Ha sido el primer libro que leo de esta autora ya veremos el próximo..

    ResponderEliminar
  20. Pues a mi si que me ha gustado.
    Es mas, este libro a conseguido mantenerme enganchada en todo momento, no me ha parecido aburrido ninguna de las páginas.
    Es cierto que con el personaje es imposible simpatizar, contiene demasiada malvad y un gran odio y envidia que no consigo entender.
    Admito que durante todo el libro he intentado justificarlo, y cuanto más leía mas tenía ye admitir que simplemente es una mala persona, y no hay razón par justificarlo.
    Si, no he empatizado con él, pero su historia me ha resultado de lo más interesante.
    (Debo aclarar que siempre simpatizo más con los villanos, y que tanto en series como en libros mi personaje preferido termina siendo el mas odiado por todo el público.)
    El libro ya te avisa, es un canalla, y no se arrepiente de serlo. No entiendo la sorpresa de la gente al averiguar que no es bueno, la contraportada ya te avisa de esto.

    Que puedo decir de las partes en cursiva... A mi me han gustado, aunque debo admitir que si quitaría algunas, pero realmente no hay necesidad, si no te gustan o se te hacen demasiado tediosas puedes saltartelas, no aportan datos importantes a la historia.

    Creo que he comentado todo salvo el final...
    Realmente me sorprendió, no me lo esperaba, las ultimas páginas las devoré, necesitaba acabarlas.

    Para mi ha sido esa clase de libros que quieres acabar por saber que pasa pero que dejan un hueco cuando los terminas.

    Para terminar quiero aclarar que nunca había leído nada de esta autora, si me habían llamado la atención algunos de sus libros, como por ejemplo "Dispara yo ya estoy muerto", pero nunca decidí leerlos.
    Después de este libro tengo claro que durante el verano leeré otros de sus libros.

    ResponderEliminar
  21. No me convenció mucho, se hace larga con lo de "pudiera haber sido así" , o "pudiera haber ocurrido así ".

    ResponderEliminar
  22. No me convenció mucho, se hace larga con lo de "pudiera haber sido así" , o "pudiera haber ocurrido así ".

    ResponderEliminar

Analytics